BARBARIDADES ANTI WAGNERIANAS: EL DESMADRE ACTUAL CONTRA WAGNER

 

Es de todos conocido el desastre y el grado de locuras que se hacen con las óperas, y no solo con las de Wagner. Pero hemos querido hacer un resumen desde los años 1990’s de los temas más interesantes de esa epidemia de destrucción artística, no solo como ‘Memoria Histórica’ de la decadencia ética y artística actual sino para debatir también sus excusas y dejar en evidencia sus verdaderas motivaciones.

 

Hay muchas más pero no añaden nada, son repetición de lo mismo, sexo-porno, politización, incoherencia absoluta, ignorancia supina, … cuando se han conocido 10 de las chorradas de esos esceno-destructores, te das cuenta de lo repetitivo, aburrido y falto de originalidad de sus montajes.

 

Por eso no hemos querido ser exhaustivos sino solo mostrar lo suficiente para entender el grado de decadencia y sus razones.

 

 

LAS ULTIMAS LOCURAS DE BAUREUTH 2012

Como desde luego no me acerco a los aquelarres anti wagnerianos de Bayreuth, hoy lugar satánico de la destrucción de la obra wagenriana, me limito a reproducir las descripciones de José Miguel Ferrer Puche es Presidente de la Asociación Wagneriana de Alicante:

 

Sobre El Holandés Errante: "Los vetos del festival de Bayreuth 2012"

Pero vamos a lo que nos interesa, la representación: Comenzó el 25 de julio del 2012. En qué estaría pensando el director artístico Jan Philip Gloger, que se olvidó del capitán de navío condenado a atravesar los mares eternamente hasta encontrar el amor. Ya estábamos avisados. Sabíamos de la amenaza que se cernía sobre nosotros con un ligero cambio algo “moderno”, pero nadie esperaba lo que estaba por llegar… El director de 31 años prefirió sustituir el universo del capitán maldito por el de un hombre de negocios que cruza un mundo carente de amor con una maleta con ruedecillas y un vaso de café. Este hombre rico e infeliz derrocha su dinero contratando prostitutas y hasta lo quema. No sé dónde esconderme. Entre abucheos del público y algunos débiles aplausos, de súbito me siento tan espantado, que tengo la sensación de no saber a qué ópera estoy asistiendo, tal es la desventura de estos cambios tan faltos de romanticismo y sentido dramático.

Sobre Lohengrin: "Cisnes y ratones en la despensa del festival wagneriano"

El director de escena, Hans Neuenfels, planteó una ridícula producción en la que la ópera se fija en un laboratorio rodeado de ratones, ratones como metáfora de las masas y de su conducta de aceptación mundana de cualquier oferta, de cualquier utopía (la del malvado Telramund, la del justo y bondadoso Lohengrin o la aún desconocida de Gottfried). Unos cuantos roedores (más de 50) de todos los colores posibles y tamaños, no solo convierten en ruinoso el espectáculo, sino que andan muy alejados del simbolismo y mitología representados en el cisne wagneriano

Sobre Tannhäuser: "Aberraciones copulantes en el Monte de Venus"

El montaje escénico delTannhäuser de Sebastian Baumgarten es un farragoso compendio ideológico que condiciona la escenografía y el desarrollo dramático. Utiliza la ópera como plataforma de una concepción sociocrítica en la que se ve a una futura sociedad altamente tecnificada y posthumanista, articulada actualmente en la bioética. Esa idea queda plasmada en un escenario único: una instalación denominada “tecnocrat” (del artista holandés Joep van Lieshout), que contiene calderas de fermentación, depósitos de biogás, cisternas de alcohol, bidones, mangueras, etcétera. En ese “tecnocrat” hay dos niveles: el subsuelo o Venusberg, donde se mueven los instintos más sexuales con Venus embarazada, quimeras y otras aberraciones copulantes, e incluso figurantes disfrazados de espermatozoides; y el nivel superior o Wartburg, que pertenece a esa comunidad racional posthumanista con el Landgrave Hermann como máximo supervisor.

 

 LA MANIPULACION POLITICA DE WAGNER… EN LA DEMOCRACIA:

ALGARADA EN 'TANNHÄUSER'

 

Curiosamente se acusa siempre de manipular a Wagner en el III Reich, cuando allí nunca se puso un símbolo político en la escenografía de una obra de Wagner… pero ahora se hace muy a menudo, la última bien sonada en Berlín.

 

Rosalía Sánchez | Berlín

Se abre el telón. Durante la 'Obertura' de 'Tannhäuser', actores desnudos caen a tierra desde una cruz hecha de cubos de vidrio y envueltos en niebla. Son cámaras de gas. Varios matones de las SS, junto a Tannhäuser, asesinan a una familia en un brutal tiroteo. El director Burkhard C. Kosminski sitúa la legendaria acción del castillo de Wartburg durante el régimen nazi y la asocia con el nacimiento la República Federal Alemana, en la 'época Adenauer'. No ha transcurrido ni media hora de función cuando buena parte del público se levanta de sus asientos entre abucheos y abandona la ópera de Düsseldorf.

La imagen de Tannhäuser como un criminal nazi y la alusión al antisemitismo de Wagner, en medio de los preparativos del aniversario, han sido demasiado para el público alemán. "¡Esto es un insulto!", gritaban algunos indignados, lamentando no tener a mano objetos contundentes que lanzar al escenario. El director intendente de la ópera, Christoph Meye, se vio obligado a interrumpir el estreno para pedir al público que se contuviese en su reacción. Pero aunque la obra continuó después hasta el último compás, en el que un niño superviviente perdona a Tannhäuser la culpa de sus crímenes, la concepción escénica de Kosminski, una descabellada dialéctica entre el eros y el ágape, entre Venus y la Virgen María, entre la sensualidad y el ascetismo, había colapsado mucho antes de que la orquesta terminase la partitura.

 

 LAS ÓPERAS ESTÁN PARA SER PROSTITUIDAS 

En el ABC del 8-6-92 Joan Matabosch, que está en la dirección artística del Liceu, afirmó por escrito y de forma clara cual es su labor:

“Digamos desde aquí para zanjar el problema, que a nuestro juicio las óperas existen para ser interpretadas, manipuladas, contradichas, trascendidas o prostituidas si es preciso.”

 

Lo dijo defendiendo una de las estupideces de Kupfer en su Tannhäuser (que no de Wagner) con tubos de neón, un descomunal sex-shop con proyección de porno… y por supuesto ese prostituidor (macarra se llama al que prostituye a otros) marxista anti religioso, pornográfico, decadente, corrupto   uno de los ejemplos máximos de la destrucción absoluta del mensaje wagneriano en sus dramas. En esa miseria de Tannhäuser lo que hay en escena no tiene nada que ver con el texto ni con el mensaje del texto… y como ese texto y mensaje wagneriano no gusta a los decadentes como Kupfer, pues aprovechan sus cargos para ‘protituirlo’ y además cobrando por ello… ¿macarra no es quien prostituye y cobra por ello?.

 

EXCUSAS DE LOS DEFORMADORES ANTI-WAGNERIANOS

 

En la Editorial de la Revista Musical Catalana, nº 278, de diciembre 2007, se pretendía defender las puestas en escenas incoherentes y absurdas actuales, con este argumento:

“no perpetuar unos modelos programadores repetitivos y rutinarios que acusan signos claros de un desgaste cada día más perceptible”.

O sea: se trata de la ORIGINALIDAD, cambiar siempre, no hacer nada repetitivo. Un día Parsifal pasa en un manicomio, otra vez en un centro comercial, la siguiente en la Muralla china y así van cambiando… pero jamás volver al Templo del Graal, eso ya está visto.

La incoherencia entre poema cantado y escena no importa, lo importante es la originalidad.

Por favor, nunca más editar la tan repetitiva novela del Diario de Ana Frank pasando en la Holanda ocupada por los nazis, sino hacerla editar pasando una vez en una tribu africana invadida por otra tribu caníbal vecina y otra vez pasaría en el Tibet invadido por Mao …. No seamos repetitivos.

 

Otros indican que los ‘modernos’ resaltan la ‘esencia’ de las obras y no su entorno temporal. Ah!, esta es muy buen excusa. Por ejemplo las películas sobre la guerra civil española deberían cambiar la banda hablada y tratar de la guerra de Ruanda para ser ‘más modernas’. Y las que tratan de Dachau deberían tratar en la banda hablada de los campos palestinos.. Sería la misma esencia o ¿no?.

Sabemos que solo se destrozan los temas clásicos que no gustan a los politicastros y progres de siempre.

 

Hay otra excusa, como la que usa Kupfer para hacer una estupidez de las suyas en el ‘Fidelio’ del Festival de Granada de 2002:

“No hay drama mayor que el que proporciona la música de Beethoven. No necesita decorados”. La excusa es mala, pero es que además Kupfer si pone decorados, solo que no tienen nada que ver con el texto que se canta. Para colmo declaraba (La Vanguardia 28-6-2002) “Uno se acerca a la música sin fijarse en nada más”, y en cambio organiza unos porno shows absolutamente demenciales que despistan totalmente al público cuando se fija en ellos.

