Por Silvia Puppo

 

• INTRODUCCIÓN:

Freia es un personaje del “Oro del Rin” preludio de la tetralogía “El anillo del Nibelungo”, diosa de la belleza, de la juventud y de la inmortalidad y que cumple un papel suficientemente importante en el drama wagneriano. 


 

• FUENTES DE INSPIRACIÓN DE WAGNER:

El origen de “El anillo del Nibelungo” hay que buscarlo en la saga germánica de los Eddas. 
El padre de Freia, Niored de Noatun (esto último significa orilla del mar), es el dueño de los vientos, el que apacigua el océano y el fuego. Se le invoca en la navegación y para la pesca. Es el medianero para la reconciliación de los dioses con los vanios, estos últimos son seres muy sabios, inferiores a los dioses y superiores a los hombres. Es tan rico y poderoso que puede dar la fortuna y lo superfluo a los que se lo pidan.

La madre de Freia es Skada de Thtymhem (montañas), a su vez hija del gigante Thiasse. 
El hermano gemelo de Freia es Frey, hermoso de cara, poderoso y brillante. Dispone de la lluvia, del sol y de las mieses. Hay que invocarle para obtener buenas cosechas y la paz. Es el dueño de las propiedades de los hombres. 
Freia es la diosa de la hermosura, la blanca hija del mar del norte, diosa del amor, de la primavera y de la belleza; equivale a la Venus de la mitología griega. Es la más bella entre las mujeres. Posee en el cielo el palacio de Fokvang, y cuando asiste a caballo a cualquier campo de batalla, le pertenecen la mitad de los hombres muertos violentamente, la otra mitad son de Odín. ¿Querrá decir esto que la mitad de los hombres se matan por mujeres y la otra mitad por disputas?. 
Cuando sale la diosa Freia, se uncen dos gatos a su carro. Es favorable a los que la invocan, y gusta de los cantos de amor; los amantes hacen bien en adorarla. Es la segunda asiana en poderío después de Frigga (mujer de Odín). Su hija Hnoss es tan bella que se da su nombre a todo lo que es bonito y precioso. Su esposo Od hace largos viajes, Freia llora su ausencia y sus lágrimas son de oro encarnado. Tiene otros nombres según los pueblos que ha recorrido en busca de Od, son: Mardoela, Hoerna, Gefna, Syra y Vanadisa.

En la saga de los antiguos Eddas, hay varias historias en las que participa Freia:

- 1ª Por consejo de Loge, prometen a un gigante arquitecto por la construcción del Walhalla en el plazo de un año, entregarle a Freia. Loge consigue que no se cumpla el plazo ya continuación Thor mata al gigante.

- 2ª Loge, por librarse del maleficio de estar atrapado por un águila, promete entregar a Iduna (encargada de conservar en una caja las manzanas con las cuales se alimentan los dioses cuando se sienten envejecer, y con ellas recuperan su juventud. El árbol de las manzanas es el símbolo de la fertilidad, corresponde a Adán y Eva en la mitología nórdica) al gigante Thiasse. Loge consigue engañar a Iduna y la entrega, después de lo cual los dioses empiezan a ponerse canos y a envejecer. En consejo mandan a Loge rescatar a Iduna. Loge pide prestada su figura de ave a Freia. A la vuelta de Loge con Iduna, los dioses matan a Thiasse que venía persiguiéndolos.

- 3ª El festín de Aeger: se trata de una transcripción de lo discutido entre los personajes asistentes. Allí Loge acusa a Freia: 
«Todos los asios y los niños, sentados en la sala con ocasión del festín de Aeger, han gozado tus favores». «...envenenadora y que practicas la magia. Por medio de tus encantamientos, las potestades propicias se hicieron favorables a tu hermano; lo que tú hiciste entonces es una infamia».

- 4ª El poema del martillo: Un gigante roba el martillo a Thor y a cambio pide a Freia. Thor vestido de Freia lo recupera y da muerte al gigante y a toda su estirpe.

