Por Xavier Nicolás


Difícil va a resultar condensar la vida y obra de Alfons Par en un sólo artículo, dada la magnitud de las actividades que realizara este hombre, el que fuera Presidente de la Associació Wagneriana más largo tiempo, hasta el fin de la misma. 
Para ello hemos contado con la inestimable ayuda de Cecilia Par, hija de Alfons Par, y fuente de recuerdos. También el impagable trabajo de Salomé Ribes i Amorós, hecho en 1988 como tesis doctoral, con profusión de datos y profundidad de trabajo sobre Alfons Par.

Nace Alfons Par en 1879 de una ilustre familia de algodoneros de Cataluña; desde muy joven se dedica ya a las labores textiles, ayudando en los negocios familiares. Ingresa pronto, en 1896 en el Centre Excursionista de Catalunya, por su inefable amor as la montaña, y donde empieza a hacer sus primeras excursiones. Ello le lleva a colaborar activamente en el CEC, dando varias conferencias y siendo finalmente elegido, en 1901, secretario del centro. Cuenta con 22 años. 
En 1901 se funda asimismo la "Associació Wagneriana", con Joaquim Pena, Jeroni Zanné, Vilaregut y otros. Alfons Par aparece como uno de los socios fundadores. A partir de aquí, y hasta su muerte en 1936, como último presidente, la vida de Alfons Par se va a dirimir entre dos grandes genios, dos grandes poetas: Shakespeare y Wagner. Aunque podríamos añadir que se decantaba más hacia el primero que hacia el segundo. Aparte de estos dos monstruos, sus otras pasiones fueron la linguística catalana y la montaña. Vamos a tocar estos temas por separado.

Las actividades de Alfons Par en la "Associació Wagneriana" tienen su fundamento en trabajos y conferencias básicamente sobre la relación entre Shakespeare y Wagner. Resalta del compositor especialmente su labor como dramaturgo y como poeta antes que músico. Y busca las similitudes entre ambos. Decía Alfons Par que, "les tres obres gegantines de la poesia dramàtica són, séns dupte, el drama grec, el shakesperià y el wagnerià. Son tres arbres que be'n podem dir de la Vida". En cierta manera, Alfons Par va a tocar tan sólo este aspecto del músico de Bayreuth, el poético, no tocando el tema musical practicamente nunca. Pero ello no quita que fuera el más aguerrido defensor de cualquier actividad que se hacía en la AW. Según su hija, a su madre, la esposa de Alfons Par, Montserrat Balcells, únicamente le interesaba Wagner, y cuando la familia iba al Palau a oir otras cosas, ella se quedaba en casa. En casa de una hermana de Montserrat Balcells, la tía Mercedes, y organizado por Alfons Par, recuerda un bello "Tannhaüser", cantado en vivo por aficionados, entre ellas su tía.

Alfons Par destacaba especialmente de Wagner los aspectos teatrales, centrándose en el origen de los argumentos, en las leyendas, el mito y las tradiciones; la riqueza de la escenografía, la acción que sobrepasa a los propios personajes. Hay que tener en cuenta que la "Associació Wagneriana" se fundó en 1901 con Joaquin Pena como primer presidente, hasta 1904 en que dejó este cargo. Y de 1906 hasta 1936 lo fué Alfons Par, 30 años, lo que no es nada despreciable. En el año 1925 se lamentaba en una carta a Montoliu, como cita Salomé Ribes, de que en la AW estaban un poco adormecidos por culpa de J. Pena, lo que da idea de ciertas tensiones o divergencias dentro del círculo.

Pese a ello, y por lo que nos contó la hija, Joaquin Pena era siempre el amigo que estaba al lado de su padre; e incluso, el día aciago en que los de la UGT fueron a buscarlo y se lo llevaron a la fatídica Rabassada, donde fué asesinado, Joaquin Pena fué a preguntar por él al cabo de unos días y al comunicarle lo que había pasado, casi se desmayó y tuvo que ser auxiliado. Cecilia Par, entonces con 21 años, tiene buenos recuerdos de las visitas de Pena a su casa, y las reuniones con su padre. 
Alfons Par era, al parecer, de carácter abierto, alegre, comunicativo, sociable, hombre que escuchaba a la gente y que era gran hablador. Le gustaba la música, especialmente la de Wagner, pero no los gramófonos, a los que calificaba de "música embotellada", ni la radio de la que decía que "era estupenda per a poder-la tancar". Era amante de las artes y de los libros viejos, tenía un gran sentido de la justicia y la tradición, y fué siempre respetado por todos, menos por los desalmados que lo fusilaron tan sólo por el hecho de ser un importante industrial y muy religioso.

