Contáctanos

Acceso Usuarios

RECITAL DE LOCURAS: PARA DAR Y VENDER

En el libro “Wagner autrement: Essais” de Jacques Grillia se condensa un magnífico grupo de las mejores locuras asignadas a Wagner y sus obras por los payasos-intelectuales actuales. Es un recital realmente alucinante que por sí solo merecería un premio a la estupidez humana. El libro se presenta como ‘Otras formas de entender a Wagner’, de manera que el autor pretende explicarnos como poder deformar el sentido común con Wagner, no comprende las locuras que propone o expone.
Es importante entender que Wagner usa la base de las leyendas, pero las transforma totalmente para adaptarlas a su idea y a los sentimientos y  aspectos humanos que le interesan. Por tanto nada más lejos para comprender o analizar la obra de Wagner que referirse a las leyendas y más aun deformar incluso las leyendas en base a freudanismos, feminismos, marxismos, políticas, etc…

EL HOLANDÉS ERRANTE
La Muerte como locura en el Holandés: Esta interpretación es realmente curiosa, quieren interpretar toda la obra en función de la Muerte. La Muerte desea llevarse a Senta, la obra y la condenación del Holandés no es mas que la trama para lograrlo, enloqueciendo a Senta. O sea, lo del Holandés es una farsa montada por el diablo para que Senta se suicide y vaya al infierno… genial.

Otros son más brutales aun: Senta y el Holandés quieren morir en el Mar, que es la ‘madre’, como siempre encontrar el ‘amor a la madre’, complejo de Edipo…. Y un loco llamado André Michel se atreve a psicoanalizar: El pecado del Holandés que le condena a errar por la mar eternamente, es el de haber transgredido mentalmente un límite, el desear el coito con la ‘madre’-‘mar’.

TANNHAUSER Y LA LOCURA DUALISTA
Una de las neurosis psicológicas actuales es el dualismo del ser humano, todos somos dos… o tres a veces… y todo vale lo mismo, el mal o el bien, solo son dos caras de lo mismo.
Así Elisabeth y Venus son las dos caras de la Mujer Total, de forma que la Mujer en Wagner es en realidad la unión de ambas facetas.
Esto creen verlo igual en Kundry… que es a la vez servidora de los caballeros del Graal y seductora sexual que los lleva al pecado.
Esta tendencia, muy desarrollada en el mundo moderno, lleva a creer que la esposa debe ser a la vez la prostituta del marido. Así sus ‘tendencias sexuales’ quedarán satisfechas a la vez que lograría la unión familiar con la ‘otra’ parte de la mujer.
“Todo hombre normalmente constituido desea encontrar una inspiradora que sea a la vez Venus y Elisabeth”.
Sin duda esto es muy cierto para todos esos ‘señores’ que compaginan su familia con el comercio de prostitutas… olvidando aquel verso sobre ‘¿Cuál es más de culpar, aunque cualquiera mal haga, la que peca por la paga, o el que paga por pecar?’ (Sor Juana Inés de la Cruz)
Y también el neurótico de Teilhard de Chardin indica que no hay jerarquía de valores, Venus vale lo mismo que Elisabeth… El Ángel y la Bestia son la misma cosa en el hombre. Relativismo moral que es una de las bases de la decadencia actual, donde todo vale porque ‘todo es votable’, los valores son solo reflejo del voto mayoritario…. Si se vota a Venus, tendremos como Bien a la Bestia.
Pero asignar estas decadencias éticas a la obra de Wagner es pura locura

LA LOCURA DEL COMPLEJO DE EDIPO
Dado que ese tarado psicológico llamado Freud tuvo la idea de centrar en el complejo de Edipo toda solución a los temas psicológicos… no faltan las visiones psico-analíticas del Tannhäuser…
Tannhäuser es el ‘hijo’, la Madre es Elisabeth, santa e intocable.
El Padre odiado es el Landgrave Hermann junto al Papa… Ese Papa Urbano IV es el rival que desea a Elisabeth (para el cielo según parece).
Y Venus es la Madre deseada, el deseo de Edipo…
Venus y Elisabeth son, como ya decíamos, una sola persona con dos caras, Tannhäuser desea a su Madre-Venus, pero a la vez la rechaza debido a la represión sexual sobre la Madre-Elisabeth.
Increíble pero aun hay gente que cree estas chorradas.
Otro freudiano, Anne Matter, asegura que Tannhäuser estuvo desde muy joven con Venus, su amor es culpable porque Venus es en parte ‘su madre’. Y para colmo acaba indicando que el Papa cuando rechaza el perdón a Tannhäuser y le da un bastón, éste simboliza el pene del padre odiado.

