Contáctanos

Acceso Usuarios

El caso de los aficionados a la música a los que no gusta la música de Wagner

EL CASO DE LOS AFICIONADOS A LA MÚSICA A LOS QUE NO GUSTA LA MÚSICA DE WAGNER (Notas para un intento de explicación)
Por el Profesor Uwe Faerber (1)


Desde que Wagner se dio a conocer a la opinión pública, con motivo del estreno de “El Holandés Errante” en Dresden el 2 de enero de 1843, fue siempre discutido igual como artista que como persona privada; y ello no ha sufrido variación hasta nuestros días. Desde el principio hubo personas que le apoyaron y otras muchas que le atacaron: unos lo apreciaron y otros lo condenaron. Amigos y enemigos: wagnerianos y antiwagnerianos. Ambos bandos han adoptado sus puntos de vista de forma totalmente consciente y con motivos muy fundamentados, de tal forma que se mantienen en ellos con total empecinamiento desviándose sólo en raras ocasiones. 

Leer más: El caso de los aficionados a la música a los que no gusta la música de Wagner

La puesta en escena

El teatro por dentro. Capítulo I. Bilbao, 1971
La puesta en escena
Por Isidoro de Fagoaga
 

Entre las innmumerables definiciones que se han dado del teatro, ninguna nos parece más acertada que aquella de Jan Doat quien dice que “el teatro ha nacido de la necesidad que una comunidad siente de expresarse a sí misma”.

En efecto; el teatro fue una necesidad en el pasado para convertirse en nuestros días en una institución social. Un examen de su desarrollo a través de la historia nos revela que su función ha sido determinada en todo momento por el estado de la sociedad y su clima cultural.

Leer más: La puesta en escena

El director de orquesta

El teatro por dentro. Capítulo III. Bilbao, 1971
El director de orquesta
Por Isidoro de Fagoaga

 

La función del director de orquesta y su proceso evolutivo como “virtuoso” a lo largo de más de una centuria es uno de los fenómenos de mayor relieve en el vasto panorama de la interpretación musical. En contraste con otras formas de añeja tradición, ésta de concertar y dirigir un conjunto de instrumentistas es de fecha relativamente cercana.

Leer más: El director de orquesta

Ópera de Viena: "El oro del Rin"

OPERA DE VIENA: "EL ORO DEL RIN"
Por Friedrich Fajtak, Viena

 

En septiembre de 1991, cuando tomaron posesión de su cargo los nuevos directores de la Opera: Wächter/Holaender, presentaron como nueva producción de su etapa, "El Anillo de los Nibelungos" de Richard Wagner, obra que se había visto por última vez en 1977 bajo la dirección de Herbert von Karajan. Muchos vieneses se enfrentaron a este «Anillo» con sentimientos encontrados. El entretanto desaparecido director Wächter, en un coloquio mantenido con los espectadores, contestó a la pregunta de quién preferiría para un "Anillo": Wieland Wagner o Chéreau. "¡Naturalmente, Wieland Wagner!".

Leer más: Ópera de Viena: "El oro del Rin"

Sieglinde o la primavera y el amor

Por Marie-Bernadette Fantin-Epstein (1)


“Du bist der Lenz, 
nach dem ich verlangte 
¡n frostigen Winters Frist!” 
(Walküre, I, 3)

 

Aunque Richard Wagner hubiera compuesto tan sólo una obra, “La Walkyria”, podría ser considerado por ello como uno de los pintores más sutiles de la naturaleza femenina, matizando hasta el infinito los colores de su paleta y dejando entrever a veces una intuición casi psicoanalítica antes del texto. 
En efecto, son tres personajes femeninos -interesantes todos ellos para quien no quiera catalogarlos de cautivadores- los que dirigen la acción de “La Walkyria”: Sieglinde, maravillada primero ante el descubrimiento del amor, trastornada a continuación en su angustia; Brünhilde, evolucionando de diosa altiva hacia una humanidad compasiva e incluso Fricka, torpe y desgraciada en su deseo de reconquistar al Wotan que, en su intransigencia, pierde definitivamente. Frente a ellas, el bruto: Hunding; el héroe romántico perseguido: Siegmund y, teñido de “decadentismo”, el dios herido que aspira a la redención: Wotan.

Leer más: Sieglinde o la primavera y el amor

De la historia y divino arte de los Maestros Cantores

Programa de mano del Teatro Real, revisado en 2002 para “La hemeroteca wagneriana”
De la historia y divino arte de los Maestros Cantores
Por Darío Fernández

 

Cincuenta y siete años después de que, allá por 1576, acaeciera en Nuremberg la muerte de Hans Sachs, “el maestro de los maestros cantores”, nacía en la misma ciudad Johann Christoph Wagenseil, otro nombre transcendental en la cultura germánica y parte importante en el proceso que llevó a Richard Wagner a concebir Die Meistersinger von Nürnberg, pues fue en él, y más concretamente, en su enjundiosa crónica de dicha ciudad donde el músico –cuya habilidad y rigor para documentarse y fundamentar sus dramas musicales se han glosado tantas veces—halló la más completa fuente de información sobre el gremio de los artesanos-poetas que pudiese imaginar.