 

Podemos aun recoger las excusas de Jordi Coca el 19-2-2001 sobre los Regietheater: “’sin trasgresión no hay progreso” y luego cita a Mahler “La tradición es negligencia”. Perfecto si se representasen óperas modernas, actuales, de compositores de hoy, que fueran todo lo progresistas que quieran. Mahler quería decir que si los compositores no cambian, la música estaría aun en el barroco. Claro que hay que evolucionar, y comprobar si ese cambio gusta y es comprendido por el público, si llega al espíritu y se hace ‘nueva tradición’. Pero como los compositores de óperas actuales son malísimos y sus obras no las soporta nadie, se dedican a estropear las del pasado. Y eso no es progreso. La trasgresión no es poner porno en escena sino generar un nuevo modelo musical que sea apreciado por su calidad por el pueblo, que al fin y al cabo es el que debe juzgar la obra de arte.

 

En una palabra: todo son excusas y mentiras.

 

REPERTORIO OPERÍSTICO Y SU ACTUALIDAD

 

Uno de los debates más constantes es el papel de la ópera en el mundo actual. Muchos ‘intelectuales’ que apoyan las estupideces escenográficas actuales se basan en la idea de que es la única forma de ‘actualizar’ el mundo operístico.

Esta idea es falsa y la mejor demostración es que pasa lo mismo en el mundo teatral: hoy en día es imposible asistir a una representación de ‘La vida es sueño’ de Calderón sin que la escena sea tan extravagante y bestia como las de las óperas deformadas.

Bieito, por ejemplo, destruyó totalmente un ‘Hamlet’ de Shakespeare en Edimburgo, allí en la propia Gran Bretaña, cambiando totalmente la época, reduciendo el texto a solo 2 horas, y haciendo lo que le dio la gana incluso con los personajes y sus textos. Basta ver La Vanguardia 21-8-2003 para comprender que la destrucción de Hamlet es del mismo entorno, sentido y forma que la de las óperas.

Por supuesto el Macbeth en el teatro Romea del mismo destructor en febrero 2002 fue un festival de porno, además de poner en el escenario un sofá, un poster caribeño, una nevera, una barbacoa, un leopardo de porcelana y algunas cosas de similar interés.

Y no se trata de un tema aislado, todas las producciones teatrales clásicas son deformadas, y en todos los países.

No es pues un problema de que la ópera no tenga compositores actuales, el teatro si tiene autores actuales que tratan los temas actuales (su calidad es otro tema). No es eso, tanto en la ópera como en el teatro la destrucción de esos ‘asesinos de obras clásicas’ está promovida por el odio al mensaje espiritual, anti materialista, elevado y profundo del mundo del arte clásico, quieren ocultarlo, falsearlo, convertirlo en un mensaje actual decadente y bajo.

 

Pero analicemos el tema en base a uno de esos defensores de la ‘modernidad’ operística, José Luis Téllez en La Vanguardia-Cultura 25 septiembre 2002.

Expone que la gran mayoría de las óperas de los repertorios en todos los teatros son de obras anteriores a 1940, mientras que las óperas de compositores actuales no se representan o si lo hacen solo se hace unas pocas veces.

Habla de autores actuales como Henze Berio, Eotvos, Holler, Boesman, Schönberg… y la pregunta que se hace es por que no se representan obras de estos autores. Dice “¿Cómo se van a crear públicos nuevos si el grueso del espectáculo reposa en los mismos siempre eternos 60 títulos, centrados en sui inmensa mayoría entre el neoclásico y el romanticismo?”. Indica que ninguna de las obras representadas hoy en día “se rebasa el lenguaje tonal”. .. y termina alucinando con que eso es estar lejos de ‘la normalidad democrática’ (ni idea de que tiene que ver la democracia con este tema).

Como no se representan autores tan ‘destacados’ (y nulos) como Holler o Eotvos, pues se debe deformar a Wagner y Verdi.

Curiosamente en todo el texto Téllez no se plantea si el que no se pongan obras ATONALES y de autores tan lamentables no sea debido a su absoluta falta de calidad, de belleza musical, de interés artístico, de que no gusten sus obras en absoluto, que sean insoportables.

Ya decía Teresa Berganza en El Periódico 9-8-1999 que “Si las óperas contemporáneas fuesen buenas estarían en el repertorio en todo el mundo, pero se hacen una vez y no se vuelven a hacer más”. “Pero ser contemporánea solo significa ahora hacer ruido y una absoluta falta de melodía”.

El director de orquesta Carlo Maria Giulini en La Vanguardia 14-6-2001 expuso lo mismo: “¿Hacia donde va la música contemporánea?. ¿Conoce alguien a un compositor contemporáneo cuya música se interprete en todo el mundo?. El silencio que recojo es la única respuesta”. No existe música contemporánea en los conciertos porque es muy mala, no gusta a la gente.

Pero si se quieren ‘espectáculos operísticos’ modernos, efectuados hoy en día, podemos relatar como en el Liceu 2002 (en el Foyer) el conjunto de travestidos ‘La Gran Scena Opera’ con música propia de Todd Sisley dio una parodia de óperas… es todo lo que esos elementos homosexuales han sabido hacer… una burla decadente de la ópera.

 

O bien podemos recordar la ’ópera’ (más bien el circo cantado) titulado ‘D.Q. (Don Quijote en Barcelona) con música de un tal José Luis Turina (del que afortunadamente nunca más se ha oído hablar) con un montaje de ‘La Fura dels Baus’ de los que si seguimos soportando montajes circenses.

Se pasó en el Liceu 30 septiembre 2000, con un fracaso total, el público se aburrió tanto que ni siquiera aplaudió. Eso si, era ‘espectacular’ según los críticos el despliegue circense, pero la música, atonal, era espantosa.

En La Vanguardia dice ‘El libreto de D.Q. no es aceptable para nadie que sepa hacer algo más que la O con un canuto’. Seguramente nunca más se repondrá ese bodrio, y esto es lo que pasa con las llamadas ‘óperas modernas’, que aburren, fastidian y son un asco. No por modernas sino porque los compositores son malísimos y los argumentos peores. Tratan de salvar el tema con circo, trastos y aparatos, y lograran solo un público de niños aficionados a los equilibristas y los mecanos grandes….

Podemos recordar a Michael Nyman que en Santiago de Compostela estrenó en agosto 2000 su ‘ópera’ ‘Facing Goya’, que luego fue a Perelada, y allí acabó su camino lamentable. El Periódico de 5 agosto 2000 ya indicaba que era uno de los más horrorosos libretos jamás vistos, ‘hasta niveles vergonzosos’.

Tres horas, un aburrimiento absoluto, por supuesto per4cusión y guitarra eléctrica, los cantantes con amplificar, y con proyección de imágenes (por supuesto sale Hitler, no puede faltar, aunque el tema es de Goya según parece), es un ejemplo de estas óperas modernas que jamás volverán a escena afortunadamente por lo malas y aburridas.

 

Pero los Téllez del mundo exigen que al público le gusten los ruidos atonales y los gritos de esos nuevos compositores, es una obligación ‘democrática’ según parece.

 

FUNDAMENTOS ERRÓNEOS DE LAS CRITICAS A LAS BARBARIES ACTUALES

 

Vamos a analizar las críticas que se han manifestado de forma más agresiva contra un par de cafradas provocativas de Bieito que han sido las más criticadas, con pateos, silbidos, folletos y protestas manifiestas.

Pero hemos de tener cuidado con las críticas y sus razones.

Tenemos un “Ballo in maschera” con sodomización en escena de un prostituto por personajes uniformados de fascistas. Retretes colectivos en la escena con gente encima defecando. No digo el resto, todo cutre y asqueroso.

Y luego un ‘Don Giovanni’ en el mismo y aburrido sentido. Porno, drogas, chusma, tíos vestidos del Barça, coches para hacer el sexo, en fin… lo de siempre.

 

El público protesta cuando ve los lavabos en escena, se enfada cuando hay una sodomización o cuando se drogan los personajes convertidos en proxenetas.

Es normal pero es una equivocación, parece que sea por los temas concretos de sexo o drogas, etc… y no debería ser ese el motivo de las protestas. La barbaridad está en cambiar el sentido de la ópera, la incoherencia absoluta entre el texto cantado, el argumento para el que el autor escribió la partitura, y las tonterías que salen en escena, sean porno o fueran monjas de clausura… cualquier deformación completa es nefasta. Si, es cierto que además los destructores actuales son también cutres, sucios, chusma decadente, traumatizados por el sexo, degenerados… pero eso es un añadido, aunque la deformación la hicieran personas conservadoras el error de base sería el mismo.

No es el porno lo que nos preocupa, a estas alturas ya conocemos la suciedad mental de esa gente, esto no nos escandaliza nada, lo insoportable es la destrucción de la obra, el desprecio a los autores, a Mozart, a Wagner, a Verdi… eso es lo criminal.

 

Por eso cuando estos decadentes contestan a las protestas: “Los espectadores que no gusten de Bieito pues que no vayan….” tendrían razón si se anunciara una obra de Bieito, con no ir… el problema es que anuncian y venden la obra de Mozart o Verdi, ellos destruyen las obras de otros, no las suyas. Que Bieito escriba una obra o destruya la obra de un autor actual que le dé permiso para ello, entonces por mi como si pone un cerdo en escena.

Por supuesto las protestas no sirven de nada… el Matabosch del Liceu declaró “El Liceo respeta la opinión del público, pero no se ha de magnificar este tema. No es el público del Liceu el que se ha rebelado sino un sector muy concreto, enemigo de las novedades”.

