Si Freud está loco, el marxismo cuenta con otra forma de locura curiosa, interpretarlo todo por temas económicos, en vez de los sexuales freudianos. Y si se puede añadir anti fascismo aun mejor.
Han habido varias representaciones del Ocaso de los Dioses donde Hagen y los Gibichungos se representan como nacis, y Siegfried como obrero proletario. Curiosamente jamás en el III Reich se representó una obra de Wagner donde los héroes se representasen en forma política ni los villanos como comunistas o judíos. Pero a los marxistas si les encanta este tipo de deformaciones.

Así en Parsifal podemos ver El Reino de Tirurel convertido en un centro fascista: La obsesión contra el sexo y la mujer, cerrarse al conocimiento y al mundo externo, no querer compartir el Graal y su poder con el ‘pueblo’, egocentrismo, creencia de ser superiores, un centro machista y fascista.
Y Parsifal siente ‘compasión’ (pero de la Compasión nos dicen que es la sustitución que Wagner hace de la ‘Venganza’ que hay en las Leyendas, de forma que en realidad esa compasión es una lucha de venganza contra el fascismo. Las aventuras caballerescas de Parsifal son la lucha de clases) por el mundo bajo el fascismo, y deberá sustituir a Amfortas, ‘descubrir el Graal’ y dárselo a conocer al mundo, al pueblo. Para sostener esto indican que en las indicaciones escénicas de Wagner en el momento en que Parsifal, al final, abre el Graal, dice “Presenta el Graal a todos los lados”, o sea, elimina el egocentrismo de la comunidad y lo dará a todo el pueblo externo, el Graal lo libera de su cárcel.
Y el mundo del futuro será andrógino, la Lanza y el Graal unidos… igualdad sexual y económica.
Hay un problema: Kundry muere según la versión clásica, eso deja a la Comunidad del Graal sin mujeres y a Parsifal sin pareja… y contradice la teoría del cambio.
Pero no hay problema: En realidad Kundry se desmaya, ‘cae inanimada’, no ‘muerta’, pues Wagner no usa la palabra ‘tod’ de muerte.
Se recupera, se casa con Parsifal e introduce el amor y el sexo en la Comunidad machista del Graal.
De esta locura sale una propuesta de ‘puesta en escena’ del final del Parsifal:
El Graal se convierte en una mujer, la Lanza en un joven, que se ponen a copular, mientras se rompen las paredes de Monsalvat y entran una turba de personas, el Pueblo. Parsifal se feminiza y se convierte en un Andrógino al unirse a Kundry.
Puede extrañarnos esta unión de locuras marxistas y freudianas, pero recordemos que ‘la revolución del orgasmo’ feminista ya tiene raíces en el marxismo, es otra ‘lucha de clases’ convertida en lucha de sexos.


Contáctanos