Contáctanos

Acceso Usuarios

Beethoven

 

Por Richard Wagner

El autor del presente trabajo sentía el deseo de ofrecer una contribución propia a la celebración del centenario de nuestro gran Beethoven, y ha elegido, al no habérsele presentado ninguna otra oportunidad(1), presentar por escrito una expresión de sus pensamientos en torno a la significación de la música de Beethoven, tal como le han ido surgiendo. La forma dada al siguiente tratado le vino de imaginarse que había sido convocado para pronunciar un discurso en un Festival ideal de celebración del gran músico; puesto que este discurso no fue pronunciado en realidad, tiene el autor la ventaja de poder darle una mayor extensión a la exposición de sus pensamientos de lo que le hubiera sido permitido en el caso de destinarlo a una audiencia verdadera.

Leer más: Beethoven

A los señores presidentes de las "Sociedades Wagner"

Bayreuth, 1 de enero de 1877. Wagneriana, nº3. 1982
A los señores presidentes de las Sociedades Wagner
Por Richard Wagner

 

    Bien que, en la abertura de las representaciones de mis festivales escénicos que han tenido lugar el año pasado en Bayreuth, haya podido creerme vivamente estimulado a renovar y a continuar la (empresa) comenzada, viendo la impresión satisfactoria que estas (representaciones) habían producido sobre la mayoría del público, no se me ha escapado por tanto que, para conservar en mi empresa la pureza original de su carácter, era necesario esforzarse en volver a su idea fundamental.

Leer más: A los señores presidentes de las "Sociedades Wagner"

Aclaraciones sobre "El judaísmo en la música"

Traducido del francés por Ramón Bau, 2003
Aclaraciones sobre «El judaísmo en la música»
Por Richard Wagner

 

Richard Wagner escribió en su juventud el texto ‘El Judaísmo en la Música’.

Diez y ocho años más tarde escribió este otro texto para aclarar la razón de ese primer texto, y esa aclaración es muy interesante para demostrar su lucha por un Arte nacional, enraizado en el pueblo, libre del poder del dinero y las influencias superficiales y vulgares que el dinero impone.

Este texto no se había nunca publicado en castellano, esperamos que sea de interés por su orientación y por ser de Richard Wagner.

Leer más: Aclaraciones sobre "El judaísmo en la música"

Acerca de la denominación "Musikdrama"

Por Richard Wagner

 

Encontramos con bastante frecuencia en nuestras lecturas desde hace un tiempo la expresión Musikdrama, y también hemos oído hablar de una sociedad berlinesa - por dar un ejemplo entre otros - que se ha propuesto ayudar al desarrollo del Musikdrama, sin que todavía nos hayamos podido formar una idea precisa de lo que tal denominación venga a significar. Ciertamente tengo motivos para suponer que este término fue inventado con vistas a honrar mis últimos trabajos dramáticos etiquetándolos bajo una categoría distintiva, pero cuanto menos me he sentido dispuesto a aceptar el neologismo, tanto más he percibido en todas partes una inclinación para acuñar el nombre como denominación de un presunto nuevo género artístico, el cual habría hecho su aparición para dar respuesta al espíritu y tendencias del momento, incluso a aquellas en que yo no tengo participación, y que ahora se halla listo como una especie de cómodo nido en que todos pueden incubar sus huevos musicales.

Leer más: Acerca de la denominación "Musikdrama"

Charla de Siegfried Wagner en Wiesbaden (24.4.1897)

Sería bueno pensar que la música, que en el fondo es armonía, y que predica tanta paz, felicidad y amor, también pudiera llevar armonía a las personas; desgraciadamente encontramos entre los músicos justamente las más grandes contrariedades. En ningún otro campo del arte, existe tanta envidia, celos, y discordias, como precisamente entre los que representan la música. Esta noche hemos escuchado piezas de Beethoven y Mozart, de Beethoven cuya música respira la más pura paz, de Mozart que nos conmueve a través de su felicidad.

Leer más: Charla de Siegfried Wagner en Wiesbaden (24.4.1897)

Recuerdos

PRÓLOGO

Este librito, “Recuerdos”, lo escribió Siegfried Wagner por encargo del doctor Spemann en el año 1923. Después de 20 años, aparece esta nueva edición no modificada y yo creo que ninguna biografía tan accesible puede acercar al lector al hombre que, entre tanto, murió; él murió en medio de un trabajo lleno de sacrificio por la conservación de la herencia artística de su padre, durante los Festivales de Bayreuth del año 1930, en su sencilla grandeza y austeridad, en su humor inabatible y su gran aplicación, con su juicio insobornable, en su fidelidad hacia los amigos y personas que le ayudaron en los Festivales de Bayreuth, su respeto hacia todo lo grande en el arte y la cultura, así como su apasionado amor hacia la naturaleza, su pueblo y su patria. Siegfried Wagner ha sabido transformar la maldición de Fausto: “pobre de ti que seas un nieto”, en una bendición al cumplir ejemplarmente de su exigencia “lo que has heredado de tus padres herédalo para poseerlo”, y por encima de su vida brillan las palabras del poeta:  “Loado aquel que guarda la memoria de su padre”.