- 5ª Versión novelada del gran poema germánico de Javier de Bethancourt: Los dioses van de cacería y matan a Nutria, hijo de Raymar y hermano de Fafner y Mime (de la raza de los gigantes), estos piden oro en reparación del mal. Loge coge el oro de los Nibelungos con la maldición y lo da a los gigantes. Enseguida surte efecto la maldición y el hijo Fafner mata al padre, se queda con el oro y se convierte en un dragón para vigilarlo.

Según K. .Fr. Glasenapp “El Oro del Rin” no sólo tenía el deber de revivir las más bonitas figuras de la antigua saga de los dioses, de representar bonitos pasajes místi-os del Edda como el rapto de Freia, la construcción de la roca de los dioses obra de los gigantes, la promesa del tesoro, la maldición del anillo desde que fue arrancado del legítimo poseedor, sino que debía demostrarte todo el origen de la amenazada ruina del mundo.

En los Edda, Freia llevó a los asios la magia. Wagner establece la equivalencia entre el tesoro de los Nibelungos y Freia. Frente al compendio del oro que es el anillo, está la renuncia al amor. 
En los abismos del Rhin se cambia el oro que garantiza el poder ilimitado por el amor; sin embargo en el cielo, los dioses cambian una roca divina en la cima de las montañas, símbolo del dominio, por la belleza femenina acompañada de la felicidad eterna. Wagner funde los personajes de Freia e Iduna de los Eddas y crea a la Freia wagneriana.

Estos son algunos de los paralelismos que encontramos con respecto a la obra de Wagner.

• EL DRAMA WAGNERIANO, “EL ORO DEL RIN”

Wagner escribió dos versiones del “Anillo del Nibelungo”: la primera versión fue escrita antes de la crisis de 1848, en esta versión no se habla para nada de la maldición del amor por lo tanto tampoco existe la pretensión de los gigantes a la posesión de Freia. En cambio en la segunda versión escrita después de terminar sus obras teóricas fundamentales en 1852 (muy especialmente “Ópera y Drama”), Wagner amplia y retransmite los problemas al interior de los personajes y así añade lo anteriormente mencionado.

Escena II 
Al haber terminado los gigantes (Fafner y Fasolt) la construcción del castillo de los dioses, reclaman a Freia tal y como pactado por consejo de Loge (semidiós del fuego). Llega Freia perseguida por los gigantes, pidiendo ayuda a sus hermanos. 
Tanto Fricka (hermana de Freia y esposa de Wotan) como Fasolt y Wotan, adulan la belleza y el encanto de Freia. Fafner: «Crecen en el jardín de los dioses, manzanas de oro y sólo ella sabe cuidarlas; con ellas alimenta a sus parientes y les da juventud perpetua. Si les falta Freia, morirán los viejos y los débiles». 
Llega Loge después de haber estado buscando por doquier un sustituto para Freia, ejemplo de feminidad: «... No existe en el mundo, para el hombre, nada que pueda suplir el valor y los hechizos de la mujer». «... nada hay que equivalga al cariño, al amor de la mujer». 
Loge explica a Wotan que el oro del Rhin ha sido robado a las hijas del Rhin por el Nibelungo Alberico al renunciar al amor. 
Los gigantes se llevan a Freia como prenda, anunciando que regresarán al atardecer para cambiarla por el oro del Rhin. Freia grita desgarradoramente. Los dioses envejecen y pierden fuerzas rápidamente. Las doradas manzanas se marchitan. Wotan: “A Freia la buena, a Freia la hermosa, hemos de rescatar.”

Escena III 
Wotan y Loge le quitan el tesoro a Alberico, por medio del engaño.

