Contáctanos

Acceso Usuarios

Biografía - II. Primeras óperas y primer matrimonio: 1832-36

II. Primeras óperas y primer matrimonio: 1832-36

Aparte de una temprana Schäferoper (wwv 6) que nunca fue terminada, el primer intento que Wagner hizo de componer una ópera en toda regla data de octubre y noviembre de 1832, durante su visita al conde Pachta en su casa de Pravonin, cerca de Praga. (El año 1832 es también digno de mención por cuanto marca lo que probablemente fue la primera aparición en público de Wagner como director de orquesta con la sociedad musical de Leipzig «Euterpe», el mes de marzo, ocasión en la que dirigió el estreno de su Obertura Concierto en do.) Al igual que muchos de los hitos significativos en la evolución de la vida de Wagner, sus comienzos como compositor de óperas se vieron marcados por un falso arranque. En un principio quiso adaptar el Ritterzeit und Ritterwesen de Johann Büsching como una novelette, pero luego se decidió a ampliarlo para hacer de él un libretto de ópera. Llamó a esta ópera Die Hochzeit y comenzó a esbozar su música el 5 de diciembre de 1832. Sin embargo, el texto no le gustó a su hermana Rosalie. Sin la aprobación de ésta (la cual era una renombrada actriz bien relacionada con el Teatro Real de la Corte de Leipzig), probablemente Wagner no vislumbró ninguna oportunidad de que la obra fuese puesta en escena, y en una carta fechada el 3 de enero de 1833 anunciaba que había «roto» el libretto. La música de la primera escena se ha conservado, posiblemente gracias a que Weinlig había dado su aprobación a lo poco que su alumno había compuesto hasta el momento (al menos segun consta en Mein Leben).

Entre tanto, la carrera de Wagner como compositor clásico tardío de música instrumental llegó a su punto culminante en noviembre de 1832 con el estreno en Praga de su sinfonía en do, la cual fue interpretada de nuevo el 15 de diciembre de 1832 en la Euterpe de Leipzig, y una vez más en la Gewandhaus el 10 de enero de 1833. Dicha obra obtuvo una cálida acogida por parte de Heinrich Laube en el Zeitung für die elegante Welt, pero tras otra ejecución en Würzburg el 27 de agosto de 1833 bajo la dirección del compositor no volvió a interpretarse hasta que Wagner la revivió y revisó para una ejecución privada en el Teatro Fenice de Venecia el 25 de diciembre de 1882. (Fue la última obra que dirigió.)

Habiendo destruido la mayor parte de Die Hochzeit, Wagner se puso a trabajar de inmediato en otra ópera, Die Feen, en la que conservó algunos nombres de personajes de la obra desechada. El libretto estaba basado en la pieza teatral de Carlo Gozzi La donna serpente y quedó terminado hacia finales de febrero de 1833. Se da la circunstancia de que el comienzo del trabajo de Wagner en su primera obra completa coincidió con su primer empleo en un teatro de ópera. Con la ayuda de su hermano, el cantante Albert Wagner, Richard se convirtió en «repasador de coros» (Choreinstudierer) del teatro municipal de Würzburg. En su calidad de bisoño -para no decir eminentemente práctico- compositor de óperas dotado de un fuerte instinto de supervivencia, Wagner probablemente hizo aquella jugada no solamente a fin de familiarizarse con los mecanismos internos del teatro sino también para escapar al servicio militar en Sajonia.
Estando en Würzburg, Wagner compuso el texto y la música para un nuevo allegro final destinado al aria de Aubry (n† 15) de Der Vampyr (wwv 33) de Marschner. Sin embargo, la impresión que se da en Mein Leben, en el sentido de que ello fue un regalo para su hermano Albert y una expiación por una malograda instrumentación de una cavatina de Il pirata (wwv 34) de Bellini que anteriormente Albert le había encargado, es otra superchería autobiográfica sin otro objeto que el de alabar al compositor alemán a expensas del italiano. En realidad, Wagner tuvo que haber orquestado la cavatina de Bellini con considerable posterioridad al 29 de septiembre de 1833, fecha en que su añadidura a Der Vampyr se interpretó por vez primera. El programa del teatro de Würzburg muestra que La straniera de Bellini, para la que estaba pensada la cavatina de Il pirata como un aria adicional, no fue puesta en escena hasta el 5 de diciembre de 1833. Cuando, en Mein Leben, Wagner dio a entender que su imitación de Marschner había borrado la memoria de la «alicorta» música de Bellini, olvidó añadir que había invertido el orden de los acontecimientos.

Wagner escribió la partitura entera de Die Feen en Würzburg, terminándola el 6 de enero de 1834. Sin embargo, su autobiografía no menciona el hecho de que tras su regreso a Leipzig el 21 de enero revisó algunas de sus partes. Las actuaciones de la Schröder-Devrient como cantante invitada en I Capuleti e i Montecchi de Bellini durante el mes de marzo, claramente inspiraron a Wagner la reescritura no sólo de la música sino también del contenido dramático del aria de Ada en el acto II. Es más, los documentos que se conservan demuestran que Wagner introdujo nuevos diálogos hablados en lugar de muchas escenas, probablemente a fin de aplacar a las autoridades teatrales de Leipzig, las cuales se quejaron de que la ópera estaba «musicada de cabo a rabo» (durchkomponiert). Pese a la intervención de su hermana Rosalie y de su cuñado Friedrich Brockhaus, la ópera no fue aceptada y no se estrenaría (póstumamente) hasta el 29 de junio de 1888 en Munich.

