Contáctanos

Acceso Usuarios

Religión y arte

Wagneriana, nº1. 1977
Religión y arte
Por Richard Wagner

 

[ Religión y arte | Apéndice a «Religión y arte»: «¿A qué contribuye este conocimiento?» y «Conócete a ti mismo» ]

 

“Virtualmente encuentro en la religión cristiana todas las tendencias a cuanto hay de más sublime y noble; en cuanto a las diferentes formas que asume en la vida, me parecen tan repelentes y de mal gusto sólo porque no constituyen sino erróneas representaciones de lo que en ella hay de sublime”.

Schiller a Goethe

I

Se podría decir que allí donde la religión se hace artificiosa, está reservado al arte el salvar el núcleo sustancial, penetrando los símbolos míticos - que ésta pretende que sean creídos como verdaderos en el sentido literal del término- según sus valores simbólicos, en los que reconoce, a través de su representación ideal, la verdad ideal que en ellos se esconde.

Leer más: Religión y arte

Recuerdos de mi vida (1813-1842)

La España Moderna. Madrid, sin fecha.
Recuerdos de mi vida
Por Ricardo Wagner

 

I Recuerdos de mi vida (1813-1842) | II La prohibición de amar | III Traslación de las cenizas de Weber a Dresde | IV Mis recuerdos sobre Spontini | V Carta sobre el Tannhäuser. París, 27 de marzo de 1861 | VI Mis recuerdos sobre Luis Schnorr de Karolsfeld, muerto en 1865 | VII Un recuerdo de Rossini | VIII Historia de una sinfonía (carta al editor Fritzsch) Venecia, 31-12-82 | IX Carta a M.G. Monod. Sorrento, 25 de octubre de 1876X Carta al Duque de Bagnera. Villa de Angri, 22 de abril de 1882 ]

 

I

RECUERDOS DE MI VIDA

(1813-1842)

Me llamo Guillermo Ricardo Wagner, y nací en Leipzig el 22 de Mayo de 1813. Mi padre, del registro de la policía, murió seis meses después de mi nacimiento. Mi padrastro, Luis Geyer, que era actor y pintor, escribió también algunas comedias, entre las cuales alcanzó éxito La degollación de los Inocentes. Nos retiramos á Dresde con él. Quería hacerme pintor, pero yo era torpe para el dibujo.. Mi padre político murió también pronto, dejándome en edad de siete años. Poco antes de su muerte había aprendido á tocar al piano Sé siempre fiel y leal y La corona virginal, en toda su frescura á la sazón; el día antes de morir tuve que tocar las dos piezas en la habitación contigua; entonces le oí decir á mi madre con voz débil: «¿Tendrá quizá disposiciones para la música?» Al día siguiente, de madrugada, cuando ya había muerto, entró nuestra madre en el cuarto de los niños, dijo algunas palabras á cada uno, y á mí me dirigió estas: « El quería hacer algo de tí. » Tengo una reminiscencia de haber fantaseado durante mucho tiempo que yo haría alguna cosa.

Leer más: Recuerdos de mi vida (1813-1842)

¿Qué es alemán?

Por Richard Wagner

Mientras muy recientemente me dedicaba a dar un repaso a mis textos teóricos, me he topado con los párrafos inconexos de un manuscrito del año 1865; hoy, por deseo de mi joven amigo y colega en las tareas de publicación de las Bayreuther Blätter1 , he tomado la decisión de poner de nuevo por escrito la mayor parte de lo encontrado, con vistas a que sirva de motivo de disfrute para nuestros más distantes miembros de la "Sociedad de patronos".

Leer más: ¿Qué es alemán?

Proyecto publicado con los estatutos del "Patronatverein"

Bayreuth, 15 de septiembre de 1877. Wagneriana, nº3. 1982
Proyecto publicado con los estatutos del Patronatverein
Por Richard Wagner

 

    Yo me declaro preparado, con el concurso de los maestros adjuntos que me serán necesarios, para dirigir, en el curso de los años que exigira esta empresa, los estudios y ejecuciones que me parecieran útiles para formar no solamente un personal para representar mis obras dramático-musicales, pero en general unos cantantes, unos músicos y unos directores de orquesta, a fin de convertirlos en aptos para ejecutar con una exacta comprensión las obras análogas de un estilo verdaderamente alemán.

