Contáctanos

Acceso Usuarios

Carta sobre el Tannhäuser París, 27 de marzo de 1861

La España Moderna. Madrid, sin fecha.
Recuerdos de mi vida
Por Ricardo Wagner
 

I Recuerdos de mi vida (1813-1842) | II La prohibición de amar | III Traslación de las cenizas de Weber a Dresde | IV Mis recuerdos sobre Spontini | V Carta sobre el Tannhäuser. París, 27 de marzo de 1861 | VI Mis recuerdos sobre Luis Schnorr de Karolsfeld, muerto en 1865 | VII Un recuerdo de Rossini | VIII Historia de una sinfonía (carta al editor Fritzsch) Venecia, 31-12-82 | IX Carta a M.G. Monod. Sorrento, 25 de octubre de 1876 | X Carta al Duque de Bagnera. Villa de Angri, 22 de abril de 1882 ]

 

V

CARTA SOBRE EL «TANNHAUSER»

París, 27 de Marzo de 1861.

Prometí á ustedes noticias circunstanciadas sobre todo lo relativo al Tannhauser. Ha llegado la hora de cumplir mi promesa, y lo hago con tanto mayor gusto cuanto que el asunto ha tomado un sesgo franco, y ahora puedo verlo desde lo alto, abarcar todos sus pormenores, y hacer una reseña á sangre fría, como si hablase conmigo mismo. Para la mejor inteligencia, es menester que diga algunas palabras sobre los verdaderosmotivos que me decidieron á venir á París con preferencia á ninguna otra parte. Empezaré, pues, por aquí.

Leer más: Carta sobre el Tannhäuser París, 27 de marzo de 1861

Carta al Duque de Bagnera. Villa de Angri, 22 de abril de 1882

La España Moderna. Madrid, sin fecha.
Recuerdos de mi vida
Por Ricardo Wagner

 

I Recuerdos de mi vida (1813-1842) | II La prohibición de amar | III Traslación de las cenizas de Weber a Dresde | IV Mis recuerdos sobre Spontini | V Carta sobre el Tannhäuser. París, 27 de marzo de 1861 | VI Mis recuerdos sobre Luis Schnorr de Karolsfeld, muerto en 1865 | VII Un recuerdo de Rossini | VIII Historia de una sinfonía (carta al editor Fritzsch) Venecia, 31-12-82 | IX Carta a M.G. Monod. Sorrento, 25 de octubre de 1876 | X Carta al Duque de Bagnera. Villa de Angri, 22 de abril de 1882 ]

 

X

CARTA AL DUQUE DE BAGNERA (1)

Villa de Angri, 22 de Abril de 1880.

 

Señor duque: Ayer mismo hubiese recibido usted las lineas que tengo el gusto y el deber de dirigirle, expresándole mi gratitud, si no me hubiese creído obligado, por la confianza con que me honra V., á añadir á ellas la manifestación de un pensamiento serio sobre el sentido y la trascendencia que podrían tener para el arte dramático italiano los estudios musicales del Conservatorio de Nápoles. Ha surgido en mí ese pensamiento durante la audición de la opereta, en que ví manifestarse notables facultades, tanto de parte de los alumnos como del joven compositor. ¿ Qué dirección -me preguntaba entonces- debería darse á disposiciones tan notorias? ¿ Cómo prevenir su alteración al contacto con el amaneramiento teatral de nuestros días? ¿Cómo impedir, v. gr., que los cantantes se adelanten continuamente hacia el proscenio para declamar sus sentimientos al público? ¿Cómo hacer que un compositorjoven tenga en cuenta su asunto, y no aplique efectos de óperas heroicas y trágicas á un idilio? ¿ Cómo evitar sobre todo ese rebuscamiento del efectó por los medios más extraños al gran arte escénico? ¿ Cómo inculcar, en fin, el sentimiento de la belleza de un modo imborrable en esas naturalezas jóvenes tan ricamente dotadas?

Leer más: Carta al Duque de Bagnera. Villa de Angri, 22 de abril de 1882

Carta abierta al Sr. Schön, en Worms

Notas Musicales y Literarias. Año I, nº10 Barceona, 3-IX-1882. Trad. por Hulda Meister. Wagner-Briefe-Verzeichnis A616
Carta abierta al Sr. Schön, en Worms (1)
Por Richard Wagner

 

Muy apreciado señor y amigo:

A Vd. antes que á cualquiera de los que hicieron sacrificios por la idea de Bayreuth, créome obligado á comunicar, más extensamente que lo hize poco tiempo atrás, en carta abierta á nuestro amigo Hans de Wolzogen, mi opinion y disposiciones en cuanto á la fundacion de esa escuela, para cuyo progreso quería Vd. prestar su ayuda.