En Leipzig, Wagner se vio cada vez más implicado en el llamado movimiento de la «Joven Alemania» -difuso conglomerado de intelectuales, entre los que se contaban Heinrich Laube y Theodor Mundt, cuyos puntos de vista se dirigían contra la estructura feudal de Alemania, en favor de una clase media «liberal» en rápido ascenso-. (El entusiasmo de la Joven Alemania por la Schröder-Devrient como símbolo artístico de sus ideales sin duda tuvo una influencia sobre Wagner durante ese período.) El primer ensayo que Wagner publicó, «Die deutsche Oper», apareció el 10 de junio de 1834 en el Zeitung für die elegante Welt de Laube; y en Teplitz, Wagner convirtió Measure for Measure de Shakespeare en una «gran ópera cómica» que glorifica la sensualidad italiana a costa de la mezquindad de espíritu alemana. (Wagner cambió el lugar de la acción teatral de Viena a Palermo a fin de reforzar la cuestión.) A finales de julio de 1834 llegó a ser director musical de la compañía teatral de Heinrich Bethmann, y el 2 de agosto, quizás en consonancia con su nueva filosofía, hizo su presentación como director de Ópera en Lauchstädt (Turingia) con el Don Giovanni de Mozart.

A lo largo del verano de 1834, Wagner hizo su último intento de componer una sinfonía clásica. Según Mein Leben, la sinfonía en mi (wwv 35) estaba basada en la Séptima y Octava de Beethoven. Bosquejó el primer movimiento, y parte del segundo, en Lauchstädt y Rudolfstadt, pero súbitamente anunció a su amigo Theodor Apel, en carta fechada el 13 de septiembre de 1834, qüe «no había manera» de que pudiera terminarla. Salvo por algún que otro comienzo comunicado por Wilhelm Tappert, el fragmento (que incluía una orquestación realizada por Felix Mottl en julio de 1887) actualmente se encuentra perdido.

El menguante interés de Wagner por Beethoven como modelo de composiciones puramente instrumentales halló su réplica en un creciente entusiasmo por Francia e Italia. Sus actividades en Magdeburgo como director -donde fue designado director musical de la compañía de Bethmann en octubre de 1834- le puso en contacto con Óperas de Auber, Bellini, Boieldieu, Cherubini y Paisiello. En noviembre entregó su primera colaboración -un ensayo titulado «Pasticcio»- a la Neue Zeitschrift für Musik de Schumann, y un mes más tarde terminó el libretto de su «gran ópera cómica». Después de dirigir su ópera en Magdeburgo el 29 de marzo de 1836, escribió una reseña anónima para la revista de Schumann en la que decía de su propia obra: «contiene mucho de lo que a mí me gusta... En ella hay música y hay melodía, y esto es algo que en nuestras Óperas alemanas nos resulta harto difícil de encontrar».

La nueva Ópera se llamaba Das Liebesverbot («La proscripción del amor»). Antes de dirigir su estreno, Wagner intentó que fuera aceptada por teatros de Leipzig, Berlín e incluso por la Opéra-Comique de París. No obstante tener plena conciencia de que Bethmann se encaminaba hacia la bancarrota, decidió que se representara mientras la compañía magdeburguense aún existiera. Su instinto se reveló acertado: la segunda representación, el 30 de marzo de 1836, hubo de suspenderse a causa de las peleas a puñetazo limpio entre los miembros del reparto, y, poco después, la compañía se disolvió. No es cierta, dicho sea entre paréntesis, la afirmación de Wagner en Mein Leben, según la cual había tenido que cambiar el título de la ópera por orden de la policía. Tal como prueba un documento de los Archivos de Bayreuth, provisto de sello oficial, las autoridades no opusieron la más mínima objeción. Wagner tituló públicamente la ópera Die Novize von Palermo («La novicia de Palermo») y cambió el género a «gran ópera» en lugar de «gran ópera cómica», probablemente por la sencilla razón de que, debido a apremios de tiempo, se vio forzado a dirigir la obra en la semana de Pascua de Resurrección.

Aparte la composición de Das Liebesverbot, de las oberturas Columbus (wwv 37) y Polonia (wwv 39) y de esquemas para una ópera, Die Hohe Braut (wwv 40), el acontecimiento más importante en la vida de Wagner durante este periodo fue su relación amorosa con la actriz Christine Wilhelmine («Minna») Planer (n Oderan, 5 sept. 1809; m Dresden, 25 enero 1866). La conoció el verano de 1834 en Lauchstädt, y desde el principio se sintió atormentado por los celos, tal y como admite abiertamente en Mein Leben. Sin embargo, la impresión propiciada por Wagner, según la cual la atracción sentida hacia ella se basaba simplemente en su lozanía y en sus instintos maternales, no era sino una verdad a medias, destinada a los oídos de Cósima, su segunda esposa. (Cósima escribió el texto de Mein Leben al dictado de Wagner.) La realidad es que las primeras cartas a Minna revelan que estaba profundamente enamorado y desesperadamente temeroso de perderla. La siguió a Magdeburgo y luego, el 7 de julio de 1836, a Königsberg, donde ella tenía compromisos de actuación. Posteriormente se casaron en una iglesia de Königsberg-Tragheim, el 24 de noviembre del mismo año.