MANO A MANO: CARLOS RABASSO SOLER
Por Manuel del Arco

"Eso te lo dirá Rabassó". "El señor Rabassó le informará", "Rabassó lo sabe...". Esto oirá uno, si quiere enterarse de cómo ha ido lo de Wagner en sus interioridades. Y aquí estoy con don carlos Rabassó Soler, vicepresidente del Gran Teatro del Liceo, miembro del comité ejecutivo del Patronato de los Festivales wagnerianos, presidente de la Asociación de Vecinos de la Calle Pelayo, y soltero...

- ¿De quién partió la idea de traer aquí los Festivales de Bayreuth?

- Los señores Wagner vinieron a Barcelona a ver si era posible dar el espectáculo aquí, no hallando empresario ante un proyecto de tan grandes dimensiones. El alcalde, señor Simarro, fué invitado a presenciarlo a Bayreuth, y éste fué el primer animador para su realización, buscando a su regreso, la colaboración del señor conde de Egara, y se fundó el Patronato.

- ¿Cuántos son ustedes?

- Ciento treinta que garantizamos cincuenta mil pesetas cada uno; el espectáculo ha costado cerca de siete millones de pesetas.

- Supongo que habrán tenido beneficios.

- Si los hay, se entregarán a Beneficencia, si no, sigue el Patronato.

- ¿Para que va a seguir?

- Para futuros festivales.

- ¿Otra vez Wagner el año que viene?

- Es nuestro deseo, pero aun no está decidido; depende de muchos factores: uno de ellos, que los señores Wagner nos pasen nuevas proposiciones.

- En caso de que les convenga, ¿qué obras darían?

- Dos ciclos de la Tetralogía completos, agregando otra obra, que podría ser "Tanhauser" [sic], "Lohengrin", etcétera.

- ¿Han llenado?

- Sí, hasta ahora, y con "La Walkyria" haremos lo mismo.

- ¿Cómo ha reaccionado el público ante las estilizaciones?

- La gente fué con prevención, pero se rindió ante los nuevos sistemas de escenografía y luminotecnia.

- ¿Decorados y focos, quedan aquí?

- Toda la instalación eléctrica pertenece a la propiedad del Gran Teatro del Liceo, y los decorados son propiedad del Patronato Wagner, única entidad que podrá usarlos, previo consentimiento de los señores Wagner.

- En resumidas cuentas, que gracias a Wagner ha salido ganando el teatro.

- Efectivamente, pero ha sido una cadena; sin Liceo transformado, no habría espectáculo Wagner; sin Wagner, no se hubiera transformado el Liceo.

- Las obras en el escenario costaron siete millones. ¿Cuánto ha puesto la propiedad del teatro?

- Tres millones; hasta siete, Ayuntamiento, Diputación y Estado.

- ¿Por qué no se han preocupado, además del escenario, de poner en condiciones los pisos tercero, cuarto y quinto, donde van los auténticos melómanos?

- Por falta material de tiempo y en la espera de la subvención oficial del Estado, pero estamos decididos a afrontar estas reformas este verano, instalando un ascensor y mejorando todos los asientos, aunque ello signifique reducir algo el aforo.

- ¿En qué piso saben más?

- Los "diletantis" van al cuarto y al quinto, y ahí se arma la marimorena en los intermedios, discutiendo, porque todos entienden.

- ¿Se ha dormido alguien en el patio de butacas?

- No se sabe, porque el teatro está absolutamente obscuro.

- ¿Se hubieran movido ustedes lo mismo por un Albéniz, Falla o Granados?

- Indudable.

- ¿Por qué no lo hacen?

- Porque nadie nos ha hecho ninguna oferta que se considerase de la importancia que requiere nuestro Gran Teatro. Nosotros, el Patronato, se ha constituído en empresario, ante la imposibilidad de que la empresa pudiera presentar esos espectáculos.

- Después de estos Festivales, ¿puede gustar la ópera con los procedimientos antiguos?

- Precisamente la nueva instalación de luminotecnia dará una mayor categoría y modernidad a toda clase de obras; las candilejas, de hecho, desaparecen del Liceo, como en todos los teatros modernos del mundo.

- Con tal que no desaparezcan los propios teatros...

DEL ARCO

 

FUENTE:

LA VANGUARDIA ESPAÑOLA

27-IV-1955, p. 5

 


Contáctanos