Contáctanos

Acceso Usuarios

Erich Leinsdorf opina sobre las modernas escenografías

Artículo titulado "Erich Leinsdorf zum Achzigsten" en "Mitteilungen der Deuthschen Richard Wagner Gesellschaft".

 
 

Desde hace medio siglo Erich Leinsdorf se encuentra entre los más grandes directores wagnerianos del mundo; su actividad abarca desde la época de Melchior y Flagstad hasta nuestros días. En los años 30, Toscanini y Bruno Walter lo llevaron a Salzburg como asistente, pocos años más tarde se encontraba ya en el podio del Metropolitan. Más tarde, en Viena, donde había nacido en 1912, dirigió la Sinfónica de Boston y se integró al "Konzerthaus". Erich Leinsdorf no fue nunca un director fácil, siempre fue metódicamente cuidadoso. Su trabajo, que lleva el sello de una intensa y rigurosa musicalidad le hace consecuentemente tomar posiciones sobre los proyectos antiartísticos de nuestros tiempos; lo que ocurría en los escenarios operísticos propició su retirada cuando todavía era aclamado por el público y por la juventud que reconocían en él al auténtico artista.

Leer más: Erich Leinsdorf opina sobre las modernas escenografías

Una cláusula negativa del testamento de Wagner

Obras Completas de José de Letamendi. 2ª edición. Tip. de F. Rodríguez Ojeda. Madrid, 1907
Una cláusula negativa del testamento de Wagner
Por José de Letamendi

 

Mittelmünige Buchstaben, aber sehr Deutlichund Schlank
En cuanto á un movimiento vigoroso en Alemania, no creo en él.
Geringete Buchstalean.
Rich. Wagner: Carta á M. Monod. (Rev. Polit. Et litter., 17 de Febrero de 1883)

 

Corresponder dignamente al honor que el egregio Comité de Munich me dispensa, ofreciéndome una página de la presente publicación, es para mí, además de un problema de circunstancias, toda vez que no puedo ocuparme ni en el pensamiento del gran Maestro, ni en la personalidad de éste, ni en las melodramáticas fiestas de Bayreuth; es decir, en ninguno de los tres temas capitales del wagnerismo. De lo primero tengo ya consignado mi juicio en el prólogo á la obra «Ricardo Wagner» de mi malogrado discípulo Joaquín Marsillach, y el mismo extraordinario é incondicional aplauso con que Wagner honró públicamente mi producción, junto con el hecho de haber sido traducida ésta al alemán y al italiano, hacen innecesario que hoy insista en aquel tema.

Leer más: Una cláusula negativa del testamento de Wagner

La música del porvenir y el porvenir de mi patria

Obras Completas de José de Letamendi. 2ª edición. Tip. de F. Rodríguez Ojeda. Madrid, 1907
 La música del porvenir y el porvenir de mi patria
Por José de Letamendi

 

Peregrina ocurrencia parecerá á muchos, y aun quizás excentricidad, la relación de conceptos que el título de este artículo establece, y, sin embargo, seguro estoy de que el lector la reconocerá como legítima y por extremo interesante, con solo prestar á mi escrito una atención eficaz y despreocupada. Para facilitar desde luego esta actitud, creo bastará de mi parte la simple consignación de dos gravísimos errores: uno, todavía muy generalizado, que consiste en la creencia de que la revolución realizada por Ricardo Wagner es específicamente musical (de donde la denominación falsa, estrecha, y con pretensiones irónicas de «Música del porvenir», que no he vacilado en aceptar, en uso de mi perfecto derecho á la contra ironía), y otro igualmente muy extendido, que niega á España toda salvación, considerándola, al par de la luna, como tierra muerta.

Leer más: La música del porvenir y el porvenir de mi patria

La aparición de Ricardo Wagner deducida de la naturaleza del arte teatral

Por José de Letamendi 

 

Madrid 25 de Noviembre de 1877, 

SR. D. JOAQUIN MARSILLACH.

Barcelona. 

Estimadísimo amigo: camino de esta Córte, á donde, como tú sabes, me ha traido para breves dias un empeño muy patriótico, que ha de redundar en beneficio de muchos y que de fijo nadie me ha de agradecer, ocupénle en leer, con todo el interés que tus cosas en mí despiertan, el original de tu ENSAYO sobre Wagner que á mi salida de Barcelona me entregaste, con tan viva instancia para que cuanto ántes te comunicase el juicio que de él formase, juntamente con el concepto que del ideal del gran maestro yo tuviese archivado en mis adentros.

No llevaba aún tres páginas de tu texto leídas, arrellanado en el wagon, cuando sin poderlo remediar solté la risa, pero tan sin humanos miramientos, que los dos compañeros de viaje que la suerte me habia deparado volviéronse á mí, mirándose luego mútuamente, como recelosos de mi cabal acuerdo.

Leer más: La aparición de Ricardo Wagner deducida de la naturaleza del arte teatral

Juicio postremo de Ricardo Wagner

Notas Musicales y Literarias. Año II, nº31 Barcelona, 1.º de Marzo 1883 
Juicio postremo de Ricardo Wagner
Por José de Letamendi

 

El egregio Maestro falleció: sólo rindiendo á sus manes un tributo de justicia, podré dar á mi dolor una expansión digna del sumo aprecio que le merecí en vida.

Cierto que la Música está de luto; mas tambien lo es que lo está asimismo cuanto de culto y liberal encierra el espíritu humano. A los funerales de Ricardo Wagner debe, pues, concurrir la Sociedad entera; en ellos la Música presidirá el duelo á título de hija predilecta del finado, no de hija única.

