Monsalvat, nº67. 1979 
Celebrando el 85 cumpleaños de Karl Böhm
Por Susan Gould

 

Hermann Prey, con el acordeón La tarde anterior, detrás del telón después de “La Clemenza di Tito”, alguien comentó: “Si alguien quisiera borrar la mitad del mundo musical, sólo tiene que soltar una bomba sobre el Kleines Festspielhaus mañana a las 11h. Aunque el chiste fue dudoso, la frase volvió a mi mente muy a menudo el 27 de agosto, antes, durante y después del “Geburtstagmatinee” Organizado por la ciudad y región de Salzburg, el Salzburg Festspiele, y Polydor International, para el 85 cumpleaños del Prof. Karl Böhm. Antes, cuando fui Presentada por Elisabeth Schwarzkopf a Otro miembro del público invitado, Aldo Noni (quien fue Zerbinetta en “Ariadne”, dirigido por Böhm en Viena en el 80 cumpleaños de Strauss), observé la llegada, a pesar de los admiradores y turistas, de Dietrich Fischer-Dieskau, Anja Silja, Christoph von Dohnányl, Hans Hotter, Gundual Janowitz, José van Dam, Jean Pierre Ponnelle, Gunther Schneider-Siemssen, y otros. Mientras la fluyente fila cargada de admiradores de Böhm, llenaba el escenario con Martti Talvela (tocando “Sone of the Flea” de Mussorgsky), Ileana Cotrubas (interpretando dos canciones rumanas), José Carreras (ofreciendo una de las favoritas de Böhm, “Granada“) y Edita Gruberova (cantando “Amor” de Strauss), me encontré con Leonie Rysanek entre el público, Hermann Prey me aseguró que, tocando el acordeón, para acompañarse en la comedia musical sobre palabras, el “Böhmer Wald”, había sentido algo único, aunque así se ganaba la vida cuando joven, y la gente hacía broma con Piero Cappuccilli, por la lluvia que persistía a pesar de sus gafas de sol y su versión de “O sole mio “...

    Pero para volver al “durante”, siguiendo con el homenaje a Böhm y la puesta de “Ardiadne”, la ocasión fue dividida en “Vorspiel” y “Oper”, con Haushofmeister en el personaje Uli Märkle, de Polydor, también responsable, con Peter Mitttermayr, de la escenificación. Todo estaba de punta en blanco para el II Acto de “Ariadne” de Jürgen Rose: la nueva producción, por Rose y Dorn, fue el regalo del Festival a Böhm por sus 85 años, de los que 41 lo han visto presentando a lo largo de 350 óperas y conciertos en el Festival de Salzburg. Representantes de Salzburg y Giulietta Simionato, James King, Marcel Prawy, Christa Ludwig, Hermann Prey, Mirella Freni, Edita Gruberova, Hildegard Behrens, etc.Austria presentaron su homenaje en forma de regalos y discursos (incluso el Presidente de la República, Dr. Rudolf Kirschscläger), y el viejo amigo Prof. Gustav Rudolf Sellner, -igual que Herbert von Karajan- habló más que nadie, regalando a su colega una colección de cintas de las doce óperas dirigidas en Salzburg por el “Grand Old Man”, ¡y acompañó a los miembros del coro del Wiener Staatsoper para cantar (¡Karajan cantando!) un canon de Palestrina. Puntos culminantes: Marcel Prawy, tan popular por sus lecturas de ópera tan informativas y divertidas, “cantó” una parodia Zerbinetta, “Grossmaechtiger Herr Generalmusikdirektor”; James King, presentado por Märkle como “nuestro Bacchus de Ciudad Dodge” se presentó en el escenario con disfraz completo de “cowboy” para dar un relato apasionante de “Dein ist mein ganzes Herz”; un quinteto de viento del Wiener Philarmoniker tocó un divertido pastiche de Wagner, Strauss, Bizet y otros compositores; Christa Ludwig, acompañada por James Levine, dio La Canción de Cumpleaños de Böhm, escrita el día anterior por Leonard Bernstein, una melodía tradicional completa, pero sin letra; el Papageno del momento, Christian Boesch, tocó la guitarra con su asombroso dialecto vienés; Mirella Freni y el Tölzer Knabenchor cantaron “Caro mio Böhm” bajo la dirección-debut de Giulietta Simionato; Simionato, después de los puntos culminantes del día, ofreció su excelente interpretación de “Non so Piu”, aunque cantó en una octava más baja, mostrándose como el Cherubino que fue bajo la dirección del mismo Böhm. El celebrado expresó su agradecimiento en tonos muy tiernos y dulces. Nota final: el “Stadtsaal”, que une el Kleine Festspielhaus con el Felsenreitschule, desde ahora se llama la “Karl-Böhm-Saal”. 
 

 

 

 


Contáctanos