Leer más: Proyecto publicado con los estatutos del "Patronatverein"

Prefacio. Bayreuther Blätter, primer artículo

Bayreuther Blätter, nº1. 1878. Wagneriana, nº3. 1982
PREFACIO.Bayreuther Blätter, primer artículo.
Por Richard Wagner

 

    Yo me he presentado, en diferentes reposiciones, a mis amigos como un literato, pero no todavía como director de revista. Si es la fuerza de las circunstancias la que me ha dictado mis artículos de antaño, es más bien el azar que unas consideraciones serias lo que me ha hecho tomar esta resolución reciente; su puesta en ejecución debe, previamente, conservar y fortificar intelectualmente, y con una estructura tan útil como sea posible, el vinculo que une los amigos de mi arte con el objetivo que exigen las tendencias prácticas de éste.

    Puedo guardar en silencio el motivo que me ha decidido a publicar estas “Hojas de Bayreuth”, ya que las sociedades interesadas lo conocen; sin embargo, debo recordar mi comunicación del 15 de septiembre del año pasado, y constatar, por el momento, que del conjunto del plan que tracé entonces detenidamente, la publicación de estas “Hojas” ha parecido sólo realizable.

Leer más: Prefacio. Bayreuther Blätter, primer artículo

Preámbulo para el año 1880

Navidad de 1879. Wagneriana, nº3. 1982
Preámbulo para el año 1880
Por Richard Wagner

 

    A decir verdad, yo debería presentarme con alguna dificultad a mis amigos, al principio de este nuevo año. Muchos de entre ellos podrían acusarme de haber retardado un nuevo “Festspiel” en Bayreuth; pero, no hay más que un pequeño número de personas que, retirándose,  son  reconocidas abiertamente engañadas.

    El elemento serio de nuestra asociación se ha, en todo caso, aprovechado de esta determinación provocada por unos atrasos necesarios. Nosotros no sabríamos dudar en lo sucesivo de los sentimientos de los nuevos partidarios, y su número no es restringido. Creo pues no dirigirme hoy más que a las personas animadas con el mismo espíritu, y estaría así libre de la dificultad que me acarreó la obligación de haber entrado en largos detalles explicativos. Puestos entonces de acuerdo para no organizar más nuevos “Festspiel” antes que las reuniones periódicas de esos festivales no fuesen asegurados en general, nosotros no tenemos más, afortunadamente, que fijar nuestros ojos sobre nuestros objetivos superiores: y para darnos perfectamente cuenta, nos será necesario tanto tiempo como sea posible para encontrar los medios.

Leer más: Preámbulo para el año 1880

Moderno

Por Richard Wagner

En un panfleto que me ha sido enviado muy recientemente se citaba a una importante voz judía, cuyas palabras sonaban con este tenor:

"El mundo moderno se alzará con la victoria, teniendo en cuenta que blande armas de incomparable mayor eficacia que las del viejo mundo de la ortodoxia. El poder de la pluma se ha transformado en un poder mundial sin el concurso del cual nada sólido se puede construir en ningún ámbito; y de este poder, vosotros ortodoxos, estáis despojados. Vuestros eruditos escriben elegantemente, con gran profundidad intelectual, obligado es reconocerlo, pero lo hacen simplemente para los acólitos, mientras que poder llegar a las masas e influir sobre ellas constituye la llave maestra (shibbolet1) de nuestro tiempo. El periodismo moderno y la novela son hoy terrenos conquistados de forma total por gentes que pertenecen a lo que podríamos denominar el mundo del librepensamiento judío y cristiano. He hablado del mundo del librepensamiento judío, pues es un hecho que el judaísmo alemán trabaja de modo tan activo, dando pasos de coloso y sin aparentar muestras de fatiga en los dominios de la nueva cultura y la ciencia, que puede decirse que la Cristiandad, en buena parte, está siendo guiada por el espíritu del moderno judaísmo, sea consciente o inconscientemente. Hoy día, por ejemplo, no hay apenas un periódico o una revista que no esté directa o indirectamente controlada por judíos." 

