Notas musicales y literarias, nº32, 15 de marzo de 1883
Los responsorios y el Parsifal (1)
Por Franz Witt

 

Hemos publicado ya un artículo sobre los responsorios empleados en la iglesia católica de Dresde, diciendo que producen un efecto cómico, ridículo e inconveniente á los que están acostumbrados á oir los responsorios del coro. Ahora tenemos á la vista un artículo de Wilhelm Tappert sobre el Parsifal, dice así:

«Según mi opinión se ha olvidado hasta ahora un tema principal, lo llamaré los santos acordes de Palestrina, por razón de que la consecuencia armónica expresiva corresponde al principio del Stabat Mater, que Ricardo Wagner ha editado poco tiempo há bajo una forma nueva (2)

3201NMyL-1

El maestro ha empleado cinco veces esta combinación en el tercer acto del Parsifal, y cada una de ellas con toda intención. A continuación doy los puntos del texto con las páginas de la edición para piano.

Página 209 ¿Obró esto el santo día?

Página 211 ¿No sabes tú qué santo día es hoy?

Página 212 ¿Que hoy es el viernes santo?

Página 225 Para desempeñar un santo empleo.

Página 259 La santa lanza te la devuelvo hoy.

La indicación que acabo de dar del mencionado motivo no necesita de más comentarios.

En 1878 conocí una parte de la edición para piano del Parsifal.

El que solamente hoy haga yo esta confesión evitará traten de indiscreta á la persona que, bajo el sello del secreto, me permitió dar un vistazo á los primeros capítulos del nuevo Evangelio. Además, he de confesar abiertamente que al instante tomé algunos apuntes; el tema del Gral, el de la Santa Comunión, y el Coro de niños. Algunos años más tarde, una excursión que hice un verano me llevó á Zittau, y no fue poca mi sorpresa cuando en la iglesia oí el tema del Gral y me convencí de que Wagner había utilizado para la fiesta de la glorificación del Gral, la fórmula del Amen de la liturjía sajona.

El lector juzge por si mismo:

 

3201NMyL-2

Al principio creí que este Amen

3201NMyL-3

sólo se usaba en la iglesia evangélica de Sajonia, pero un ejemplo del antiguo libro de canciones de Hiller me convenció de lo contrario. En la hoja que precede al título, el primer dueño del libro anotó en el año 1810 el ejemplo siguiente:

3201NMyL-4

Al margen hay otra observación: Capilla de la corte de Dresde. (3)

Más tarde se ha cambiado la fórmula del Amen, en tanto que las quintas desiguales ascendentes fueron borradas al fin.

Pero Wagner, en ocasión oportuna, las restituyó: por ejemplo, página 9 de la edición para piano en donde dá al tema del Gral el fin expresado, restituyendo las dos quintas aludidas.

Wagner conoció por primera vez el Parsifal de Wolfram en 1854; leyó el poema y lo retuvo en la memoria. Como tal se considera tambien el motivo del Amen del Gral. ¿Si empezaría ya en aquella época á tomar apuntes para la obra? No lo sé, pero de una conversación que tuve con el maestro, recuerdo que en el año 1852, en Zurich, empezó el Parsifal en un viernes santo trazando el plan de la maravilla de glorificación del Gral.»

Por consiguiente uno puede preguntarse: ¿ha tomado la liturjía protestante sajona los mencionados responsorios de la iglesia católica de la córte, ó, lo que es más probable, ha sucedido lo contrario? Para juzgar los responsorios sajones obsérvese: que en la liturjía católica lo que el sacerdote entona, forma un todo con los responsorios del coro (en el Gloria,Credo, entona el sacerdote pero el coro no responde sino continua, prosequitur); así, pues, un responsorio que ha sido cogido fuera de su conjunto del intonatio y versus del celebrante, puede ser inadmisible en la iglesia católica. En otros términos. Lo que en el Parsifal queda muy correcto y bien sentado, no cabe en la liturjía católica. Lo antedicho prueba al renglón, que en la liturjía católica caben solamente los responsorios del coro que están apuntados en el Misal y otros libros litúrjicos, y esto por razón de que forman un todo con las entonaciones del sacerdote. Pero tal vez Wagner ha explicado á algunas personas que habiendo empleado los responsorios sajones en el Parsifal, no se podian más en la iglesia, aun que no hubiera razón para ello como la arriba indicada.

No obstante no critico que Wagner haya empleado los responsorios de Dresde en el Parsifal, al contrario, lo celebro porque tenía derecho para hacerlo; únicamente lamento que estos responsorios no se acomoden a la entonación del sacerdote en la iglesia de la córte de Dresde, con la cual no tan solo deberían formar un todo, según los libros litúrjicos de la iglesia, sino que ponen en lugar de lo prescrito una cosa agena.

NOTAS

(1) Traducimos del alemán este notable artículo publicado por el sábio y erudito Doctor Franz Witt, director de la excelente publicación titulada Música Sacra, destinada á la reforma y perfección de la música religiosa

(2) Edición de la C. T. Kahnt, Leipzig. Véase el catálogo de la Unión n.º 437. Confrontando el pasaje citado de Wagner con los primeros acordes del célebre Stabat de Palestrina, se ve que Wagner ha empleado la tonalidad menor para el primer acorde, en tanto que Palestrina ha usado la mayor. Para los que no tengan a mano la obra de Palestrina añadiremos, que los cuatro primeros acordes de dicha obra se hallan en esta disposición (un tono más alto que en el ejemplo de Wagner):

La,

Si, Do, Do.

Mi,

Sol, La, La.

Do sostenido,

Re, Fa, Fa,

La,

Sol, Fa, Fa.

(3) Ricardo Wagner en su calidad de Director de la Capilla de Música de la córte de Sajonia, tuvo ocasión de oir y de dirigir la ejecución de estos responsorios.

Contáctanos