Leer más: De la historia y divino arte de los Maestros Cantores

Mariano Fortuny Madrazo, un wagneriano andaluz

 Por Francisco J. Fernández

  

EL DÍA 11 de mayo de 1871 nace en Granada Mariano Fortuny Madrazo. Su padre, el gran Fortuny Marsal, “una de las dos últimas victorias de España sobre Europa” a decir de Ortega y Gasset, fue responsable junto con su esposa de la introducción de Mariano en una variada actividad artística. Actividad que abarcó la pintura y el dibujo, la creación de telas, lámparas, vestidos, sus innovaciones escenográficas en cuanto a modos de iluminación, sus figurines y escenografías; y como no, su participación en el moderno arte de la fotografía. Una espiritual inquietud por un nuevo arte total, tan cercano al del maestro alemán. 

Leer más: Mariano Fortuny Madrazo, un wagneriano andaluz

Lohengrin: aproximación a la Historia y al Derecho germánico del siglo X

Por Francisco José Fernández


Desde que en el lejano 1881, se estrenara “Lohengrin” en el Teatro Real de Madrid, con Julián Gayarre en el papel principal, se encuentra prácticamente inédita una consideración de la obra desde la óptica del jurista. El presente texto es una aproximación a “Lohengrin” desde una perspectiva inusual y un tanto alejada del hecho principal que motiva la acción, pero que puede ayudar a comprender el concepto wagneriano de la relación entre la fidelidad a la realidad histórica de un tiempo y la estructura dramática. Una realidad histórica, debemos aclarar, no exenta de componentes míticos y de leyenda, de voluntarias inexactitudes cronológicas que ayudan a desplegar el mundo de los valores expresado por Wagner, que atiende más a las realidades del espíritu que a las puramente históricas. De todas las obras wagnerianas, quizá sea esta la que ofrece a nuestra consideración, una mayor variedad de instituciones y actos jurídicos formando parte esencial de su trama argumental, que no se comprende en toda su extensión, sin detenernos a considerar sus aspectos jurídicos como expresión del modo de vivir, de sentir, del concepto de la existencia y del ser de un pueblo.

Leer más: Lohengrin: aproximación a la Historia y al Derecho germánico del siglo X

Wagner

Notas Musicales y Literarias, nº33. 1º de abril de 1883.
Wagner
 Por Francesco Florimo

 

florimoEra una mañana del mes de Abril del año 1880. Ricardo Wagner, el Lutero de la música, como se llama él mismo, honraba con su visita este Conservatorio secular. En la sala de la famosa Biblioteca, entre las inmortales obras maestras de nuestros gloriosos compositores, tendíame la mano que yo estrechaba afectuosamente mientras me prodigaba los más sinceros elogios por mi colección de volúmenes y de retratos, dándome las gracias por el placer que le causó la lectura de mi opúsculo publicado con motivo de las fiestas de Bayreuth.

En dicho opúsculo hice gala de la franqueza y lealtad de mi opinión: no la he modificado y, por lo tanto, puedo repetirla ahora mismo. «Wagner, decía en mi opúsculo, es un genio potente, genio de titán, cuyo esfuerzo, estimulado por su gran amor á la pátria, se dirige á escalar el cielo de la más elevada ambición artística, la conquista de una música nacional para su amada Alemania.

Leer más: Wagner

Isidoro Fagoaga

Esta destacada figura de la lírica, poco conocida en España, merece ser recordada porque su vida es la historia de un cantante que no quiso serlo. Su verdadera vocación iba hacia la literatura, y, sólo las circunstancias que le rodearon, y su gran voz, le llevaron a la ópera. Llegó a ser tenor excepcional y, a la vez, un escritor muy notable. El caso no es nuevo: ahí estuvo para probarlo Giacomo Lauri Volpi.

Isidoro Fagoaga nació en Vera de Bidasoa, el 4 de abril de 1893. Hijo de una familia humilde, ya desde la adolescencia descubrieron la excelencia de sus medios vocales y éstos le llevaron a ser solista en la escolanía parroquial. Sin embargo, él prefería escribir poesías y relatos que aparecían en el boletín del colegio donde cursaba sus estudios. Ya mozo, decidió ir en busca de fortuna y emigró a Buenos Aires.

Leer más: Isidoro Fagoaga

Subcategorías