Leer más: Juicio postremo de Ricardo Wagner

La teoría del drama musical

Por Henri Lichtenberger, Profesor adjunto de la Sorbona 
Capítulo de su libro "Wagner", publicado en París en 1909 y en Valencia en 1916. Traducción y notas de Eduardo L. Chavarri.


 

Hasta que concluyó la composición de Lohengrin Wagner se había dejado llevar, en su trabajo, tan sólo por su instinto creador. No se había dado cuenta de haber creado una forma nueva de arte, algo específicamente distinto de la ópera tradicional. Consideraba entonces sus obras como experiencias destinadas a comprobar «si es posible la ópera», o sea, dicho en otros términos: a comprobar si el drama musical, cuyo ideal entrevé, puede ser realizado en el cuadro habitual de la ópera. Efectivamente: desde 1848 a 1850 vemos a Wagner que quiere orientarse en todas direcciones, y va dejando escritos diferentes bocetos dramáticos. En Dresde prosigue sus estudios comenzados en París respecto de la historia de la antigua Alemania y de los grandes emperadores de la Edad Media.

Leer más: La teoría del drama musical

La emancipación intelectual de Nietzsche (1869-1879)

Capítulo II, sección IV y V de «La filosofía de Nietzsche». Traducción de J. Elías Matheu. Daniel Jorro Editor. Madrid, 1910
La emancipación intelectual de Nietzsche (1869-1879)
Por Henri Lichtenberger

 

IV

    Sin embargo, Nietzsche no se contenta sólo con combatir en sus Consideraciones inactuales las tendencias de la época presente que juzga condenables ó peligrosas: principia al mismo tiempo á trabajar en el edificio del porvenir. Busca en nuestra civilización contemporánea los signos precursores de un cambio de orientación, de una reforma del espíritu público, de un renacimiento del espíritu dionísiaco, busca genios modernos dignos de guiar á la juventud hacia un fin nuevo, capaces de arrancarla al optimismo enervante y al culto deprimente del bienestar material: busca, en fin, para la misma, educadores que la ayuden á ver claro, que la revelen lo que es, á dónde va. Estos maestros, estos educadores de momento creyó hallarlos Nietzsche en Schopenhauer y en Wagner.

Leer más: La emancipación intelectual de Nietzsche (1869-1879)

Desde «Las Hadas» hasta «Rienzi»

Cap. I de la segunda parte de "Wagner"; París, 1909 y Valencia, 1916
Desde «Las Hadas» hasta «Rienzi»
Por Henri Lichtenberger

 

La obra de Wagner es de una singular complejidad. Músico-poeta, se nos aparece como el creador del «drama comunista» o de la «obra integral de arte», que junta en una vasta síntesis orgánica las artes que estaban egoístamente disociadas o torpemente superpuestas en la época moderna. Pensador intuitivo, Wagner percibe por instinto la unidad en la variedad, la ley general en el fenómeno particular, y gracias a ello se eleva espontáneamente a considerar en conjunto el universo; este concepto tiene su expresión simbólica más perfecta en los dramas del maestro, pero éste se esfuerza también por expresarlo en fórmulas filosóficas, ya en sus obras teóricas o ya en las cartas a sus amigos. Dotado, por último, de un extraordinario poder de reflexión, no se contenta con ser un artista instintivo ni con abandonarse ciegamente a la inspiración, sino que quiere darse cuenta de lo que hace, tener conciencia de sus procedimientos de trabajo y formular claramente el ideal artístico hacia el cual se dirige.

Leer más: Desde «Las Hadas» hasta «Rienzi»

El wagnerismo en España

Ricardo Wagner, por René Dumesnil. Vergara, Barcelona, 1956. Traducción y notas de F. Gutiérrez y R. Llates
El wagnerismo en España
Por Fernando Gutiérrez y Rosendo Llates
Digitalizado por Víctor Córcoles

 

Es hacia la justa mitad del siglo XIX cuando se empieza a hablar de Wagner en España. Uno de los documentos más antiguos, por no decir el que más, es una carta del novelista, ensayista y diplomático español Juan Valera, dirigida a un amigo suyo en ocasión de un viaje que hizo a Rusia al ser destinado a la embajada de este país. De paso por Alemania, pudo asistir a una representación de Tannhäuser, y recuerda en la carta que el autor de la obra, Richard Wagner, está desterrado de su país por actividades políticas de matiz revolucionario, y celebra la belleza de su sobrina, Johanna Wagner, en el papel de Elisabeth. Finalmente Valera opina que la obra subraya la profundidad de la concepción junto con la sencillez de los medios puestos para lograrla.

Leer más: El wagnerismo en España

Isidoro de Fagoaga (1893-1976)

100 vascos de proyección universal. Editorial La Gran Enciclopedia Vasca. Bilbao, 1977
Isidoro de Fagoaga (1893-1976). Tenor wagneriano de La Scala de Milán 
Por Celia López 

 

Agradecimientos: a Miguel Los Santos, por las fotografías de La Scala y por el disco.

Arturo Campión dijo de Vera del Bidasoa que era pintoresca, pulcra, morigerada, una de las cinco repúblicas montañesas de Navarra. Allí, el 4 de abril de 1893, vino al mundo Isidoro de Fagoaga y Larrache, que había de ser uno de los mejores intérpretes que han tenido las óperas de Wagner.

Leer más: Isidoro de Fagoaga (1893-1976)

Subcategorías