LOHENGRIN: EL PSICOANALISIS DE OTTO ROSENFELD
Este pobre necio, que firmaba Otto Rank, seguramente para ocultar su apellido judío, 1884-1939, discípulo de Freud, escribió la obra “El Mito en el nacimiento del Héroe” donde acumula todas las locuras del psico-análisis sobre los Héroes, lo que reafirma la intención de los enanos morales y los neuróticos de atacar a los Héroes, degradarlos, achacarles los traumas que ellos, enanos, tienen.
El peor enemigo del traumatizado mental es el Héroe, aquel que como Siegfried no sabe de miedos ni traumas extravagantes, y actúa con seguridad y valor.
Su teoría se basa en que los nacimientos de los Héroes son siempre ‘misteriosos’, para ocultar las complejas relaciones sexuales con la madre y el padre.
Por eso en los Mitos casi siempre el Héroe tiene un nacimiento ignorado, aunque de estirpe noble, pero luego alejado de los padres o con una relación extraña con ellos. Suele ser ‘enemigo’ de su padre o al menos alejado de él (típico del complejo de Edipo).
A menudo es salvado o cuidado por familiares modestos o animales que sustituyen al padre.
Muchas veces tienen que ver con el agua, que es el subconsciente del vientre maternal, el líquido amniótico…  
Tras esta brillante tontería-idea, solo basta aplicarla a la obra de Wagner: Wotan es el padre odiado pero noble, que mata a Siegmund y está contra Siegfried por el tema de Edipo. Mime y el Bosque lo sustituyen como ‘padre’.
El amor a la madre que siente Siegfried, aun sin haberla conocido, es su complejo de Edipo.
No creamos que solo lo aplican a Wagner, se atreven con todo esos locos: Moisés nace del ‘rio’, recogido por otros. Rómulo alimentado por la loba…  Jesús (el odio, que no puede expresarse en este caso, es sustituido por la negación de paternidad a José) recibe del buey y la mula el calor que no le da su padre. Luego tendrá en María una predilección frente a José, que quedará ignorado en los Evangelios.
En su obra ‘La Leyenda de Lohengrin’, nos ilustra que Lohengrin no puede consumar sexualmente su matrimonio con Elsa debido a que ésta representa su madre, el complejo de Edipo, un Tabú que se refleja en la pregunta prohibida
Por supuesto eso no es suficiente, su locura se aplica a Lohengrin en base a una leyenda flamenca original titulada ‘Helias’. Helias es de origen noble, pero con ruptura con su padre, que tiene presa a su amada madre. Debe huir, una cabra lo alimenta y un ermitaño sencillo lo cuida. Persecución ‘paternal’ por Matabruna-Rey, y su origen que debe ser oculto, lo que representan la pregunta maldita de Lohengrin.
Con estas bases tan divertidas la interpretación es ‘clara’:
El Héroe (es el Hijo) debe derrotar al rival (Padre) para salvar a la mujer (Madre) y casarse con la mujer completa, poseerla  …. Puro Edipo…
Según el freudiano, el Héroe transfiere al Traidor (Telramund) el odio a su padre, y a Elsa el amor a su Madre…
Ortrud es Matabruna, y en realidad desea a Lohengrin (Helias), por ello quiere acabar con Elsa-Beatriz, la madre amada por el hijo.
Para justificar toda esta estupidez… cuando la madre tiene un hijo debe repartir su amor entre Padre e Hijo, y el padre nota unos celos al hijo, que le quita parte de la disponibilidad sexual de la madre… el hijo lo nota desde la infancia y así sale todo el lio.

Y claro, Wagner odia a su padrastro Geyer, que ocupa a su madre cuando muere el padre biológico, y había dejado a la madre sola para el hijo…  por eso toda su obra está bajo la influencia ‘inconsciente’ del complejo de Edipo.
O sea, no solo son locos sino que quieren asignar su locura a los demás.

