Contáctanos

Acceso Usuarios

Biografía - VIII. Hacia el primer Festival de Bayreuth: 1872-76


VIII. Hacia el primer Festival de Bayreuth: 1872-76
El 10 de abril de 1872, dos semanas antes de llegar a Bayreuth, Wagner había terminado la composición del Götterdämmerung en su primer boceto. El escenario se hallaba ahora preparado para cuatro de los años más activos de su vida. No sólo supervisó la construcción de la Festspielhaus y de su casa, Wahnfried -el primer y único hogar del que habría de ser propietario-, sino que también realizó giras por Alemania y Austria en busca de cantantes y técnicos y dando, asimismo, conciertos a fin de recaudar fondos para el proyecto de Bayreuth. Otra ingente tarea, que le llevó mucho tiempo, fue el copiado, la corrección de pruebas y la publicación de las partituras completas del Ring. También había que copiar las partes orquestales, y para esta y otras tareas Wagner reunió a un grupo de jóvenes músicos a los que veía como futuros instructores y directores de su música. Este grupo, conocido afectuosamente como la «Nibelungenkanzlei» («La escribanía de los Nibelungos») estaba compuesto por Hermann Zumpe, el director de orquesta Anton Seidl, el pianista Joseph Rubinstein (que gozaba de un status especial) y Demetrius Lalas, de Macedonia.

Como siempre, el principal problema de Wagner era de índole financiera. Ya en 1871, el pianista Carl Tausig ideó una asociación de patrocinadores que habrían de adquirir, cada uno, una tarjeta, o Patronschein por valor de 300 táleros, la cual les daría derecho a ocupar asientos en las funciones del festival. Este proyecto fue ampliado por Emil Heckel, propietario de un negocio musical en Mannheim, el cual concibió la idea de crear sociedades wagnerianas locales para gente de condición económica modesta que podría hacerse comunitariamente con una o más tarjetas para repartirse entre ellos el acceso a los festivales. Tales ideas, sin embargo, se revelaron inadecuadas. A principios de 1875, habiéndose vendido sólo 490 de un total de 1.300 tarjetas, Wagner hubo de admitir que el proyecto virtualmente había fracasado. En tan tempranas fechas como junio de 1873, Wagner trató de interesar en el proyecto de Bayreuth a Bismarck (su gesto distó de caer bien en Munich), pero no recibió respuesta. Después de que Ludwig acudiera en su auxilio el 20 de febrero de 1874 con un préstamo de 216.152 marcos, Wagner aún estimó oportuno el solicitar ayuda financiera a Berlín en octubre de 1875, dirigiéndose en esta ocasión al mismísimo emperador Wilhelm I. Pero Rudolf von Delbrück, presidente de la Hacienda Imperial, estaba en contra de la idea y le hizo la cortés pero en modo alguno práctica sugerencia de que realizara una solicitud pública al Reichstag.

El 22 de mayo de 1872, día en que cumplía 59 años, Wagner puso la primera piedra de la Festspielhaus. Para celebrar el acontecimiento dirigió la Novena Sinfonía de Beethoven en la Markgräfliches Opernhaus. El 2 de agosto de 1873 se dio una recepción -o Hebefest- para señalar la altura cimera alcanzada en la construcción del edificio. El 28 de abril del año siguiente, Wagner se trasladó desde el Hotel Fantaisie a su nueva casa, Wahnfried (derivación etimológica de Wanfried, nombre de una ciudad de Hessen), diseñada por él mismo, construida por Carl Wöfel y pagada por el rey Ludwig con un donativo de 25.000 táleros.
Si bien el nombre de la casa de Wagner sugería paz (Frieden) para sus ilusiones (Wahn), resulta irónico que fuese construida en unos momentos en los que la realización de sus ideales aún no era, en modo alguno, cierta. Hasta el 21 de noviembre de 1874 no terminó al fin la partitura completa del Götterdämmerung, veintiséis años después de haber comenzado a crear el Ring en 1848. Aparte de enfrentarse con crisis financieras y comentarios escépticos, cuando no declaradamente hostiles, por parte de la prensa, Wagner tuvo que habérselas con la organización de nuevos ensayos y conciertos en Viena, Budapest y Berlín con la finalidad de recaudar fondos, lo que constituyó un considerable desgaste de sus energías. (Los honorarios percibidos cubrieron la mayor parte de los costes de los ensayos de orquesta y de escena llevados a cabo durante el verano de 1875.) Wagner oyó por vez primera la orquesta en la Festspielhaus el 2 de agosto de 1875, quedando encantado al ver que sus ideas respecto de la colocación de los músicos a un nivel inferior (incorporadas en el proyecto de Semper para el teatro muniqués, y modificadas para el de Bayreuth por el arquitecto de Leipzig Otto Brückwald) habían producido tan buenos resultados acústicos. Las primeras representaciones públicas del Ring como ciclo tuvieron lugar un año más tarde, entre el 13 y el 30 de agosto de 1876. Debido a su deseo de oír el Ring en privado, el rey Ludwig asistió a los ensayos generales (representaciones en todo menos en el nombre) celebrados entre el 6 y el 9 de agosto. Hacía ocho años que no había visto a Wagner.