Vaya, ha debido hacer una encuesta entre el público del Liceu y sabe que los ‘malos’ no son ellos sino unos fascistas reaccionarios infiltrados.

 

LOS DEFORMADORES TIENEN LA PRENSA Y MEDIOS A SU DISPOSICIÓN

 

En la Vanguardia 18-4-12 a toda plana: “El Foro de la ópera apuesta por el riesgo”

Un inglés, McMaster y el escocés Mac Millan junto al alucinado Bieito abren el ‘Fórum de la Ópera Europeo’, todos son radicales destructores, ningún defensor de la coherencia escenográfica.

La primera declaración: “Los teatros de ópera deben tener un compromiso hacia lo radical y no temer a lo nuevo”

El Presidente de la Asociación de Teatros de Ópera es el súper extravagante Matabosch, que solo sabe poner en el Liceu cosas absurdas y sin coherencia alguna. Que por supuesto dice cosas tan idiotas como: “Es un error darle al publico lo que supuestamente quiere… el público está interesado en lo arriesgado, en lo diferente, en lo sorprendente”. Así que aunque no lo quiera hay que hacer tragar al público la basura que gusta a los políticos dirigentes de turno.

 

MacMillan, autor de la ópera actual ‘The sacrifice’, que no ha visto nadie ni nadie compra ni a nadie le interesa fuera de la prensa …. “el compositor necesita la práctica de componer. Antes para los músicos componer óperas era como respirar. Esos vínculos se han roto”. Si, estos llamados ‘compositores’ actuales han perdido toda inspiración y solo saben hacer ruidos.

Por su parte Bieito, siempre encumbrado por el poder, quiere convertir la ópera en “una plataforma de comunicación con el público de hoy, que le hable de sus problemas …. La ópera como todo arte también es política”, quiere politizar las obras, pero no las suyas (a las que nadie escucha ni le interesan) sino deformando las obras del pasado.

 

UN ‘PARSIFAL MANICOMIAL’ Y OTRO EN UN GHETTO NEGRO DEL BRONX

 

Claus Guth, ponemos el nombre del asesino del ‘Parsifal’ para que si lo vemos en alguna obra de Wagner futura no vayamos a ella ni en broma, es el culpable de la primera aberración.

En Febrero 2011 La Vanguardia, nos refleja Roger Alier la sorpresa (a estas altura no tanta sorpresa, de barbaridades se hacen cada año mayores) ante el Parsifal del Liceu (para algo ese destructor de óperas Matabosch lo dirige) que sitúa la escena en un Manicomio… si, increíble pero cierto. Y eso para celebrar la 100ª representación del Drama Sacro de Wagner.

Para que decir que toda la representación es una inmensa chorrada sin sentido ni coherencia alguna con el texto que se canta.

Luis Racionero el 9 Marzo 2011 en La Vanguardia fue el único al que se le permitió escribir contra este desastre de forma clara y contundente.

“He dicho basta, me niego a ser cómplice de la estulticia de escenógrafos que van de modernos pero son incapaces de mejorar un ápice, con posibilidades modernas, el rendimiento expresivo y emotivo de las obras maestras”.

 

Como todos los destrozadores odian al autentico sentido y mensaje del ‘Parsifal’, en cuanto cae en sus manos lo deforman del todo. Michael Grüber ya en 1997 había presentado en el Festival de Florencia un Parsifal convertido en un cuento de mendigos del Bronx. El Pais 5-mayo-1997.

El bosque de Monsalvat es una zona industrial derruida del Bronx, los caballeros del Graal son mendigos negros e hispanos, Klingsor es un dirigente del porno y Kundry su fulana preferida, y el Viernes Santo se representa en una heladería moderna…. Desde luego no se entiende nada del texto que se canta, pero eso ya es algo normal hoy en día.

 

LA PORNOGRAFÍA EN EL ‘TANNHAUSER’ O EN LAS OBRAS DE PUCCINI

 

¿Qué mejor forma de anular el mensaje wagneriano del Tannhäuser que convertirlo en un prostíbulo pornográfico?.

En 2008 se presentó en el Teatro Real de Madrid la versión porno del Tannhäuser de Ian Judge (otro al que no hay que ir a ver nunca) proveniente de Los Angeles. Incluso el tenor Peter Schiffert que hacía de Tannhäuser se sorprendía en una entrevista de estar en el escenario con actores del porno seleccionados por ese Judge… se sorprendía de “que el público no tenga problemas en ver sobre el escenario tanta pornografía”.

No es de sorprender pues las barbaridades actuales han hecho que ya nada sorprenda, hoy ya no hay nada ‘original’ en cualquier mamarrachada sobre una obra de ópera.

Por supuesto lo pornográfico es casi lo de menos, toda la obra es un disparate escenográfico. Cada acto pasa en una época distinta (con lo cual nada del poema dramático tiene sentido… ) así que ¿Que importa un poco de porno?.

 

Pero no hay que creerse que solo hacen porno con Wagner. No, para un Bieito todo es porno, su personalidad es eso, pornografía. Así que ‘Madam Butterfly’ de Puccini, una obra tan sensible y delicada, la convirtió en la Komische Oper de Berlín en ‘un contexto de turismo sexual actual’, y la ambientación “con referentes estéticos en el mes de Oriente del Corte Inglés…”, tal como declaró en La Vanguardia 21-9-2003. Y la foto de un turista haciendo el sexo con una oriental nos muestra la podredumbre mental de ese tipejo.

 

LA GENTE NO ENTIENDE LAS OBRAS DE WAGNER REPRESENTADAS POR CHEREAU

 

La gran cantante Waltraud Meier en ‘El País’ 9-1-2008 ya declaraba que “Muchas veces las interpretaciones que se hacen de Wagner son tan artificiosas que no se acercan ni por asomo a su verdad”.

Y seguía: “En mi país Wagner se está desdibujando. No se le entiende con profundidad en muchos casos. Me encontré a una señora en el metro de Munich que me reconoció y me dijo que ya no se entiende bien a Wagner. Le propuse que escribiera una carta al director de la ópera, y me contestó que ya lo había hecho y que le había contestado: “Señora, estamos muy satisfechos de que no le guste a todo el mundo”. ¡Hay que ser arrogante y engreído!”.

 

Si, los políticos y enchufados que dirigen los teatros de Ópera actuales no les interesa el público ni que gusten sus chorradas. Y menos aun les interesa que se entiendan las obras de Wagner, no faltaba más que se entendiese su mensaje anti-materialista de Amor y Redención.

 

EN LA TV POPULACHERA LA ÓPERA ES COMO UN CUENTO CHINO

 

La manía actual es que los programas de Tv que tratan temas de altura y cultura deben ser rebajados al lenguaje vulgar cuando no chabacano.

Un ejemplo fue la serie ‘Cinc cèntims d’ópera’, que hubiera estado bien si se hubiera tratado con seriedad y altura cultural.

Un ejemplo de esa tendencia a rebajarse es un comentario de Roger Alier y de su contertulio.

 

Tratando de La Walkiria, cuando Wotan se enfrenta a Fricka, y debe ceder a las leyes de las runas, condenando a Siegmund pese a no desearlo en absoluto, Alier y su compañero tratan el tema como si no hubiera entendido nada:

“Primero Wotan intenta resistir pero Fricka insiste tanto y tanto, y tanto y tanto le aprieta, que Wotan renuncia a su plan y, resignadamente, le dice que dejara morir a Siegmund”.

Y el contertulio aun lo rebaja más todo: “¡Es que Wotan es un calzonazos como una casa de pagés!. ¡Esto no es un dios ni es nada, es un esclavo!”.

Y Alier corrobora el rebuzno: “Si, si, es un calzonazos acabado”

 

O es que no saben nada de la obra de La Walkiria o es que simplemente hablan como si estuvieran en una taberna de borrachos explicándola.

Wotan no cede ante Fricka porque ella insista mucho, sino porque tiene en su lanza su poder, su poder son las runas, las leyes que él mismo ha dictado y que fundan su poder. No puede ir contra sus leyes, y ese es su drama. Ni calzonazos ni nada de eso. El drama de Wotan es el del Poder que tiene que dilucidar entre lo justo y lo legal. Cuando el Poder solo tiene la Ley como fundamento, pierde la capacidad de defender lo justo.

 

LA ‘FURA DELS BAUS’ EN CAMISA DE ONCE VARAS

 

Por supuesto no saben nada de Wagner, pero C. Padrissa no necesita saber nada para destrozar alguna obra que pongan en sus manos.

Le dejan hacer un ‘Siegfried’ y hace lo de siempre: grandes aparatos, pantallas, trastos de todo tipo, grúas, vestidos sicodélicos, ‘artefactos’ como los llama el ABC del 15-6-2008.

Y cuando hacen la Walkiria es lo mismo, con un Hunding convertido en un Neanderthal y Sieglinda va a cuatro patas, todo pasa en el Amazonas, y va repleto de sexismo freudiano…

Que todo ello no tenga nada que ver con el poema de Wagner es intrascendente para una ‘troupe’ de ignorantes como la Fura, que solo saben crear espectáculos de circo para aburridos burgueses y jóvenes borrachos en fiestas de pueblo.