Leer más: Carta abierta al Sr. Schön, en Worms

Carta a M.G. Monod. Sorrento, 25 de octubre de 1876

La España Moderna. Madrid, sin fecha.
Recuerdos de mi vida
Por Ricardo Wagner

 

I Recuerdos de mi vida (1813-1842) | II La prohibición de amar | III Traslación de las cenizas de Weber a Dresde | IV Mis recuerdos sobre Spontini | V Carta sobre el Tannhäuser. París, 27 de marzo de 1861 | VI Mis recuerdos sobre Luis Schnorr de Karolsfeld, muerto en 1865 | VII Un recuerdo de Rossini | VIII Historia de una sinfonía (carta al editor Fritzsch) Venecia, 31-12-82 | IX Carta a M.G. Monod. Sorrento, 25 de octubre de 1876 | X Carta al Duque de Bagnera. Villa de Angri, 22 de abril de 1882 ]

 

IX

CARTA Á M. G. MONOD (1)

Sorrento, 25 de Octubre de 1876.

 

Mi muy estimado amigo: Hubiese debido responder antes á V.; pero no quería hacerlo deprisa, y esperaba tener un poco de tranquilidad. Esa tranquilidad hubiera debido encontrarla aquí, en Sorrento; mas no puedo disfrutar de ella sino á condición de olvidar las fatigas del último estío, y, para manifestarle la verdadera impresión que me ha causado su carta, hubiese tenido que pensar en la obra y en los acontecimientos que le movieron á escribir esa epístola.

Sin embargo, quizá el mejor modo de olvidar la representación del Nibelungo sea hablar á V. de una cuestión presentada bajo los más falsos colores en lós artículos escritos sobre mi obra. Tengo tanto más interés en rectificar esos errores, cuanto que han alterado frecuentemente mis relaciones amistosas con diversos representantes de la nación francesa, algunos de ellos muy queridos para mí.

Leer más: Carta a M.G. Monod. Sorrento, 25 de octubre de 1876

Carta a H. v. Wolzogen

Bayreuth, 13 marzo de 1882. Wagneriana, nº3. 1982 
Carta a H. v. Wolzogen 
Por Richard Wagner

 

Apreciado amigo:

    El próximo otoño se cumplirán cinco años desde que Vd. vino generosamente a ocupar un lugar junto a mí, respondiendo a mi ruego de ayudarme en la tentativa de fundar un patronato para la realización práctica de mis ideas. Hemos llegado hoy a examinar no el último punto de nuestro objetivo pero si una conclusión de nuestros esfuerzos hacia esta meta. Vd. sobre todo, al compartir mis preocupaciones, ha conseguido propagar el conocimiento de mi idea de forma más extendida de lo que yo había podido hacerlo hasta el momento mediante la representación de los Bühnenfestspiele de hace seis años. Pero, al constatar estos mismos progresos, nos hemos persuadido de que reclutando protectores no nos hallábamos en el camino que conduce a nuestro fin más cercano que es el de hacer posibles nuevos Bühnenfestspiele (Festivales). La simpática impaciencia de nuestros amigos me ha impulsado pues a representar “Parsifal” a partir de este año de 1882 y a admitir en ella al público en general, en las condiciones ordinarias de admisión a las representaciones públicas. Es pues al Patronanverein actual a quien debo, de hecho, haber reunido los medios necesarios para lanzarme a una empresa en la que podía comprometerme sin peligro, suponiendo que el gran público me siguiese prestando su apoyo. Según las últimas noticias recibidas, todo peligro de fracaso financiero parece actualmente descartado. Del mismo modo espero, después de librarme de mis obligaciones con el Patronatverein, poder continuar esta empresa con plena independencia y volver a realizar cada años los Festivales de Bayreuth.

Leer más: Carta a H. v. Wolzogen

Carta abierta a Friedrich Nietzsche

Carta abierta a F. Nietzsche en la Norddeutsche Allgemeine Zeitung. 23 de junio de 1872
Por Richard Wagner176

 

[p. 99] A Friedrich Nietzsche,
profesor ordinario de filología clásica
en la Universidad de Basel.

 

Estimado amigo:

Acabo de leer el panfleto del Doctor en Filología Ulrich von Wilamowitz-Möllendorf que Usted me ha enviado, y he sacado de esta "respuesta" a suNacimiento de la tragedia desde el espíritu de la Música ciertas impresiones, de las que quisiera liberarme, haciéndole algunas preguntas, quizás impropias, esperando que su respuesta suponga un esclarecimiento tan productivo como lo fue respecto a la tragedia griega.