FREUD IDIOTIZANDO A SIEGFRIED
Resulta que para la locura psicoanalista el tema es muy claro:
El Dragón es el Padre, la fuerza opositora al Héroe, que está en la caverna o cueva (simbolismo de la Madre querida). Por supuesto el Padre es a la vez símbolo de los temores sexuales, las castraciones religiosas y sociales… todo lo malo oculto.
Por eso solo tras matar al Dragón, Siegfried es capaz de amar a una mujer, pues se ha liberado de las represiones sexuales del Padre.
El Anillo es la fuente de todo el Tesoro… pues es la fecundidad sexual, la Mujer, pero necesita ser fecundada por su dueño.
En la leyenda el Anillo pertenece a Alberic (llamado el enano Andavri) con el que forma el Andrógino (Anillo hembra, enano macho). Al robarlo los dioses, se rompe el Andrógino, la perfección… y por tanto la fecundación-vida y por ello es preciso la muerte de los que tengan el Anillo.
Así que la paz inicial del Oro en el Rhin es algo que Wagner puso sin que esté en la Leyenda, pero es el símbolo inicial del Andrógino… el Paraíso inicial deseado.
Este libro dice textualmente:
“Esquemáticamente, la conclusión orquestal (se refiere a la del final del Ocaso), de una grandeza, potencia y belleza extraordinaria, nos recuerda el combate ideológico que subyace en todo el ‘Ring’, y que según nosotros, es el conflicto de base que el ‘Ring’ describe: a saber la lucha entre:
La Orden de las Madres, la de Erda, gobernado por el Andrógino original y bajo la égida de los valores maternales.
La Orden Patriarcal, el de Wotan y Alberic, que han roto el Andrógino, uno amputando el Fresno del Mundo y otro forjando el Anillo.”

El motivo del Walhalla representa el Orden Patriarcal y el de las hijas del Rhin el Matriarcal.
Por eso hay el capítulo “La guerra de sexos en el ‘Ring”….
Lo más gracioso es que reconocen que “No pretendo afirmar que Wagner tuviera conciencia de estos aspectos de las cosas, aunque se pueden hacer a este respecto citas que hacen pensar que la sexualidad tiene una parte esencial tanto en su obra como en su vida”….
¿Cuales son estas citas tan sexualizadas?:
Pues que en ‘Opera y Drama’ Wagner compara la Música  como una sensibilidad femenina y el Texto de la obra como masculina, y la Obra de Arte del porvenir es la fecundación de ambos….
Además tiene las narices de decir: “Los especialistas que han analizado la personalidad de Wagner concluyen todos en la bi-sexualidad profunda del hombre, lo que quiere decir que Wagner llevaba en sí mismo la guerra de los sexos…”.

Y por supuesto acaba con el rebuzno final: La palabra ‘Amor’ no aparece a menudo en el texto de las obras de Wagner… porque su obra es un canto al Andrógino, que es bisexual…
Ah!, y Wotan y Brunilda son el Andrógino también… pues ella es ‘la voluntad de Wotan’, o sea es ‘el mismo Wotan’ pero mujer… ya está…  y desde luego Brunilda es ‘madre’…. No faltaba más, porque ella es la que anuncia a Sieglinde que está embarazada… “una conexión misteriosa, una identificación se establece entre ambas mujeres y el comportamiento de Brunilda será el de una madre auténtica, salvar al hijo”…

LAS LOCURAS EN TRISTAN E ISOLDA
Una es considerar que el Rey Marke tiene una tendencia homosexual sobre Tristán, de forma que su enfado no es tanto por Isolda sino por ver a Tristán enamorado de una mujer.
Por eso cuando descubre a ambos, no se dirigen sus reproches a Isolda sino a Tristán…. ¿por el Honor o por el desengaño?. Como esos locos no tienen Honor, es evidente que lo asignan al homosexualismo, que si es muy suyo.
Y para colmo la manía freudiana del complejo de Edipo… Tristán combate contra ‘el Padre’, que ve en Marke y en Morold (figura del Padre frente a la Madre Isolda).