Pero como entre los asistentes en Valencia estaba gente de la ínfima categoría de un Francisco Camps, Presidente de la Generalitat Valenciana, pues ya va bien que se hagan este tipo de burradas en su honor.

Lo triste es que toda esta basura costó 3 millones de euros…

Cuando en Alemania, en la Trienal del Rhur, les encargaron una ‘Flauta Mágica’ de Mozart, la cosa fue más lejos: la Fura cambió los textos de Mozart hablados por otros nuevos … es un paso más de la estulticia en destrozar las obras clásicas (El País 9-9-2003). Claro que la Trienal del Rhur esta dirigida por Gerard Mortier, uno de esos políticos-directores especializados en hacer cafradas.

Muchos creerán que la culpa es de La Fura del Baus, y no es así. La Fura y el Padrissa son personas del circo, cuando hacen algo como su espectáculo ‘Imperium’ no tenemos nada que objetar, están en su derecho de montar grúas y trastos, desnudos y porno, junto al ruido electrónico… allá ellos. La culpa es de los Matabosch y demás politicastros puestos al mando de los teatros de ópera a dedo, sin selección profesional alguna, pagados por los gobiernos, que son los que llaman a ignorantes y marionetas de circo para hacer una obra de Wagner. Es como si un alcalde encargara un rascacielos a un peón de obra. La culpa principal del desastre no es del peón (en todo caso solo sería culpable de no rechazar el encargo por decencia personal).

 

UN CINEASTA SIN IDEA DE MÚSICA ACUSA DE ‘MEDIOCRE’ A WAGNER

 

Werner Herzog es un director de cine que nunca tuvo idea ni le gustó la ópera. En ‘La Vanguardia’ del 3-2-1999 declaraba “”Nunca antes he visto esta ópera, no soy espectador de ópera lírica…. Antes de ir a una ópera me voy a un partido de futbol”.

Pero los políticos de la in-cultura actual en vez de dejarle ir al futbol le encargaron la escenografía del Tannhäuser de Wagner en Teatro Real de Madrid de 1999.

Y como los asnos, además de ignorantes, rebuznan, Herzog no dejo de rebuznar y declarar que “Wagner era una personalidad tan mediocre”. Por supuesto su montaje no es mediocre, es nulo, para algo declaró “todo el escenario está vacío de elementos, pues el escenario es aire y luz”, genial, así puede hacer igual un ‘Tannhäuser’ que una ‘Aida’, Herzog ‘el nulo’ puede destrozar cualquier ópera, total está siempre todo vacío.

Para valorar a Herzog podemos ver sus declaraciones del 6-enero-1998 en La Vanguardia sobre la ópera y su público:

“El público de ópera es sádico y tiene sed de sangre”…. “como espectador la ópera me irrita”, así que después de todo es la persona idónea para destrozar una ópera.

 

COMO SE ‘INSPIRA’ UNO DE ESOS DESTRUCTORES ANTI WAGNERIANOS

 

El relato en ‘El País’ 31-3-2007 de Alex Rigola, del Teatre Lliure, es una buena forma de entender como esos necios ‘escenógrafos de pacotilla’ llegan a las barbaridades que presentan.

Por supuesto Rigola nunca había hecho ópera ni tiene idea de Wagner, pero eso suele ser una condición previa para que se encargue a alguien un montaje actual. La ignorancia es el primer mérito para que Matabosch encargue a alguien una escenografía. Si saben algo de Wagner ya son poco fiables, igual hacen algo bien hecho, cosa inadmisible para los políticos de la infra-cultura actual como Matabosch.

Para un montaje de ‘El Holandés Errante’ para el Liceu en 2007, ese nefasto elemento nos describe sus proyectos:

Primero pensó en convertirla en una aventura de una nave espacial. Luego la quiso poner en el desierto de México siendo Senta una mexicana que desea ser estrella del pop americano… así de fuerte. Y por fin, ‘moderándose’, hizo que pasara en Noruega en una fábrica de conservas.

Para colmo considera que no le interesa el tema de la Redención por amor, base de la obra, así que ese tema no existe en su invento.

Veamos lo que dice ese Rigola en ABC 1-4-2007: “Dirigir una ópera es una profesión distinta de la director teatral. No es lo mismo, así como en el teatro lo importante es la adaptación de un texto, en la ópera lo que manda es la música”.

Es evidente que Rigola no tiene ni idea de Wagner y de su obra. Se cree que la música es lo esencial, que el texto no importa nada, no es un drama musical sino solo ópera musical, por eso la representación no importa, hace lo que se da la gana, la música es lo único importante. Son ignorantes, ni idea de Wagner y su obra. Es una vergüenza que gente tan corta y sin conocimiento alguno se les deje tocar las obras de Wagner.

 

CUANDO WOTAN DEBE SER UN NEGRO POR ‘POLÍTICA CORRECTA’

 

La locura de los políticamente correctos llega a las obras de Wagner. En el Festival de Aix en Provence del 2007 dieron una Walkiria, y como Brunilda la interpretaba una danesa rubia, el responsable de la obra, un tal Braunschweig, además de estropearla con su puesta en escena, indicó que un Wotan blanco era excesivamente racista, así que impuso un jamaicano negro, Willard White sin categoría para ese papel, pero que eliminaba ese ‘terrible problema racista’.

Pronto habrá alguno que en Tristan e Isolda pondrán un ‘Isoldo’ travestido para evitar algún trauma sexual del escenógrafo

 

 

LA LOCURA DE BAYREUTH 2012: UN HOLANDÉS DEMENCIAL

 

25 de Julio 2012, Bayreuth se gana una vez más la medalla del anti wagnerianismo con un "Holandés errante" que abre el Festival de Bayreuth, contando con la canciller Angela Merkel encabezando la peregrinación de políticos y chupa cámaras de TV.

Desde luego ese supuesto ‘Holandés’ es una estafa, se plasma en un hombre de negocios, de hotel en hotel, con la maleta rodante a cuestas, entre luces de neón, cajas de cartón y la precariedad de los tiempos de crisis.

El asesino escénico, Jan Philipp Gloger, escuchó abucheos pero eso ya no importa, nunca se hacen caso a los abucheos a los esceno-miserables actuales. Total las óperas son para prostituirlas y no para agradar a la gente.

Hubo además el escándalo de última hora, del tipo histeria politiquera, en torno al bajo barítono previsto para el "holandés", el ruso Yevgueni Nikitin, apeado del programa por una inoportuna cruz gamada tatuada en el pecho. Eso si es inadmisible, que se infecte la obra de Wagner con chorradas absolutas se financia y apoya, pero que un ruso en su juventud se tatuara una cruz gamada es inadmisible.

En este año se van a estropear además del "Holandés-comerciante", un "Tristán e Isolda", "Lohengrin", "Tannhäuser" y "Parsifal"-, a la espera del nuevo "Anillo del Nibelungo", el próximo año, donde el dúo diabólico de las biznietas del compositor Katharina y Eva, harán alguna nueva barbaridad sonada para ganarse el dinero que las pagan.

 

IDOMENEO: LAS CABEZAS DE DIOSES EN LA OBRA DE MOZART

 

Por supuesto si destrozan a Wagner, no se van a parar ante Mozart. El Idomeneo de Mozart cayó en manos del criminal de turno, esta vez Hans Neuenfels, a quien su ignorancia no le llevó a menos que colocar las cabezas de Jesús, Mahoma y Buda en medio del escenario.

En La Vanguardia 2-10-2006 podemos leer:

“Neuenfels manoseó a Mozart sin rubor. Siguiendo la costumbre contemporánea de introducir peregrinas formas y tópicas ideas (generalmente políticas o ideológicas) en las grandes creaciones de los clásicos. En Cataluña estos piratas tienen gran fama. Y son devotamente estimulados por los poderes públicos. Colocan, por ejemplo, urinarios en escena y logran tocar las narices a algún espectador incauto. Le llaman provocación, pero cien años después de que Tristan Tzara orinara en una biblioteca, la provocación, especialmente si es patrocinada por la hacienda pública, requeriría cuanto menos el filtro de una crítica severa” (Si, estas chorradas no son provocaciones sino papanatismo de progresistas de la gauche divine, burguesitos de izquierda rellenos de drogas y pretensiones.

 

LA PRENSA MIENTE BUSCANDO EL ESCÁNDALO Y POR IGNORANCIA

 

Muchas veces leyendo las tonterías que se publican sobre Wagner uno piensa que es la mera ignorancia de los periodistas la culpable, pero una buena parte de la culpa es la manía de la originalidad y el escándalo.

No es de ‘buen periodista’ decir la verdad, sino buscar escándalos, portadas, que los títulos llamen la atención y sean novedosos, aunque mientan-

 

Un ejemplo preclaro de esta actitud es la revista ‘Wagner Journal’ dirigida por un desgraciado llamado Barry Millington. Para sacar el número 1 de la revista debía encontrar la forma de provocar atención a los tontos y escandalo a los que se creen la letra impresa.

Así que en su nº 1 se dedicó a ‘demostrar’ que Wagner era, ni más ni menos, que un travestí en la intimidad.

Para ello no se le ocurrió mejor prueba que asegurar que incluso Parsifal “es una obra de lucha con lo carnal y dolor causado por el deseo sexual, En el segundo acto el héroe se esfuerza por superar el atractivo sexual de las doncellas de las flores… Es evidente que necesitaba esa atmósfera refinada, casi fetichista”.

