Contáctanos

Acceso Usuarios

Victoria de los Ángeles

Por María Infiesta y Jordi Mota

 

PUNTO de unión entre dos de los artículos publicados en esta revista, “Wagner y España” y “Elisabeth”, es sin duda Victoria de los Ángeles, que fue la primera cantante española que actuó en Bayreuth y precisamente en el papel de Elisabeth. Primero Wieland Wagner le ofreció el papel de Senta, pero después de estudiar la partitura, Victoria de los Ángeles decidió no aceptar la tentadora oferta. Posteriormente le ofreció Sieglinde, pero igualmente lo declinó, y al final aceptó el papel de Elisabeth, aún sin considerarse una característica cantante wagneriana lo cual explicó así a Wieland quien le aseguró que lo que él quería era precisamente una Elisabeth con las características de Victoria.

Nuestra insigne cantante quedó favorablemente impresionada de Bayreuth. Acudió a los ensayos con un mes de antelación y la orquesta ya hacia días que ensayaba, lo cual contrasta con algunos “divos” que en la actualidad van directamente del areopuerto a los teatros a cantar. Aunque Victoria de los Ángeles no tiene una voz específicamente wagneriana, siempre ha sido una gran admiradora de este compositor y su gran ilusión hubiese sido cantar el papel de Isolda, pero dadas sus características vocales que le impedían hacerlo de manera profesional, se contentó con cantar ese bellísimo papel, en forma privada, para sí misma. 
A lo largo de su carrera ha cantado, con éxito, las tres “E” de Wagner: Elisabeth, Elsa y Eva. Por suerte para la posteridad, esos tres papeles se hallan grabados y probablemente en breve estarán a disposición del público. Su versión de Elsa se conserva en una grabación del Teatro Colón de Buenos Aires junto a una impresionante Ortrud cantada por Christa Ludwig. El único inconveniente de esa grabación es la parte de los coros que está cantada en italiano, tal como se hacía antes en el Liceu. En cuanto a su papel de Eva, la grabación que se conserva es del Metropolitan donde lo cantó sustituyendo a Elisabeth Grümmer y complaciendo profundamente al director Fritz Reiner que la dirigía y que al igual que otros insignes directores (Solti, Sawallisch, Klemperer, Matacic) admiró su sentido musical también al interpretar a Wagner.

Como otros importantes cantantes de ópera de todo el mundo y también españoles, procedía de una familia modesta pero aficionada a la ópera. Victoria de los Ángeles López García nació en Barcelona en 1923, debutando en el Liceu en 1945, y retirándose de la ópera en Madrid en 1979 con “Pelléas et Mélisande”. Además de ser una de las tres o cuatro mejores sopranos de su tiempo, reune las condiciones de mujer amable y sencilla, amante del canto hasta lo indecible y capaz de mantener sus cualidades vocales por encima del paso del tiempo y también, como unánimemente se reconoce, huyendo siempre del divismo. En 1961 cantó en Bayreuth su papel de Elisabeth, significando un hecho trascendente para la historia del wagnerismo en España.