Biografía - VI. París, Viena, Biebrich: 1860-64


VI. París, Viena, Biebrich: 1860-64
La mayor parte del año 1860 y los primeros meses de 1861, Wagner los pasó reescribiendo las dos primeras escenas de Tannhäuser, elaborando el libretto francés y haciendo numerosas modificaciones en los detalles de la partitura. Escribió uno de sus mejores ensayos (con el irónico título de «Zukunftsmusik») como prefacio a la traducción francesa en prosa -realizada por Paul Challemel-Lacour- de Der fliegende Holländer, Tannhäuser, Lohengrin y Tristan. (La versión cantable del Tannhäuser fue traducida por Charles Nuitter, con la ayuda de Wagner.) El 28 de enero de 1861 terminó las nuevas versiones de las escenas de la Bacanal y Venusberg, y siguió haciendo cambios en el resto de la partitura hasta el día del estreno, el 13 de marzo, principalmente debido a las dificultades con la orquesta y su director, Pierre-Louis-Philippe Dietsch. Por si fuera poco, el famoso tenor Albert Niemann, en el papel del protagonista, causó problemas por su negativa a aceptar las revisiones en la Canción del Torneo del acto II. El escándalo del estreno impulsó también a Wagner a introducir nuevos y a veces radicales cambios destinados a las subsiguientes representaciones de los días 18 y 24 de marzo.

El famoso furor de las representaciones parisinas de Tannhäuser no sólo fue provocado por los gustos conservadores del Jockey Club, sino también por personas influyentes que quisieron aprovechar la ocasión para expresar una velada protesta de índole política contra la tendencia proaustríaca de Napoleón III. (La princesa Metternich, protectora de Wagner y que había desempeñado un importante papel en el logro de que Tannhäuser fuese aceptado por la Opéra, era la esposa del embajador austríaco en París.) La obra fue retirada de cartel después de la tercera representación, y poco más tarde Wagner se marchaba de París hacia Karlsruhe con el expreso fin de discutir con el joven Gran Duque Friedrich de Baden las posibilidades de montar allí el Tristan. Tras volver a París por un breve espacio de tiempo, viajó a Viena en busca de cantantes, pero la Ópera de la Corte de Viena se mostró tan vivamente interesada, que Wagner entró también en negociaciones con el intendente de la misma, conde Lanckoronski. La primera vez que oyó Lohengrin completa en un escenario fue con ocasión de un ensayo en la Ópera de Viena, el 11 de mayo de 1861. El papel principal lo cantaba Aloys Ander, y Wagner inmediatamente lo eligió para cantar Tristan. Diversas fuentes documentales sugieren que Wagner se hallaba dispuesto a hacer grandes concesiones en lo que se refiere a amplios cortes y revisiones de la parte vocal, cuando se dio cuenta de que Ander no estaba a la altura de su cometido. Un número de intrigas vinieron a complicar la situación, y en marzo de 1864 el proyecto quedó abandonado.

El 30 de octubre de 1861, Wagner sugirió a su editor Franz Schott la idea de una «gran ópera cómica», Die Meistersinger von Nürnberg, por la que podría recibir un anticipo a fin de mermar sus acumuladas deudas. Éste es el motivo por el que la alusión que Wagner hace en Mein Leben en el sentido de que decidió componer Die Meistersinger más tarde, después de contemplar en Venecia el famoso cuadro de Ticiano La Asunción (actualmente en la iglesia de Santa María dei Frari), haya que considerarla con cierta cautela. En una carta a Mathilde Wesendonck con fecha de 21 de diciembre de 1861, que junto a su marido había invitado a Wagner a Venecia en noviembre de 1861, pedía excusas por su falta de interés por las pinturas de los grandes maestros. No hacía excepciones, y dado que dicha carta constituye asimismo un entusiástico relato de sus progresos respecto a Die Meistersinger, el hecho de que no mencionara al Ticiano hace sospechar que la posterior descripción en su autobiografía es una invención. Tampoco hay pruebas de que viera la ópera «musicalmente» antes de escribir el texto, ni de que concibiera «la mayor parte» del preludio en su mente durante el viaje por ferrocarril desde Venecia a Viena.

El 2 de diciembre de 1862, Wagner leyó el boceto de Die Meistersinger a Franz Schott en Mainz, quien se mostró de acuerdo en adelantarle 10.000 francos. A continuación, Wagner se fue a París y alquiló una habitación en el Hotel Voltaire. No tenía piano -según escribió a Minna el 8 de diciembre- porque quería escribir allí los versos de su libretto, y no componer. Terminó el libretto el 25 de enero de 1862 y en seguida se marchó de París para leérselo a su editor en Mainz. Wagner alquiló un apartamento en Biebrich, un pueblo de la ribera del Rin, y comenzó a trabajar intensamente en la composición de la música. En junio o julio terminó la partitura completa del preludio, pero en el verano de ese mismo año dejó de componer el primer acto, principalmente a causa de una disputa con Schott respecto a otro anticipo que tenía la esperanza de obtener.

Minna fue a Biebrich y permaneció con Wagner por espacio de diez penosos días, tras los cuales se separaron para siempre. Siguiendo consejos médicos, Minna se instaló en Dresden, y el 25 de marzo de 1862 Wagner solicitó del rey de Sajonia plena amnistía, adjuntando un largo certificado médico de Pusinelli, un viejo amigo de Dresden,. el cual exponía el historial de la salud de Minna. El 28 de marzo le fue concedida su demanda.

Wagner pasó los siguientes dos años de su vida dejándose llevar por un cierto número de «aventuras amorosas» pasajeras y viajando para dar conciertos en los que dirigía su propia música. El 12 de septiembre de 1862 dirigió Lohengrin en Frankfurt por primera vez, y el 1.† de noviembre dirigió el estreno del preludio de Die Meistersinger en la Gewandhaus de Leipzig. Tres importantes conciertos tuvieron lugar en Viena los días 26 de diciembre de 1862, 1.† y 11 de enero de 1863, en los cuales dirigió sus propios arreglos de extractos del Ring, así como trozos ya existentes de Die Meistersinger. Los conciertos -a los que incorporó la colaboración de Peter Cornelius y el pianista Carl Tausig (Brahms ayudó en el copiado de la música)- incluían partes de Das Rheingold y el estreno de la «Cabalgata de las Valquirias». Dio conciertos similares en Praga, Budapest, Karlsruhe y Breslau, pero la única empresa que habría de reportarle verdaderas ganancias desde el punto de vista económico fue una serie de conciertos en San Petersburgo y Moscú de febrero a abril de 1863. La esperanza puesta en repetir semejante éxito fue lo que le llevó a instalarse en una casa extravagante en Penzing, cerca de Viena. Sin embargo, los 12.000 marcos ganados en su gira por Rusia se esfumaron pronto, y las deudas que contrajo le enfrentaron con una seria amenaza de encarcelamiento. Dado que la inestabilidad en Polonia hacía imposible un nuevo viaje a Rusia, se marchó precipitadamente de Viena el 25 de marzo de 1864 hacia Mariafeld, cerca de Zurich, para a continuación ir a Stuttgart, donde planeó retirarse a las montañas suevias a fin de terminar Die Meistersinger. El 3 de mayo de ese mismo año fue convocádo a Munich por Ludwig II, el nuevo rey de Baviera.

Contáctanos