Winifred Wagner, 1943

Leer más: Recuerdos

Correspondencia

Recopilada y traducida por Javier Nicolás. El tilo sagrado, nº3, 5, 8/9 y 11. 1997-1999 
Correspondencia de Siegfried Wagner [1869-1930]
Carta a E. Humperdinck (1892) 
Hotel Roma, Granada, 18 febrero 1892 


¡Cordiales saludos moros mi querido Engelbert desde la maravillosa Alhambra! ¡Al igual que en mi madre, ahora pienso también en ti de todo corazón! ¡Dios mío, qué bello es esto! ¡Es como un sueño! ¡Este edificio, es como un milagro imposible de creer!. Acabamos de llegar de Gibraltar (por Málaga); el viaje desde Londres a Gibraltar ha estado muy bien; nada de mareos. ¡Y el próximo lunes ya nos vamos hacia Singapur en el "Wakefield"! ¿Acaso no estamos locos? ... Aquí me entiendo hablando italiano; y a veces me entienden, y otras no. Los españoles me gustan mucho. Harris te envía muchos saludos. Juntos nos lo estamos pasando muy bien y nos reímos todo el día. Hasta la vista y saludos a los ensayos [del Festspielhaus]. Tu Siegfried.

Carta a Heinrich Chevalley (1896)

Leer más: Correspondencia

Habla Winifred Wagner

Wagneriana, nº30. 1998 
HABLA WINIFRED WAGNER
 

Winifred Wagner. (1) 
Oberwarmensteinach, 32. Landkreis Bayreuth. 
13 de Febrero de 1948. 
Sr. D. Luis Ruiz de Valdivia 
Madrid

Mi distinguido amigo: 
Imposible expresar con palabras la inmensa alegría y sorpresa, así como mi profundo agradecimiento, experimentados al recibir su magnifico paquete de víveres que llegó ayer. Sólo en unas palabras pobres puedo agradecérselo de todo corazón y decirle que con ello nos ha proporcionado Vd. una ayuda grande, no sólo material sino también moral, porque el saber que Vd. en su patria se acuerda de nosotros y de nuestra miseria ya por sí solo supone un alivio muy grande. Su envío me indica además que Vd. y su muy distinguida esposa siguen en su antigua casa, y de todo corazón espero que a los dos le haya ido tan bien como los últimos años lo permitían. Mucho celebraría recibir unas pocas líneas de Vd. dándome noticias de la vida que lleva y de la suerte que han corrido. 

Leer más: Habla Winifred Wagner

Mi labor al frente de los Festivales

En exclusiva para Monsalvat
Mi labor al frente de los Festivales
Por Winifred Wagner

Al morir Siegfried Wagner el 4 de agosto de 1930, en plena época de los Festivales, había ya conseguido, en el breve tiempo transcurrido desde la reanudación de los Festivales en el año 1924, tras la pausa de diez años que representó la primera guerra mundial, llevar al mismo al nivel artístico deseado y renovar su prestigio internacional. Incluso sus bases económicas quedaron aseguradas aun sin subvención estatal alguna. El problema consistía en la continuidad. Pero también de esto se había ocupado el cuidado previsor de Siegfried Wagner, que designó, en su testamento a su esposa como su sucesora.

Leer más: Mi labor al frente de los Festivales

Un cuarto de siglo tras la muerte de Richard Wagner

UN CUARTO DE SIGLO TRAS LA MUERTE DE RICHARD WAGNER (13 de febrero de 1908)
Por Félix Weingartner

Cuando en un día como hoy, hace 25 años, desde el palacio Vendramín, se extendió por todos los países civilizados la triste nueva, el corazón del mundo musical permaneció unos momentos en suspenso. La poderosa arteria que lo había alentado con sus vigorosos latidos había cesado de latir. Ante el ocaso de este radiante sol, las tinieblas invadieron los espíritus de sus seguidores, se tenía la impresión que ninguna nueva primavera volvería a aparecer tras el sombrío 13 de Febrero de 1883. ¿Y ahora qué? Esto es lo que inquietos se preguntaban sus discípulos con rostros consternados. ¿Y ahora qué?, interrogaban con mal disimulado triunfo sus adversarios. ¿Sus adversarios? ¿Somos realmente conscientes de que Wagner tuvo adversarios? ¿Recordamos que el creador de los “Nibelungos” fue duramente combatido, o en la embriaguez de la idolatría hemos olvidado algo difícil de creer: que la calificación de “wagneriano"era motivo de burla?

Leer más: Un cuarto de siglo tras la muerte de Richard Wagner

Subcategorías