Leer más: Moderno

Mis recuerdos sobre Spontini

La España Moderna. Madrid, sin fecha.
Recuerdos de mi vida
Por Ricardo Wagner
 

I Recuerdos de mi vida (1813-1842) | II La prohibición de amar | III Traslación de las cenizas de Weber a Dresde | IV Mis recuerdos sobre Spontini | V Carta sobre el Tannhäuser. París, 27 de marzo de 1861 | VI Mis recuerdos sobre Luis Schnorr de Karolsfeld, muerto en 1865 | VII Un recuerdo de Rossini | VIII Historia de una sinfonía (carta al editor Fritzsch) Venecia, 31-12-82 | IX Carta a M.G. Monod. Sorrento, 25 de octubre de 1876 | X Carta al Duque de Bagnera. Villa de Angri, 22 de abril de 1882 ]

 

IV

MIS RECUERDOS SOBRE SPONTINI

I

La muerte de Spontini (1851), para quien observa la evolución de la música moderna de ópera, pone término á un fenómeno notable: el de haber sido contemporáneos los tres compositores que representan las tres direcciones principales de ese género artístico. Queremos hablar de Spontini, Rossini y Meyerbeer. Spontini fué el último eslabón de una cadena de compositores cuyo primer anillo forma Gluck; lo que quiso Gluck, lo que fué el primero en acometer metódicamente -la dramatización más completa posible de la cantata de ópera- lo realizó Spontini... hasta donde cabía en esa forma musical.

Leer más: Mis recuerdos sobre Spontini

Mis recuerdos sobre Luis Schnorr de Karolsfeld, muerto en 1865

La España Moderna. Madrid, sin fecha.
Recuerdos de mi vida
Por Ricardo Wagner
 

I Recuerdos de mi vida (1813-1842) | II La prohibición de amar | III Traslación de las cenizas de Weber a Dresde | IV Mis recuerdos sobre Spontini | V Carta sobre el Tannhäuser. París, 27 de marzo de 1861 | VI Mis recuerdos sobre Luis Schnorr de Karolsfeld, muerto en 1865 | VII Un recuerdo de Rossini | VIII Historia de una sinfonía (carta al editor Fritzsch) Venecia, 31-12-82 | IX Carta a M.G. Monod. Sorrento, 25 de octubre de 1876 | X Carta al Duque de Bagnera. Villa de Angri, 22 de abril de 1882 ]

 

VI

MIS RECUERDOS

SOBRE LUIS SCHNORR DE KAROLSFELD

MUERTO EN 1865

Oí hablar por primera vez del joven cantante Luis Schnorr de Karolsfeld á mi antiguo amigo Tichastchek que me visitó en Zurich durante el estío de 1856, y llamó mi atención, en previsión del porvenir, sobre las grandes dotes de ese neófito del arte. Schnorr había empezado entonces su carrera dramática, en el teatro Real de Karlsruhe, y el director de ese teatro, que me visitó también durante el estío del año siguiente, me habló de su predilección singular por mi música y por las dificultades que imponía al cantante dramático. Convinimos, pues, en reservar el estreno de mi Tristán, cuya concepción meditaba en aquella época, para el teatro de Karlsruhe; de esa suerte era de suponer que el gran Duque de Baden, muy bien dispuesto en mi favor, podría allanar las dificultades que se oponían aún, á que yo reapareciese en el territorio de la Confederación germánica sin ser molestado. Poco después recibí una atenta carta del mismo Schnorr, expresándome casi apasionadamente su adhesión hacia mí.

Leer más: Mis recuerdos sobre Luis Schnorr de Karolsfeld, muerto en 1865

La Sinfonía Heroica, de Beethoven

Escritos y confesiones. Barcelona, 1975. Trad. de Ramón Ibero.
La Sinfonía Heroica, de Beethoven (1851)
Por Richard Wagner
 

La más significativa composición -la tercera sinfonía del maestro, la obra con la que inició una línea peculiarísima- no resulta tan fácil de entender en muchos aspectos, como su nombre permite sospechar y ello precisamente porque el título «Sinfonía heroica» lleva a pensar involuntariamente en una serie de relaciones heroicas representada, en un cierto sentido histórico-dramático, por composiciones. Quien se disponga a aprehender esta obra con semejante idea a priori, se verá, primero, confundido y, después, decepcionado, sin haber alcanzado, en verdad, un goce. Si, por lo tanto, me permito informar con la mayor brevedad posible de la idea general que yo mismo me he formado sobre el contenido poético de esta composición, lo hago llevado del sincero convencimiento de que la presente explicación de la «Sinfonía heroica» facilitará a no pocos oyentes una comprensión que por sí mismos sólo podrían alcanzar escuchando frecuentes y repetidas interpretaciones, de singular vivacidad, de la obra.

Leer más: La Sinfonía Heroica, de Beethoven