Hay locuras más complejas aun: Sabemos por Isolda el fin de Morold, a manos de Tristán:
“Surgió un grito en lo más hondo de mí alma; con la reluciente espada intenté vengar en el infame la muerte de Morold. Desde su lecho, el moribundo no miraba la espada ni mi mano: me miraba los ojos... Su miseria conmovió mí piedad... Dejé caer la espada; curé la herida abierta por Morold, para que sano regresara a su país y no me importunase más con su mirada”.
Tristán fue a Irlanda a cobrar el tributo cada 5 años de 300 jóvenes y 300 chicas, lucha con Morold que trata de evitarlo, lo mata, pero queda él mismo herido. Isolda es Princesa de Irlanda.
Pero para los locos esto debe tener algún significado extravagante…
Resulta que hay una analogía entre Morold y el Minotauro de Creta. Morold es el defensor de la sociedad irlandesa, como el Minotauro defiende el Laberinto. Para el psicoanálisis ambos son el ‘Padre’ protector de la Mujer. Pues el Laberinto es ni más ni menos que el Vientre Maternal como Irlanda es la Mujer (que dará a Isolda al Padre-Marke)
Para colmo la herida de Tristán, como la de Amfortas, es el símbolo de la esterilidad, impotencia. Isolda cura esa herida en Irlanda, o sea le devuelve el Deseo y la potencia sexual.

Mientras Wagner se ha esforzado en usar solo de la Leyenda la base mínima para exponer sus sentimientos humanos, los locos tratan de deformar las leyendas (repletas de aventuras y muy lejos de las intenciones de Wagner) con elementos freudianos totalmente neuróticos para justificar las más absurdas teorías que tienen la desfachatez de asignar a Wagner.

FREUD EN ‘LOS MAESTROS CANTORES DE NUREMBERG’
Laurence Latty en su obra “R. Wagner et ses héros souffrants et transfigurés” expone el modelo psico-analista de esta obra.
Wagner es Sachs y Walter a la vez, en dos momentos de su vida distintos. Por eso Sachs trata bien a Walter, porque es su ‘alter ego’ y por eso su renuncia no es tal en el fondo, es darse a sí mismo.
Pero además los locos necesitan aplicar estas cosas al propio Wagner, no solo a su obra: Así dicen que Wagner renuncia a Mathilde (como Sachs) pero por Cósima (con ella es Walter).
Y de esa forma le permite amar a ambas, a Matilde y a Cosima, sin pecar, porque su personalidad está desdoblada, son dos Wagners… que genios…

PARSIFAL. CUANDO LAS LOCURAS SE MULTIPLICAN COMO LAS CUCARACHAS
Si bien todas las obras son deformadas por las locuras varias de este mundo decadente, en ‘Parsifal’ la cosa está ya desbordada… no pueden aceptar el sentido real de la obra, así que deben prostituirla hasta lo indecible.

La más repetida de las locuras es como siempre la sexual en base al psico análisis.
Se ha repetido infinidad de veces la tontería de Edipo asignada a Parsifal debido a que cuando Kundry, en el decisivo momento de tratar de seducir a Parsifal, nombra a su madre y trata de besarlo… con ello quiere decir que sabe que el complejo de Edipo domina a Parsifal… que desea ‘inconscientemente’ a su madre.
Pero hay algunas locuras más complicadas: La Lanza del Centurión Longis, que la usa contra Jesús en la Cruz, es símbolo del pene, viril. Su herida simboliza el machismo que oculta la incapacidad sexual viril.
Y para compensar se asigna al Graal la feminidad, la vagina. Y es fecundado anualmente por el Espíritu Santo.
Vaya, la Búsqueda del Graal es el símbolo de la búsqueda de un Hijo, de volver al Utero femenino, manía de todos, pues según Freud todos buscamos la ‘edad de Oro’ como recuerdo de nuestra estancia en el vientre materno…. que es el ‘Paraíso’ perdido.
Y con esta estupidez se pretende justificar el cambio de sexo de Parsifal en la película de Zyberberg… al lograr el Graal se vuelve femenino…
Pues Parsifal en su inicio es machista, abandona a su madre sin remordimiento, tras aventuras guerreras. Pero a través de la compasión y de Kundry se feminiza, y cuando logra la sabiduría total al unir Lanza y Graal… se vuelve Andrógino… ¿bi sexual… homosexual… neuro-sexual….?

Y sustituye al Rey Pecador, que es Viejo e Impotente… por un Joven Parsifal que fecundara a mujeres y dará Hijos.
Tras esto: El Graal es el Ovulo femenino, uno solo, y los que lo quieren rescatar, muchos caballeros, son el símbolo de los espermatozoides, de los cuales solo uno lo logrará y los demás morirán en el intento.
También otros psico-locos pretenden que la fecundación del Graal viene del Espíritu Santo en forma de Paloma…  pero ¿y la Lanza… no se ve que la Lanza fecunde al Graal?...  pues resulta que la ausencia de la Lanza de Monsalvat hace que el Graal sea ‘infecundo’, por eso no alimenta ni da sus poderes….