Shakespeare ocupará su vida hasta el final. Recopiló una extensa bibliografía, de la cual hizo un librito, y tuvo una de las más completas y mayores bibliotecas sobre este autor, en el mundo. Publicó numerosos artículos, y dió innumerables conferencias sobre numerosos aspectos de Shakespeare. Tradujo "El Rey Lear" ("Lo rey Lear"), al catalán, y partes del "Otelo". Una de sus primeras conferencias en la AW fué sobre el autor inglés: "Wagner y Shakespeare, abdós són poetes; anc que sien llurs ormeigs diferents y anc que hagin petjat desiguals vies per'assolir la Bellesa... la causa de qu'entre En Shakespeare y En Wagner hi hagi relació, no es sols per lo que feren, sinó també per còm ho feren, es a dir, perquè tots dos foren grans". 
Es un gran amante también de Ramon Llull, pero le marcará Shakespeare de por vida. Desmenuza al poeta inglés en todas sus vertientes. En la AW dará otra conferencia titulada "Poemes èpics de Shakespeare; el Forçament de Lucreça", con la traducción de esta obra. Su traducción de "El rey Lear", en ese castellano medieval tan querido por Par, le nutre de muchos elogios por parte de la crítica especializada. 
En 1916 publica una biografía: "Vida de Guillem Shakespeare", en homenaje al 300 aniversario de su muerte. Y en 1930 aparece en castellano su "Contribución a la bibliografía española de Shakespeare". En 1935 un nuevo libro: "Shakespeare en la literatura española", en dos voluminosos libros. "Shakespeare pintó hombres; Lope de Vega, Calderón y los demás ingenios, resolvieron problemas", escribió Par. La última obra que Par escribiera sobre este autor, sería en 1935: "Representaciones Shakesparianas en España".

La  montaña fué la fuente de inspiración y escape de Alfons Par, y siempre que podía se escapaba a hacer excursiones por Cataluña. Y en la sede del CEC, especialmente en la primera década del siglo, efectuó numerosas actividades. Allí leyó lecturas de Shakespeare, y organizó escursiones. En 1903 dejó el secretariado del CEC, pero siguió en contacto con ellos. 
La cuestión linguística ligada al catalanismo, fueron las bazas más importantes de Alfons Par como factor público. Alfons Par fué de los mayores opositores a las célebres Normas de modernización del catalán, propugnando una vuelta al catalán romántico y medieval, al de la Renaixença. Su obra magna, será la "Sintaxi segons los escrits en prosa de Bernat Metge", que tuvo que publicarla en Alemania en los años 20, por la oposición tan impresionante hacia sus tesis en la política catalanista de aquellos años. 
Par cree en la tradición de la lengua catalana por via oral, como medio de perfeccionar esa lengua, sin necesidad de llevar a cabo un proceso de modernización que provocase una ruptura radical, algo así como la "normalització linguística" actual. Se opondrá así rotunda y contundemente a la línea marcada por Pompeu Fabra y el Institut de estudis catalans.

Colaborará activamente con el Ateneu Barcelonés, la Institució del Teatre, la Oficina Románica y la Real Academia de Bones Lletres. 
Colabora con la Dictadura de Primo de Rivera como teniente de alcalde, y critica a los de la LLiga, a socialistas y a los republicanos: "Cap norma jurídica del nostre poble podem esperar que's mantingui sots un regim socialista". Religioso de misa diaria, compró un cine en plaza Urquinaona y un quiosco en la plaza Universidad, para ofrecer "distracciones decentes" a los jóvenes barceloneses. Pero donde fué más criticado fué por su particular visión del catalanismo. El, que casi siempre escribía en catalán y se preocupó de su lengua, criticó el confusionismio entre separatismo y catalanismo. Cuando publicó su "Examen de conscienia catalanista", levantó grandes polémicas. Hombre muy culto y gran viajero, habiendio visitado los Estados Unidos, Alemania, Italia, Francia y toda España en unos años difíciles para viajar.

Fue acusado de colaboracionista con la Dictadura de Primo de Rivera, y rechazado en los círculos catalanistas asociados con el separatismo de la época. Par afirmaba que no era separatista por convicción y cree que la única manera de que un pueblo mejore sus condiciones de vida es perfeccionándose a si mismo, a través de la honradez y la cultura. Y para ello alaba la Renaixença catalana como el mejor periodo de la cultura de este pueblo. Par analiza los argumentos en los que se basa el nacionalismo para justificar el separatismo, cuales son la lengua, la religión, el derecho, la historia y el carácter propio. Llegando a la conclusión después de un profundo estudio de que: la lengua no da "derechos de nación", tan sólo es un instrumento; la religión es universal y por tanto no puede ser un argumento en favor del nacionalismo; del derecho piensa que los socialistas destruyeron las costumbres jurídicas específcas catalanas y por tanto no pueden basarse en ellas para justificar el nacionalismo catalán; la historia propia de Cataluña, piensa, está perdida desde 1410 y que los acontecimientos que han transcurrido desde entonces, han pasado bajo una Cataluña desnacionalizada; y por último, el carácter como hecho diferenciador, Par aquí rebate algunos de los tópicos del catalán como individuo frente a otros tipos españoles, llegando a la conclusión de que tampoco es un argumento sólido, "...la única rahó pera florir una nova nacionalitat en la terra, consisteix en aportarli un augment de cultura, una exaltació d'ideal y un espill de bonesa", escribirá Par. 
Alfons Par, pues, fué un hombre poco corriente y que vivió fuera de su época, ya que era el típico hombre de la Renaixença como Rusiñol, o Gaudi y tantos otros. Y paradojas de la vida, los mismos que le habían asesinado le hicieron un homenaje después de muerto. Descanse en paz Alfons Par, hombre bueno y querido por todos, caído por la ignorancia y la barbarie tan sólo por haber cometido el pecado (!) de ser religioso, culto y ser empresario. 
 

 


Contáctanos