Escena IV 
Vuelven los gigantes con Freia. Froh (dios de la paz): «iQué desgracia sería, estar para siempre separados de ella, ... !». Fricka, abalanzándose hacia Freia para abrazarla: 
«¡Hermana querida, mi dulce alegría! ¿Volverás a ser mía?». Fasolt: «El no ver más a esta hermosa mujer me causa mucho pesar; pero puesto que así ha de ser, echad tal cantidad de oro que no pueda verla y así podré olvidarla mejor». Wotan con la mirada clavada en Freia: «Siento en el pecho arder esta afrenta». Fricka: «Mira cuan avergonzada pide rescate la pobre...». 
Después de amontonado el oro, dice Fafner: «Aún veo ondear el cabello de la hermosa Freia». Lo tapan con el casco mágico. Fasolt: «¡Ya no veo a Freia la hermosa! ¿Está rescatada? ¿Tendré que abandonarla para siempre?» Se acerca y mira a través del montón. «¡Oh dolor! Aún brilla su refulgente mirada, aún me alumbra esta divina estrella. ¡La veo a través de una rendija! ¡Mientras contemple esos ojos divinos no me separo de esta mujer!». Al no querer Wotan tapar la rendija con el anillo para quedárselo, Fasolt enfurecido saca a Freia de detrás del montón: «Pues a lo dicho; ¡Freia será para siempre nuestra!». Freia: «¡Socorro! ¡Ayuda!». 
Los dioses apremian a Wotan a entregar el anillo, él se resiste. Sale Erda (diosa de la tierra) de las profundidades y aconseja a Wotan entregar el anillo por las maldiciones que encierra. 
En espera de la entrega del anillo Freia exclama: «¿Puedo esperarlo? ¿Juzgáis a Freia digna del rescate?». Wotan que estaba sumido en sus propios pensamientos, hace un supremo esfuerzo para tomar una resolución: «¡Con nosotros, Freia! ¡Estás rescatada! ¡Devuélvenos nuestra perdida juventud! ¡Tomad, gigantes, ahí tenéis vuestro anillo!». Arroja el anillo al montón. Los gigantes sueltan a Freia; ésta, llena de alegría, se dirige a los dioses, que la colman de caricias. 
La maldición recae sobre los gigantes. Fafner: «i Más que el oro te gustó Freía! Bastante trabajo me costó el hacerte mudar de opinión; ¡Tú te hubieras quedado a Freia para ti sólo!». Fasolt: «iAtrás, usurero! la sortija es mía; ¡se me dio por la mirada de Freia!». Fafner: «Ahora acecha las miradas de Freia... lo que es el anillo ya no lo ves más».

• TEMAS MUSICALES:

- Freia, o todo lo relacionado con la belleza. 
- Juventud eterna, que recuerda a los del anillo, de la renuncia, del Walhalla y del crepúsculo de los dioses. 
Al proteger Froh y Donner a Freia antes de que se la lleven los gigantes, suena el tema de la eterna juventud el cual se transforma en gritos de alegría. Al proteger a la diosa salvan su propia belleza juvenil. 
Con el relato de Loge del robo del oro a las ninfas del Rhin, suena el tema de Freia. 
Al regreso de Freia, vuelve a oírse el tema de la juventud eterna. Cuando tapan a Freia con el oro, escuchamos los temas de Freia, de la renuncia y de los gigantes como símbolo de humillación.

• CONCLUSIONES:

La importancia primordial de Freia está en que es la única que puede cultivar las manzanas que los dioses deben comer para ser inmortales, ya que si les faltaran, envejecerían, dejarían de ser dioses y se convertirían en simples mortales. Esto mismo es lo que la hace ser querida por todos, a parte de ser la mujer más bella, ya que el hombre siempre ha ansiado la inmortalidad. 
Wotan estima más el poder que le puede conferir el anillo que a Freia, ya que aun 
siendo dios, hay muchas cosas que no domina. En la obra de Wagner vemos que hay tres personajes que dan más importancia al poder que a la mujer, la belleza y su juventud, a pesar de lo que diga Loge, estos son: Alberico, los gigantes y Wotan. También se ha podido comprobar a través de la historia, que el poder es lo más ansiado por el hombre. 
  
  
  
 

• BIBLIOGRAFÍA:

- Ed. del Cotal: “Wagner i Catalunya” 
- D.A. de los Ríos: “Los Eddas” 
- Javier de Bethancourt: “El tesoro de los nibelungos” 
- Ricardo Wagner: “Dramas musicales de Wagner” 
- Max Chop, Ervino Pocar: “L'Anello del Nibelungo” 
- Houston Stewart Chamberlain: “El drama wagneriano”

Contáctanos