Por supuesto en la obra de Wagner no hay nada de eso, Amfortas se niega a celebrar el oficio divino, no por la falta de la Lanza fecundadora, sino por no querer vivir para seguir sufriendo el dolor.

De esta fantástica locura salen las siguientes conclusiones:
La comunidad del Graal posee también la Lanza, es el Andrógino. Pero Titurel impone la castidad, rompe pues la ambivalencia sexual, y convierte la comunidad del Graal en un centro machista y anti femenino. Pierde la Lanza en manos de Klingsor, que desea disponer del Graal también.
Amfortas es impotente al perder la Lanza viril…
Parsifal la recupera y su reinado será otra vez del Andrógino.
Esta estupidez tiene curiosidades: Resulta que el Graal queda en manos de la comunidad viril, sin mujeres, no hay una mujer en el templo del Graal… o sea, el símbolo femenino en manos de los hombres. Y pierden en cambio la Lanza que es masculina, que queda en manos de Klingsor y donde precisamente hay muchas mujeres, desde Kundry a las mujeres-flor. Toda una extravagancia.

LAS PALABRAS LLEVAN A LA EXTRAVAGANCIA
Solo como ejemplo de interpretaciones basadas en las palabras, vemos esta que indica que la vida proviene del agua, y como el pez vive en el agua… pues el pez es símbolo psico-idiotista de fecundidad. Y símbolo fálico por alguna razón ignota… pues … hay que buscar una relación entre el Pez y Wagner-Parsifal.
Para ello recurren que ‘Pescador’ es símbolo de vida y fecundidad, el que los primeros cristianos representaban a Cristo con un Pez, que es en griego ICHTUS (que son las iniciales de Jesús Christ, Hijo de Dios, Salvador en griego)
Por ello se trata casi siempre de curar o redimir a un Rey Pescador-Pecador (Pêcheur=Pescador, Pécheur=Pecador) herido, que es la simbología de ‘impotente’, por algún pecado, deseo sensual o desobediencia.

KUNDRY O LAS LOCURAS FEMINISTAS
El feminismo agresivo e histérico llevado al extremo ha sido fuente de locuras importantes, como las teorías de la revolución del orgasmo de Wilhem Reich para el que el orgasmo es la base de la revolución liberadora.
Por supuesto no podía faltar que estas locuras llegaran a ensuciar a Wagner.
Así una de esas feministas de la locura escribe:
“Puede ser muy bien que Wagner quisiera tratar en ‘Parsifal’ que, lejos de ser un tema segundario, pudiera constituir uno de los temas vitales de la obra: la rehabilitación y la emancipación de la Mujer”.
Esto lo basan ni más ni menos en “su constitución psíquica personal, que encerraría una parte importante de feminidad”… una vez más tratar de asignar a Wagner bisexualismo.
Ni más ni menos pretenden que el Graal de Titurel es la representación que Wagner quiere hacer de la sociedad prusiana machista a la que se enfrentaba.
Y tras ello comparar el personaje de Kundry con María Magdalena del proyecto de ‘Jesús de Nazareth’ de Wagner.
Kundry es Herodiade que se rió de los sufrimientos de Jesús camino a la Cruz… pero, y ahí empieza otra locura sin base alguna, en realidad es también la reencarnación de una walkyria escandinava, Gundryggia, lo que explica que llegase al Graal sobre un caballo volador…?¿  y que vaya a buscar ungüentos y pócimas a lejanas tierras… volando en su caballo de walkyria
O sea, Kundry es la reencarnación de todas las Mujeres, la Mujer eterna.
Además es la Madre, por eso suplanta a la madre de Parsifal al tratar de seducirlo…. Edipo…
El psicoanálisis sigue con sus ideas: El jardín de Klingsor es una imagen del vientre maternal, donde Kundry-madre recibe a sus hijos y los inicia sexualmente.
Otra locura de otra neura feminista: Kundry es bautizada por un Parsifal andrógino … nadie la había bautizado antes… porque los caballeros del Graal, machistas, son aquellos que creen que la mujer no tiene alma.
Así Kundry evoluciona de “vientre maternal lujurioso” a “vientre maternal fecundo y santificante”…