Así una obra sacra sobre la compasión y el amor divino, se convierte en manos de esa gentuza en una obra sexista y fetichista… eso mismo le pasaba al enfermo sexual Freud, sus demencias las creía generales para todos los demás. Millington es posiblemente un enfermo fetichista y necesita que lo sean los demás también.

 

Así puesta la primera piedra, toda la obra de Wagner es sexual y fetichista, luego se basa en las cartas de Wagner donde pide ropa y perfumes para Cósima a Paris, y por supuesto el necio de Millington asegura que las pedía para su uso propio. Estas cartas son bien conocidas desde hace años en la correspondencia con empresas de Paris y con Judith Gautier. Pero el autor habla de ‘una carta inédita’ (donde pedía un traje para Cósima) como si hubiera descubierto algo nuevo, dando así la impresión de que esa carta demostraba el ser travestido.

Los pedidos eran de Wagner para regalarlos a Cósima, hay varias cartas bien conocidas, y muy claras, que indican incluso las fechas de los regalos, Navidad, cumpleaños de Cósima, aniversario de boda, etc…

Por supuesto toda esta cochambre encontró eco en el Diario ‘El Mundo’ 2-3-2007, sección de ‘Cultura’, y solo esta estupidez se reseña a toda página con el título ‘’Usaba ropa interior de seda, necesitaba una atmosfera fetichista”. No dice nada más de Wagner o del resto de contenido de la revista, toda la ‘cultura’ que interesa al diario es lo escandaloso.

 

Hemos llegado al extremo de que una revista nueva de tema wagneriano se estrena con semejante barbaridad… y la prensa de Wagner solo le interesa fomentar escándalos sin conocimiento alguno del tema.

 

LOS DESTROZADORES POBRETONES

 

No todos los criminales escenógrafos pueden disponer de millones de euros para inventarse una barbaridad cualquiera, o no tienen la fama y el apoyo necesario para que se acepten sus demencias.

Así que los pobres de presupuesto o apoyo deben hacer escenografías menos brutales, pero que tengan ORIGINALIDAD suficiente para que se hable de ellas con cierto escándalo y lograr poco a poco poder hacer alguna burrada a lo grande.

 

Pongamos por ejemplo la Ópera de Valonia en Lieja, en el 2003 presentando una Tetralogía inventada por Bob Wilson, que ya la había logrado vender en Zurich 2002 y Paris 2000. Su escenografía es espantosa pero no pretende inventarse otra historia distinta, como hacen Bieito o La Fura, sino poner tratos y personajes acordes a la historia que el texto canta pero de formas extravagantes, feas y deformadas.

Este tipo de montajes son muy dañinos precisamente porque los espectadores poco formados llegan a creer que son aceptables, dado que no son algo sin nada que ver con lo que se canta.

El feísmo y lo deforme de estos montajes son el inicio de la des-educación de los espectadores, que al aceptar lo malo, luego ya no se atreven a condenar lo peor.

Podemos ver un ejemplo en una Walkiria de Milán de diciembre 1995, con Placido Domingo en Sigmund. Si vemos el primer acto, podemos ver que los vestidos son aceptables, existe Nothung y Wotan lleva una lanza. Pero no hay nada de la cabaña de Hunding y el árbol donde está clavada Nothung es un espanto cubista de pésimo gusto. Este tipo de escenografías suelen ser ‘aceptadas’ por el público, sin darse cuenta de que con ello entran en la deformación de la obra y en el camino descendente que lleva a la barbarie.

 

ACTORES PORNO EN LA ÓPERA

 

Tenía que llegarse a este extremo, puesto que la mayoría de escenógrafos-neuras actuales son unos desquiciados sexuales, carne de psicoanalistas, y siempre tratan de sacar el sexo y el escándalo en sus desgraciadas producciones operísticas.

Ya en un Oro del Rhin de Covent Garden de Londres las pobres cantantes de Las Hijas del Rhin debían ir desnudas y con añadidos de pechos enormes debido al necio del regidor Richard Jones. Por supuesto Wotan iba de enfermero y Freia de madre soltera con un muñeco en brazos. Los abucheos fueron enormes.

 

Así que por fin llegó el sexo duro al «Tannhäuser» de Wagner: un actor del cine porno contratado, desnudo y en erección, realizando escenas lascivas... en la Ópera de Ginebra.

No, no nos asusta ni nos impresiona una erección, tampoco nos impresiona el porno, está ya todo visto en exceso en cualquier cine, revista o basura de todo tipo. Lo que es realmente trágico es que los cantantes de ópera deban mostrarse desnudos, o revolcarse de esa manera por el escenario, pensar que todos aquellos que deban vivir del arte operístico o teatral serio deberán someterse a esto para poder pisar un escenario.

Porque los artistas tendrán que vivir del arte, y sí quienes hacen una puesta en escena mandan de forma despótica, pues habrá que hacer lo que piden ¿o no?. Muchos podrían señalar con el dedo a los propios artistas, dirán que nadie hace lo que no quiere, y en cierta manera es cierto, pero de algo hay que vivir, y si alguien estudia años y años para poder salir a un escenario y darle de comer a sus hijos, sufriendo, muchas veces dejando sus familias lejos y pasando mil dificultades económicas, ¿podrá esa persona pararse y decir "yo no estoy de acuerdo?", y si no lo hace por necesidad de no perder trabajo, ¿no estaría "prostituyéndose? " ¿Sería su problema o el problema es de todos por aceptar esta dictadura de los pornógrafos?

El director de escena, el pornógrafo Olivier Py, de ese «Tannhäuser» ha exhibido un actor porno sin ningún tipo de vergüenza ni pudor en plena erección, eso sí, advirtiendo previamente desde la página web que hay momentos en la representación que «pueden herir la sensibilidad de determinados espectadores» debido a la «visión poética ¿¿?? de Py, que se ha servido de bailarines que danzan desnudos en poses eróticas y lascivas, algo que no es frecuente ver sobre un escenario de ópera y que puede chocar al espectador», según se explica en la página web.

Sin embargo, no es éste el único elemento lamentable que cobijó el escenario del Gran Teatro de Ginebra. De igual carácter debería valorarse la presencia de un Papa momificado como una estatua, por ejemplo.

¿Quien es HPG? Hervé-Pierre Gustave, actor pomo, conocido como HPG entre los íntimos, por la obra y gracia de Olivier Py ahora ha sido parte de esta Opera de Wagner donde ha representado al Minotauro saliendo a escena en erección y simulando una penetración.

En cuanto a la música explica ese desgraciado: "Escucharé más de eso luego de la representación, ahora tengo que focalizarme mucho en mi trabajo"…

 

Por su parte Bieito es otro de los pornógrafos: en Berlín la Komische Oper le encarga un ‘El rapto del Serrallo”. La Vanguardia 21-6-2004, todo un absurdo pero lleno de porno, las y los cantantes deben actuar como actrices de porno, además rodeadas de cabinas de cristal con protitutas exhibiéndose. Esta es la ópera en manos de la chusma de Bieitos y Py’s….

 

Acabemos con el comentario en la prensa de un cantante de ópera:

“Y así es como el mundo entero terminará burlándose de la Opera como espectáculo, y nadie duda que se llenarán las salas de Opera de futuro, pero buscando un espectáculo que pocos reconoceremos y en el que pocos querremos participar corno artistas...pues con el pomo directamente se gana mucho más y hubiéramos elegido esa profesión si nos hubiera gustado...”

 

UN ‘OCASO DE LOS DIOSES’ CON SUICIDA ISLÁMICO

 

En la English National Opera, ver ABC 4-4-2005, se tuvo que soportar ver a Brunilda con un chaleco de explosivos suicidándose, entre abucheos, aunque este tema es solo el ejemplo final de toda una puesta en escena absurda y sin sentido ni coherencia ninguna respecto al texto,.

La desgraciada escenógrafa de este tema proviene de montajes en musicales de cabaret, y de repente la encargan una ópera de Wagner, del que no sabe nada ni le interesa en absoluto ser coherente al texto, ella quiere representar SU obra, Wagner es solo una molestia, y ya respeta la música, así que lo demás a destrozarlo.

 

LAS ÓPERAS SIN ÉXITO ‘MODERNAS’

 

Muchos cantantes y personas sensatas se preguntan porque los que desean óperas de temas actuales, progresistas y sexuales, no las encargan a compositores actuales, en vez de destrozar las obras clásicas.

Y la razón es que ya lo hacen pero las infectas óperas que escriben son tan malas que solo se representan una vez y porque están subvencionadas… nunca más aparecen.

Un ejemplo es la ópera ‘Los marcados’ de Franz Schreker, compositor de los años 30, que reúne todos los méritos modernos: judío, freudiano, seguidor de Schonberg, con una obra muy completa llena de sexo, travestidos, violencia y completamente extravagante, además de antifascista.

Se puso en el Festival de Salzburgo del 2005 y jamás se volverá a saber de ella… así pasa con las demás de gente de ese tipo, muy ‘progresistas’ pero pésimos artistas y una música-ruido infame.

Por ello los destructores deben coger las obras de Wagner, Verdi, Mozart, Puiccini ect… nada ‘progresistas’ en absoluto, y cambiarlo todo para meter sus propios traumas sexuales y sus demencias.

