MANO A MANO: MARTHA MÖDL Y WOLFGANG WINDGASSEN
Por Manuel del Arco

Martha Mödl y Wolfgang Windgassen, principales intérpretes en las tres obras de Wagner. En el transcurso de sus carreras artísticas han cantado juntos más de cien veces. Coincidieron con "Parsifal" en Bayreuth, en 1951. El, fuerte; ella, también.

- ¿Impone sacrificios Wagner?

- Cuando una cosa se ama se debe entregar a ella -responde la cantante.

- ¿Sólo ama a Wagner?

- Yo estoy enamorada de todas las cosas que tienen fondo; por ejemplo, una bella catedral.

- ¿Y usted? -me dirijo a él.

- Al margen de Wagner, el automovilismo; ¿ha visto mi coche?

- Sí, magnífico -marca alemana, último modelo-. ¿Cuántos gorgoritos le ha costado?

- Con los impuestos que pago podría tener dos como ese.

Se consultan los dos cantantes y pagan igual: cincuenta por ciento de impuestos.

- ¿Les gusta más Wagner estilizado en escena, que antes?

- Antes era muy pesado llevar tanta indumentaria encima -contesta él.

- De acuerdo -aprueba ella.

- ¿Es difícil Wagner?

- Sí, "Sigfrido" me costó tres meses aprenderlo.

- Lo mismo que a mí "Isolda".

- ¿Lo más fácil?

- En Wagner no hay nada fácil -dice ella.

- Sí -rectifica él-; "El holandés errante" lo aprendí en tres semanas.

- ¿Han encontrado diferencia entre Bayreuth y Barcelona?

- Bayreuth es cantar en la Patria.

- Esto no es contestar la pregunta. ¿Y Barcelona qué es?

- Un público muy interesante; Bayreuth es internacional, son cosas distintas.

- ¿No han ido a América?

- No; en Europa hay mucho que hacer todavía -habla él.

- Tenemos muchos ofrecimientos -declara ella.

- ¿Creen que en América no hay afición por Wagner?

- La música de Wagner, allá es muy admirada; no sabemos si gustaríamos nosotros -ha contestado él tras consultar a ella.

- ¿Qué juicio les merece Wagner?

- Es el primero -afirma él.

- Después los demás -corrobora ella.

- Usted -pregunto a Wolfgang- es hijo del tenor heroico Fritz Windgassen; ¿es mejor que su padre?

- Que conteste Martha.

- Sí -contesta rápida-, Wolfgang.

- ¿Son ustedes capaces de distraerse con música ligera?

- Y hasta bailarla, si tiene ritmo -confiere ella.

- No me los imagino marcando un chotis.

-¿Chotis? -inquieren

Larga e inútil explicación por parte mía; sus conocimientos no pasan del vals...

- ¿Lo peor de Wagner?

- El esfuerzo para interpretar sus obras, por su profundidad y dimensiones.

- ¿Quedan rendidos?

- Yo he llegado a perder en una noche, haciendo "Sigfrido", tres kilogramos.

- Y yo, uno y medio, en "Isolda"; eso es Wagner.

- Lo que hace sudar...

DEL ARCO

 

FUENTE:

LA VANGUARDIA ESPAÑOLA

28-IV-1955, p. 7


Contáctanos