Bayreuth, 15 de septiembre de 1877. Wagneriana, nº3. 1982
Proyecto publicado con los estatutos del Patronatverein
Por Richard Wagner

 

    Yo me declaro preparado, con el concurso de los maestros adjuntos que me serán necesarios, para dirigir, en el curso de los años que exigira esta empresa, los estudios y ejecuciones que me parecieran útiles para formar no solamente un personal para representar mis obras dramático-musicales, pero en general unos cantantes, unos músicos y unos directores de orquesta, a fin de convertirlos en aptos para ejecutar con una exacta comprensión las obras análogas de un estilo verdaderamente alemán.

    Los estudios necesarios, a los cuales yo cuento presidir en persona al menos tres veces por semana, deberán comenzar el primero de enero del año próximo 1878, y yo invito a frecuentarlos a los cantantes y músicos en general, que han terminado todas las clases de uno de los Conservatorios de música, o que posean una instrucción musical técnica equivalente. Los participantes residirán en Bayreuth del 1 de enero al 30 de septiembre del año escolar.

 

1878

 

    Bajo la dirección de un profesor de canto especial los cantantes y las cantantes estudiarán las buenas obras dramáticas de compositores, alemanes sobretodo y según las instrucciones particulares que yo daré. Supuesto que la educación de la voz esté terminada, no habrá más cuestiones de estudios desde este punto de vista, pues solamente habrá de la exactitud de la interpretación intelectual y de la ejecución superior.

    A estos ejercicios tomarán parte los músicos que querrán adquirir las materias enseñadas para su perfeccionamiento musical general, o completar su educación de directores de orquesta de obras dramáticas.

    En este fin, es indispensable tocar perfectamente el piano, pues los ejercicios prácticos no tendrán lugar, primeramente, más que con acompañamiento de piano. Pero los músicos sabiendo tocar el piano no asistirán solamente a los ejercicios de canto, ellos estudiarán también las grandes obras instrumentales de nuestros maestros alemanes, principalmente de Beethoven, bajo mi dirección personal, a fin de penetrarse en la exactitud de la ejecución y del movimiento, eso como ejercicios preliminares en la dirección de las obras orquestales, que ellos estudiarán para comenzar, con la ayuda de reducciones para piano.

    Si el número de inscripciones que yo espero lo permite, si incluso se encontrase una cantidad y una diversidad suficientes de músicos de orquesta salidos de nuestras escuelas de música, se podría formar con ellos una orquesta completa que, durante el tercer trimestre del año, es decir, del 1 de julio al 30 de septiembre, ejecutaría nuestra música instrumental clásica bajo mi dirección y acompañaría también los ensayos de los cantantes de fragmentos de música dramática; ellos se perfeccionarían así, desde el punto de vista del acompañamiento, en el estilo superior de ópera. Si no se encontrase reunido un gran número de jóvenes músicos y de una diversidad necesaria, los vacíos serían ocupados por músicos de orquestas de cortejo, que en esta época están de permiso, a fin de formar una orquesta bastante completa; sus ejecuciones podrían, durante los tres meses de verano, tener lugar, en parte, en audiciones públicas. En todo caso, en el segundo trimestre, es decir, del 1 de abril al 30 de junio, tendrían lugar unos ejercicios de cuarteto de cuerdas, lo que permitiría constatar la buena ejecución de nuestros cuartetos clásicos.

    Según mis principios todos los estudios, en las diferentes ramas que acabo de enumerar, serán coordinadas por unas conferencias donde se tratará del fin histórico y estético de estos estudios, en tanto que ellas vivan en un estilo alemán que no ha sido aún cultivado, o que lo ha sido sin éxito.

    El segundo año de estudio:

 

1879 
(igualmente del 1 de enero al 30 de septiembre)

 

será consagrado a unos estudios reportándose ya a mis propias obras dramáticas y a su interpretación: en particular, se tomará como punto de partida de estos ejercicios y ejecuciones que tendrán lugar durante el trimestre de verano, con acompañamiento de orquesta, de fragmentos importantes de mis primeras óperas.

    El tercer año:

 

1880 
(todavía a partir del 1 de enero)

 

permitirá entonces la ejecución, durante el trimestre de verano, de representaciones de armonía, en escena, de mis obras antiguas(del “ Holandés Errante ‘, de “Tannhaüser” y de “Lohengrin”, lo más probable). Estas representaciones serán seguidas, después de los mismos preparativos, en el curso del cuarto año

 

1881

 

de ‘‘Tristán e Isolda” y de los “Maestros Cantores “.

El quinto año:

 

1882

 

verá representar, de la misma manera, “El Anillo del Nibelungo”.

 

1883

 

La serie entera de mis obras dramáticas se acabará con la primera representación del “Parsifal”.

    (Es probable que todos los cantantes y músicos que entrarán el 1 de enero de 1878 no podrán, salvo casos excepcionales, seguir los ejercicios y las ejecuciones de la Escuela de Bayreuth hasta el fin del sexto año; pero, en todo caso, podrá subsistir un marco (formado) de los que se mostraron aptos para tomar parte en las últimas representaciones; alrededor de ellos, se renovará continuamente esta Escuela, en la cual quedarán unidos a título de profesores y de modelos). 
 


Contáctanos