 

LAS CONSECUENCIAS DE LA DECADENCIA EN LA MÚSICA

 

El libro ‘Mozart in the Jungle’ de Blair Tindall, editado por Atlantic Books describe las experiencias de una joven concertista de oboe que ha pasado por varias orquestas de diversa importancia.

Acostarse con directores para poder entrar en orquestas, fiestas llenas de drogas en las giras de conciertos, cuando no cedías a los requerimientos de los dirigentes te excluían de las giras y del puesto fijo, sobornos de las discográficas…

Cuando las óperas se llenan de porno y de locuras, poco a poco todo el mundo de la música se inunda de basura. El mundo de la música moderna hace años que es un pozo de drogas y sexo, pero ahora está llegando lo mismo al mundo clásico degradado por los escenógrafos y la falta de seriedad y categoría de los dirigentes.

 

BARENBOIM APOYANDO LOCURAS

 

Daniel Barenboim es un buen director de orquesta pero además estaba en 2005 al frente de producciones de la Staatoper de Berlín, y su posición es ‘dinero y fama’, no seriedad y rigor. Quizás odie a Wagner por ser él judío, al menos odia sus obras y desea destruirlas. Ha sido el aliado de los peores destructores, como Kupfer con el que ha estado aliado siempre.

Así en ‘ABC: arte y letras nº 701 del 2005’ podemos recordar la nefasta producción de ‘Parsifal’ en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, en julio, solo 3 funciones y un coste pagado por la Junta de Andalucía (siempre los políticos progresistas pagan estas chorradas) de 1.200.000 euros.

Ese ‘Parsifal’ espantoso lo encarga a un director de Cine, Bernd Eichinger, famoso antifascista director de la película ‘El Hundimiento’, que se dedica a cambiar Parsifal por un panfleto político de su agrado político.

Por supuesto el público protestó pero al público no le hacen ni caso esos destructores.

 

WOLFGANG WAGNER CONTRATA A UN ELENCO DE NECIOS

 

E País 20 diciembre 2003:

Wolfgang Wagner declara que “mi intención es rehabilitar Bayreuth como lugar de la vanguardia operística”, tras recibir el Premio de la Cultura Europea que otorga la ciudad de Lucerna. Animado por el apoyo político contrata para representar a Wagner a tres perfectos ignorantes de Wagner:

Primero a Christof Schlingensief, un loco progresista dedicado a dar escándalos mediáticos, no conoce nada en absoluto la obra de Wagner pero ya montó en Viena unos contenedores en la calle llenos de inmigrantes ilegales, eso es ya una referencia de buen progresista y suficiente para montar obras de Wagner.

Para prepararse leyó los Diarios de Cósima y en ellos ‘encontró la puerta de entrada’… “Detrás de esa puerta Hitler puede tener mayor o menor importancia que Bush u otros líderes mundiales” y amenazó con poner esvásticas y banderas USA en la escena… .

Así esta Bayreuth, un estercolero.

 

UN TANNHAUSER CON EMBARAZADAS Y PAYASOS EN ESCENA

 

En el Teatro de la Monnaie de Bruselas, siempre al servicio de la decadencia, se presentó en 2004 un Tannhäuser demencial que marca el sentido del mundo directivo operístico actual contra Wagner.

Poner a Jan Fabre de escenógrafo, que no sabe nada de Wagner pero ha sido el encargado de una exposición sobre el pintamonas de Joan Miró, además de autor de una ‘escultura’ hecha con escarabajos y chinches, temas que le aseguran ya poder meterse con Wagner.

En La Vanguardia 11-6-2004 podemos contemplar un Tannhäuser de locura con un kamasutra porno con varias embarazadas desnudas. Pero eso es ya poco original, así que eso pornógrafo cambio el coro de peregrinos y los caballeros de la Warburg por payasos, además de otras barbaridades de todo tipo.

Por supuesto no salió a saludar para no ser abucheado, pero eso no impide que le encarguen nuevas barbaridades con las obras de Wagner.

 

EL FESTIVAL DE PERELADA PARA DROGADICTOS OPERÍSTICOS

 

Hace ya años que el Festival de Perelada es un asco en lo que se refiere a ópera. Montón de pijos y de snobs veraniegos desean solo espectáculo y jugar a la ruleta.

Un ejemplo fue en 2005 cuando dieron una ‘Traviatta’ actualizada, con cinco containers en escena y drogas por todos lados, obra de Mannfred Weiss

El público quizás pudiera así identificarse con los drogadictos snobs de la escena.

 

NO DOS, TRES OBRAS EN UN TRISTAN E ISOLDA

 

Como ya estaba visto eso de montar dos obras sobre una de Wagner (el texto y la música exponen una y las neurosis del escenógrafo monta otra), el macabro Mortier, en el 2005 dirigente político de la Ópera Nacional de París, decidió contratar a una pareja de inútiles con tal que organizaran TRES obras sobre un Tristan e Isolda.

Para ello contó con Peter Seller de esceno-pornógrafo y a Bill Viola (director de videos). Mientras Seller organiza un montaje demencial, donde los cantantes no solo están en la escena sino en un palco y por la zona de público. Por supuesto la acción en escena no tiene nada que ver con el Tristan de Wagner, el tal Seller ya declaró que su trabajo ‘busca la tradición budista del tantra y la hinduista’, así justifica sus disparates.

 

Mientras Viola pasa un video de 4 horas en una enorme pantalla sobre el desierto y otras simplezas. Así hay tres obras a la vez, ¿Quién da más?.. más tonterías queremos decir.

 

EL PÚBLICO NO INTERESA NI CUENTA: Y LA POLICÍA CONTRA LAS PROTESTAS

 

Los progresistas políticos que dirigen el Liceu no aceptan críticas, es lo típico de los buenos demócratas que piden libertad para ellos pero no para los que no concuerdan con ellos.

En 1992 se presentó en el Liceu la barbarie del Tannhäuser de Kupfer, Por supuesto todo era porno, el primer acto es un prostíbulo del siglo XX. La Virgen María es igualada a Venus y todo se politiza como anarquía contra la moral, no hay redención ni coherencia alguna con el texto.

En aquellos años la Associacio Wagneriana de Barcelona decidió protestar y repartir a la entrada del Liceu propaganda contra esa mamarrachada. Y así lo hizo, al cabo de un rato apareció la policía llamada por el Liceu para tratar de impedir que se repartiera la propaganda, el Liceu quería la dictadura.

En muchísimas de estas obras deformadas el público abuchea la escenografía, aunque muy raramente la prensa las critica.

Pero jamás se hace caso a esos abucheos y críticas. Esos destructores solo temen una cosa: que los políticos dirigentes de los Teatros de Ópera no les aplaudan y no les encarguen más contratos, eso es su único temor. Y saben que mientras hagan barbaridades políticamente correctas para el progresismo contaran con el apoyo político.

Podemos ver en La Vanguardia 28-julio-1993 que se anuncia un enorme abucheo contra una puesta en escena de Heiner Muller de un Tristan e Isolda en Bayreuth. Muller declaró que “los abucheos demostraban que su versión de Wagner tenía impacto”. Si, es impactante su desvergüenza. La escenografía era de un mundo arrasado por bombas atómicas, sacada la idea, dice ese energúmeno, de “la resistencia de su padre contra los nazis…. Y de su propia experiencia como delator de la policía política comunista de la Alemania Oriental”… ah!, de ahí sale Tristan e Isolda… que disparate.

Al público ni caso. El propio Kupfer declaró en El País 17-5-2003: “los insultos de los wagnerianos acérrimos me hacen feliz”, se burla del público, los escándalos le proporcionan fama y más contratos.

En el Festival de Salzburgo, que tras su magnifico inicio bajo Karajan, tuvo que sufrir varios años bajo las locuras de Gerard Mortier para luego ir a parar a manos de Peter Ruzicka en 2003, que propuso un ‘Rapto del Serrallo’ de Mozart repulsivo de Stefan Herheim… la Vanguardia 29 julio 2003 resalta la enorme broca contra esa escenografía (donde salen lavadoras eléctricas, planchas y, como no, señoras en lencería interior para dar la nota porno-sexy.

Podríamos seguir con docenas de abucheos y broncas, pero NUNCA jamás se ha cambiado la contratación de esos mismos miserables escenógrafos, ni ellos nunca han tenido vergüenza de esas broncas.

No nos engañan, les encantaría que el público se sumara a las alabanzas y aplausos sobre sus porquerías escénicas, como hacen los políticos y la crítica progresista. Pero en todo caso lo importante para los actuales esceno-destructores es el dinero, los contratos y el apoyo oficial.

Curiosamente cuando el tenor Marcus Haddock en una Traviatta bastante correcta en el Liceu del 2001 fue abucheado por unos pocos espectadores, ese tenor decidió no volver a cantar aquí. Los escenógrafos desgraciadamente no hacen lo mismo, no tienen vergüenza ni dignidad.

 

CASTING DE CANTANTES: GORDAS NO, CHICAS DE STREPTEASE SI

 

Siempre he sido partidario de que se hiciera un cierto ‘casting’ en las óperas puesto que son esencialmente TEATRO y en todas las obras teatrales se hace casting. Una o un cantante puede ser gorda/o, flaca/o, alta/o o baja/o, joven o vieja/o pero cuando debe representar un personaje, no solo cantar en una obra sin escenario o en un concierto, etc… , debe poder ‘hacer creer’ al público que es ese personaje.