Leer más: Carta abierta a Friedrich Nietzsche

Carta a Federico Villot

Dramas musicales de Wagner. Tomo I. Casa editorial Maucci. Barcelona, 1908
Carta a Federico Villot
Por Richard Wagner

 

    Os habéis dignado pedirme un resumen claro de las ideas sobre el arte, que he emitido en una serie de artículos publicados hace largo tiempo en Alemania. Estas ideas levantaron allí bastantes clamores y produjeron bastante escándalo, para excitar en Francia la curiosidad con que se me acogió. Habéis pensado que estas explicaciones eran importantes en interés mío, vuestra amistad os ha hecho confiar en que una exposición madurada de mi pensamiento podría servir para disipar más de un error, más de una preocupación y hacer que los espíritus más prevenidos, en el momento en que va á presentarse en París una de mis óperas, puedan juzgar la obra en sí misma, sin tener que dictaminar á la vez sobre una teoría contestable.

Leer más: Carta a Federico Villot

Carta abierta a Ernst von Weber, autor de "Las cámaras de tortura de la ciencia"

Bayreuther Blätter, octubre de 1879. Wagneriana, nº2. 1978 
Carta abierta a Ernst von Weber, autor de Las cámaras de tortura de la ciencia 
Por Richard Wagner

 

Apreciado Señor: 
    Me cree Vd. capaz de poder ayudarle, con mi palabra, en la campaña tan enérgica que Vd. ha emprendido recientemente contra la vivisección, y parece, a este respecto, tomar en consideración el número bastante considerable de amigos cuyo gusto por mi arte me ha proporcionado. Aunque su edificante ejemplo me incita vivamente a intentar responder a su deseo, es sin embargo menos la confianza que posee en mi poder lo que me decide a imitarle, que un vago sentimiento de necesidad de estudiar, incluso en este campo tan alejado en apariencia de aquello que interesa a los artistas, el carácter de la influencia artística que muchas personas me han atribuido hasta la fecha.

Leer más: Carta abierta a Ernst von Weber, autor de "Las cámaras de tortura de la ciencia"

Carta a August Röckel

Wagneriana nº49. 2003 
Carta a August Röckel
Por Richard Wagner

CARTA IV

Zurich, 25 de enero, 1854.

El por qué no he contestado a tu carta en casi 4 meses me es muy comprensible, pero será más difícil de aclarártelo a ti, mi querido amigo. De todas maneras, la razón principal es la importancia e interés de tu carta. El contestarla adecuadamente no fue sobre todo un problema de mi voluntad sino de poder hacerlo. Durante todo el verano tuve mucho movimiento. Liszt me visitó en julio; después fui a St. Moritz en los Grisones (6.000 pies sobre el nivel del mar); a finales de agosto estuve en Italia, al menos en las partes que están abiertas para mi (debido al exilio de Wagner de Sajonia, las provincias austriacas estaban prohibidas para él), Turín, Génova, Spezzia: desde allí pretendía ir a Niza y quedarme allí por algún tiempo; pero en un país extraño me sobrecogió un sentimiento de soledad repentino, en parte consecuencia de una indisposición puramente física, caí en un estado de melancolía, y me puse en marcha lo más pronto posible a través del lago Maggiore y el St. Gotardo, y volví directamente a casa. Mientras me estaba recuperando me llegó tu carta y al mismo tiempo Liszt me pidió que nos reuniéramos en París.

Leer más: Carta a August Röckel

Beethoven [fragmento]

Beethoven. La fuerza de lo absoluto. Philippe A. Autexier. Ed. Aguilar Universal Música, 1992.
Beethoven (fragmento, 1870)
Por Richard Wagner

 

A medida que iba perdiendo contacto con el mundo exterior, miraba con mayor lucidez hacia su mundo interior. A medida que va sabiendo cómo organizar su reino interior, impone con mayor seguridad sus exigencias al mundo exterior: pide a sus protectores que dejen de remunerar sus trabajos y que velen a cambio por que no tenga que preocuparse de nada y de este modo pueda trabajar únicamente para sí mismo. Y ocurrió -sin duda por vez primera en la vida de un músico- que ciertos insignes personajes se comprometieron generosamente a asegurarle esa independencia que reclamaba. Mozart anheló asimismo librarse de toda atadura mas, prematuramente consumido, fracasó en el intento. Sin duda no le fue dado disfrutar plenamente de ese inmenso favor, ni hacerlo de forma ininterrumpida: sin embargo, de ahí deriva la especial armonía que empezó a manifestarse desde ese momento en la vida del maestro, a pesar de lo excepcional del caso. Se sentía poderoso y sabía que no podría enfrentarse con el mundo más que siendo un hombre libre. Ese mundo tendría que aceptarlo tal cual era. Trataba a sus protectores de la nobleza con claro despotismo y no se podía sacar nada de él más que si así lo deseaba y cuando lo deseaba.

Leer más: Beethoven [fragmento]

Subcategorías