Recuerdo una ‘Salomé’ de Strauss que era totalmente increíble, interpretada por una gran cantante pero absolutamente inadecuada al papel.

Ahora bien, lo que es jocoso es que en el 2004 el Coven Garden prescindiera de la extraordinaria cantante Deborah Voigt por ‘estar gorda’, en un papel de ‘Ariadne auf Naxos’ de Strauss o que pase lo mismo con otros cantantes y obras, cuando estas obras son absolutamente deformadas por los escenógrafos-destructores actuales, de forma que el personaje en escena no tiene nada que ver con la obra representada. Normalmente los esceno-pornógrafos actuales necesitarían actrices del cabaret, porno actrices capaces de desnudarse y hacer el indio en escena como hizo Karita Mattila (que en su día ya fue una modelo sexy) en una ‘Salomé’ que debía salir desnuda y haciendo de puta como quien dice en escena. Y que además sepan cantar si es posible.

No es un caso único, son ya varios esceno-destructores los que descartan a buenos cantantes porque nos e ajustan a las puestas porno o las extravagancias escénicas que inventan. Otro caso fue el cantante Aquiles Machado en un Rigoletto por el dictador escénico Graham Vick.

Dadas las barbaridades que los actuales regidores inventan la profesión de cantantes de ópera deberá cambiar, del canto al cabaret sexy-duro.

 

UNA TORO REAL TORTURADO EN LA ÓPERA ‘CARMEN’

 

Salvador Tavora parece que gusta de maltratar a los animales, de forma que cuando en julio del 2003 le encargaron el montaje de ‘Carmen’ de Bizet tuvo la brillante idea de sacar un toro y maltratarlo en escena. La Generalitat prohibió que se rejoneara al toro en vivo en el escenario, por ser una tortura al animal.

Pero los tribunales apoyaron Tavora con argumentos muy curiosos que vale la pena resaltar (El Pais 8 julio 2003):

1-     Que de esa forma la representación había sido ‘mutilada’.

2-     Que era una forma de censura.

3-     Que se desautorizaba al autor.

Curiosamente jamás Bizet indicó en Carmen, siendo Bizet SU AUTOR, que se sacara un toro y se le clavara una pica. Por tanto no había mutilación de la obra de Bizet en absoluto. No se desautorizaba al autor de la obra, que es Bizet pues así se anunciaba.

Si la obra se anunciara como ‘Carmen’ de Salvador Tavora, éste podría protestar, pero hoy en día se permite que cualquiera usurpe el nombre de Wagner, Bizet o Mozart, mutile sus obras, las censure, las cambie, la deforma totalmente, y para colmo siga vendiéndose como obras de Wagner, Bizet o Mozart.

 

TRISTAN E ISOLDA EN LA LOCURA HAEVY METAL

 

Tras hacer las mayores estupideces en la escenografía, algún día era lógico que algún cretino pensara que si se puede destruir el drama, también puede estropearse la música de una obra wagneriana.

Hay el rumor de que la nueva chorrada de la Houston Grand Opera del Tristan e Isolda va en esa dirección infernal.

http://www.examiner.com/article/metal-opera-tristan-and-isolde-presented-a-new-form

 

En realidad no es algo nuevo estas visiones cretinas y vulgares de Tristan e Isolda. Esta obra exige una altura de miras, una concepción del Honor, del Amor, elevada y sublime. Tristan es un caballero (no un caballo sexual) e Isolda es consciente de su situación. El Amor en combate con el mundo, con las limitaciones del mundo, el Honor y el Deber, generan precisamente el drama, y el segundo acto es una referencia clarísima a esa expresión del amor cuando la noche, estar fuera del tiempo y el espacio, permite su expresión, mientras que al llegar el Dia, lo externo, las circunstancias, volverá a surgir el drama.

Pero cuando todo este canto al Amor y a los Valores se pone en manos de gentuza de baja estofa, cuya única idea del amor El ‘contacto sexual’ y del Honor no saben ni de su existencia, entonces nos encontramos con esas representaciones o visiones del Tristan absolutamente sexistas y ruines.

Un ejemplo es la descripción del Preludio del Tristan por el contratenor Joan Kowalski en El Pais 24-1-1998.

Hemos de resaltar que ya Roger Alier criticó que un contratenor cantase los Liders de Mathilde Wesendonck, que se compusieron para una mezzo.

El tal Kowalski describe de forma así de ruin el Preludio del Tristan:

“Que el Preludio del Tristan es la más alta descripción musical jamás habida de un polvo entre un señor acalorado y una no menos participativa señora nadie lo puede poner en duda: las insinuaciones, movimientos envolventes y arrumacos de la pareja van in crescendo hasta un ostentoso paroxismo, tras el cual se abre paso un ‘diminuendo’ que desemboca en el cigarrillo, el sorbo de wisky –‘filtro amoroso’ lo llamó Wagner, pero ni le crean….”

 

Y es que cuando uno no entiende más que de cigarrillos, sexo y wisky mejor no ponerse a escuchar el Tristan y dedicarse al Rock and Roll.

 

HASTA MEYERBEER ES PROSTITUIDO

 

Viena 1998, otro energúmeno, Hans Neuenfels, coge la ópera ‘El Profeta’ de Meyerbeers representada en Viena y la convierte en un espectáculo que incluye robots, televisiones, uso de drogas (uno se inyecta heroína), y un acto de sodomía ¡con un cerdo!.

Ningún autor se ve libre del destrozo, ni que sea judío. Y este caso Placido Domingo cantaba en este ‘El Profeta’ sin protestar ante estas barbaridades. Y es que si no lo aceptas al final no puedes cantar en ningún sitio porque en todos se hacen estas cosas. Y por otro lado si te pagan bien la mayoría son como Judas, solo importan las 30 monedas.

El tal Neuenfels declaró que había invitado a su esposa e hija al estreno para demostrar que no había para escandalizarse (La Vanguardia 20 mayo 1998), y es cierto, su familia no se va a escandalizar por una sodomía de más o menos, de eso deben estar ya bien documentados.

Lo nefastos no es el porno-sexo sino la destrucción de la obra de Meyerbeers, pero de eso no se enterará su familia pues no saben nada de la obra de Meyerbeers.

 

DESTROZANDO INCLUSO LOS CONCIERTOS: ‘EL MESIAS’ DE HAENDEL MANIPULADO

 

La Vanguardia 9 abril 1994

Por Roger Alier

En triste compensación, la Deutsche Oper tuvo la ocurrencia de escenificar el "Mesías" de Handel para celebrar (?) la Pascua, una fiesta muy viva en Alemania. El responsable de esa monstruosa puesta en escena arrojó todo tipo de imágenes de un expresionismo trasnochado y de una fealdad sobrecogedora, con figuras grotescas medio enterradas en la escena, o contorsionándose en los momentos menos adecuados, especialmente el insoportable "Loco" (papel mímico de Ralf Harster) y con acciones tan distanciadas de la música que se escuchaba en el foso y que en escena cantaban los solistas, que resultaba un verdadero estorbo en lugar del complemento visual que, en todo caso, habría sido la justificación de la iniciativa.

El público reaccionó con frialdad y hubo bastantes deserciones antes del final de la obra.

 

CUANDO NO SOLO SE DESTRUYE LA ESCENOGRAFIA

 

19 de Junio 2001, se dió un sucedáneo de la ópera ‘Julio Cesar’ de Haendel, pasada por la trituradora de Herbert Wernicke, en el Liceu.

En escena la ‘conquista de Egipto’ por el turismo de masas actual, con un cocodrilo que se pasea toda la obra por la escena, también salen personajes de 1820 para acabar de liar el absurdo.

Una supuesta ‘piedra de la Roseta’ siempre en tierra y un espejo en el techo…. Según el energúmenos es para resaltar ‘de forma lúdica el sentido último de la obra’ que dicho sea de paso no es cómica en absoluto

Dado lo absurdo de todo en vez de proyectar los subtítulos del texto que se canta se ponen unos carteles con otros textos humorísticos… así ya no hay incoherencia entre lo que se lee que se canta y lo que pasa por la escena, se inventan otro texto y punto. Lo único es que no se entiende porque cantan y tocan música de Haendel si ni los textos que llegan al público ni la representación tienen nada que ver con Haendel.

Desgraciadamente incluso los críticos aplauden estas chorradas, así Roger Alier, crítico ‘oficial’ de La Vanguardia en 21-6-2001 aplaudía como buena esta barbarie, atreviéndose a decir que ‘la trama argumental, aunque brillantemente alterada, sigue siendo básicamente la misma’: genial, así se deforma todo pero se asegura que ‘básicamente se respeta todo’… esta es una de las características del asco actual, la hipocresía de asegurar que se ‘respeta la esencial’ (la esencia es aquello que el bárbaro de turno considera que va a poner en escena, no la esencia que quería mostrar el autor de la ópera).

Otro crítico en El País, Agustí Fancelli, del mismo día dice: “¿Lo mejor?. Un cocodrilo que repta por la escena durante todo el tiempo”. Vaya, lo mejor de ‘Julio Cesar’ de Haendel es una chorrada que no sale en ningún texto de Haendel y que es más bien un número de circo cómico.

Con críticos así se asegura el politburó político actual que su barbarie será alabada.

 

Pero lo realmente original, pues lo de una escenografía absurda ya es algo aburrido y muy visto, es que el tal Wernicke ha eliminado varios trozos de la ópera, varias arias, y las ha cambiado por arias o trozos de otras óperas. Caramba, esto si es original, me imagino un día ir a un Lohengrin y escuchar la Marcha Fúnebre del Ocaso de los Dioses, y luego un cha-cha-cha.

 

COMPOSITOR FRACASADO SE PASA A DESTRUCTOR DE ÉXITO

 

Carlos Santos es un buen pianista y un absoluto desastre de compositor, no creo que haya vendido sus composiciones fuera de los organismos oficiales y a los pelotas de sus alumnos de piano… pero nadie compra una composición suya para oírla en casa.

Así que supongo que estaba muy deprimido y decidió estropear óperas, no solo en la escena sino en la música.

Para ello aprovechó sus enchufes oficiales y le encargaron en el nefasto Festival de Perelada (hoy día centro de todo tipo de miserias escenográficas) un ‘Barbero de Sevilla’ de Rossini en agosto 2000.

En la Vanguardia 6-8-2000 ya advertía el crítico: “Carlos Santos presentó un espectáculo suyo, personal, sobre esta ópera. Con recursos destinados al asombro. Así más que una puesta en escena de ‘El Barbero’ ha sido un espectáculo con esa obra de pretexto’. Solo que se anunciaba como de Rossini, pues si la música hubiera sido de Carlos Santos no hubiera ido ni su familia.

Como todos estos tipos, la cosa es siempre igual: extravagancias, sexo desenfrenado y tonterías de luces y trastos para distraer a los burguesitos que asisten a la ópera sin saber nada de Rossini, y los pocos que conocen el tema silbaron y protestaron, sin lograr por supuesto que ese energúmeno fuera despedido para siempre de los escenarios.

Una pelea de sifones, bailarines que están siempre haciendo cosas sin sentido, y unos cuantos haciendo sexo, para variar, el escenario vacío con cortinas de tiras llenas de luces.. en fin lo de siempre, hasta fotos de Hitler y manifiestos antifascistas, que son el ‘no va plus’ de lo progre.

 

Lo más grave es que una vez más no se limitó a hacer payasadas y circo, sino que modificó la música. Recortó cosas, añadió cantos de coro que no estaban en la partitura y alteró el final de la obra con una música que está en la partitura bastante antes del final. El pobre director de orquesta tuvo que aceptar estos cambios del escenógrafo… así de baja ha caído la música hoy.

 

LOGRAR ‘OTRO PÙBLICO’

 

Los llamados compositores actuales tienen dos problemas: primero que son malísimos los buenos están en el cine, y segundo que exigen que al público les gusten sus bodrios.

Un Xavier Benguerel, que es un poco más serio que Carlos Santos, del que en Avui 2-junio-1998 lo define como “Carlos Santos es un compositor atípico. Hace un show, es un show-man”, opina que ‘el público está desfasado’, porque le gusta Beethoven y Mozart en vez de sus miserias Berenguerelianas.

Afortunadamente no es un showman, lo que ya es algo. Y cuando se le indica por que no hacen algún montaje a lo Carlos Santos contesta:

“Porque habríamos de salir desnudos en el Palau de la Música. Y nuestra música no sería por ello más buena o más mala. La gente hablaría más, la prensa posiblemente nos prestaría más atención también, pero nada más”.

Así es, los destructores actuales logran prensa y escándalos haciendo porno y chorradas en sus escenografías, pero no por ello son mejores, sino peores.

 

Es posible lograr otro público en la ópera haciendo barbaridades, un público que no les interese la ópera sino el espectáculo, el circo, la sorpresa, lo original y extravagante, el mismo público que va a un porno show o a ver la apertura de los Juegos Olímpicos de Londres, puro show. Lo que no van a lograr es que haya un público musicólogo, sensible, amante de la ópera. Estos han dejado de ir en buena parte y se refugian en el DVD.

 

LA DIFERENCIA ENTRE LOS ‘TAPIES’ Y LOS ESCENÓGAFOS ACTUALES

 

Hay un montón de pintamonas que procuran escandalizar, ya sea con manchas y rayotas o con cuadros pornográficos. Se han expuesto cuadros hechos con defecaciones, una Virgen María con defecaciones de elefantes, otras ‘obras’ con animales en formol o trozos de cráneos humanos, en fin locuras y porquerías de todo tipo.

Por supuesto es bien triste que el mundo actual haya llegado a ese grado de decadencia y miseria artística. Pero aun así estas son porquerías actuales, no engañan, los autores son los que son, y el que va a verlas no es engañado diciendo que se trata de una exposición de Murillo o de Sorolla.

Lo terrible del mundo actual no es que su arte sea un basurero, sino que además quieren convertir en basurero todo el arte anterior.

Lo han logrado ya con el teatro y las óperas, hoy en día es muy, muy, difícil asistir a una obra de teatro o una ópera anterior a 1950 que no haya sido destruida por el escenógrafo de turno.

Algunos ya han intentado deformar las obras musicales, como las de Beethoven, convirtiéndolas en versiones ‘modernas’ que pierden todo su sentido profundo.

Cualquier día acabarán ‘modernizando’ las esculturas y cuadros a base de sobreponerles encima alguna barbaridad.

Y es que la incapacidad actual artística tiene envidia del pasado, los actuales pintamonas y toca-ruidos aborrecen la grandeza de las obras de toda la historia.

 

SOLUCIONES ECONÓMICAS PARA EL LICEU

 

Dado que pese a servir al Diablo con las peores puestas en escena posibles, y contar con las subvenciones oficiales, el Liceu no cubre los gastos de sus tonterías, hace ya años que el Liceu es una casita para todo.

Primero dio un cante de Isabel Pantoja, luego tocaron allí música electrónica moderna y por fin en junio 2004 convirtieron las salas del Liceu en una discoteca de baile moderno, con pinchadiscos y todo.

Dadas las puestas porno en escena que se dan, y con la actual crisis de subvenciones y apoyos, el Liceu acabará alquilándose como prostíbulo de citas, ocupación muy acorde a su dirección actual.

Quizás la crisis del 2012 permita que se reduzcan al mínimo las aportaciones oficiales y los mecenazgos al Liceu, cosa muy deseable, de forma que no se subvencionen las necedades de sus directores.

 

EL BICENTENARIO DE WAGNER VISTO POR LOS ANTIWAGNERIANOS

 

En el bicentenario del nacimiento de Wagner, el año 2013, los anti-wagnerianos se aliaron con una serie de asociaciones que viven de las subvenciones oficiales para ‘celebrar’ el evento.

Gracias a algunas asociaciones más decentes como el Banda Municipal o el Conservatorio alguno de estos actos es adecuado, pero hay dos actos que muestran la intención anti-wagneriana:

 

Un ciclo de Cine ‘wagneriano’ donde se proyecta “Apocalypse Now” cuya aportación ‘wagneriana’ se reduce a la cabalgada de las Walkyrias asignada a un ataque de helicópteros USA en Vietnam …

Y luego en vez de proyectar películas como ‘Fuego Mágico’ o ‘El Rey Loco’, ambas muy recomendables, ponen la película ‘Luis II de Baviera’ donde el homosexual Visconti se dedica a la neurosis preferida de los homosexuales, o sea hacer creer que todos los demás también son homosexuales, incluido Wagner.

 

Luego decidieron comentar la obra ‘Parsifal’, y como ‘profesor’ escogieron al mayor ignorante, a Carlus Padrissa de la Fura dels Baus, que no tiene ni idea de nada sobre Wagner (reconocido por él mismo), aparte de poner en su desgraciada Tetralogía trastos y grúas circenses. Parsifal quedará servido en manos de semejante cocinero.

 

LA MÚSICA POP COMO DECADENCIA MUSICAL

 

Londres. (Reuters) - unos científicos han descubierto que la música pop moderna es en realidad más alta y toda suena igual.

Investigadores de España han utilizado un enorme archivo conocido como Million Song Dataset, que desglosa todo el audio y las voces en datos que se pueden comprimir, para estudiar las canciones pop entre 1955 y 2010.

Un equipo liderado por el especialista en inteligencia artificial Joan Serra, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, combinó la música de los últimos 50 años con unos complejos algoritmos y descubrió que las canciones pop sonaban intrínsecamente más fuerte cada vez y son anodinas en términos de coros, melodías y tipos de sonido empleados.

"Encontramos pruebas de una homogeneización progresiva de la música", dijo Serra. "En concreto, obtuvimos indicadores numéricos de que la diversidad de transiciones entre combinaciones de notas, hablando de coros y melodías, ha disminuido constantemente en los últimos 50 años".

También descubrieron que la denominada paleta de timbres se había vuelto más pobre. Se dice que la misma nota tocada al mismo volumen en un piano y una guitarra tiene un timbre diferente, así que los investigadores concluyeron que la música pop moderna tenía una variedad de sonidos más limitada.

La industria de la música lleva tiempo siendo acusada de subir el volumen de las canciones que graba en una "guerra del sonido más alto", pero Serra dice que es la primera vez que se ha medido apropiadamente utilizado una gran base de datos.

 

 


Contáctanos