Artículo titulado "Erich Leinsdorf zum Achzigsten" en "Mitteilungen der Deuthschen Richard Wagner Gesellschaft".

 
 

Desde hace medio siglo Erich Leinsdorf se encuentra entre los más grandes directores wagnerianos del mundo; su actividad abarca desde la época de Melchior y Flagstad hasta nuestros días. En los años 30, Toscanini y Bruno Walter lo llevaron a Salzburg como asistente, pocos años más tarde se encontraba ya en el podio del Metropolitan. Más tarde, en Viena, donde había nacido en 1912, dirigió la Sinfónica de Boston y se integró al "Konzerthaus". Erich Leinsdorf no fue nunca un director fácil, siempre fue metódicamente cuidadoso. Su trabajo, que lleva el sello de una intensa y rigurosa musicalidad le hace consecuentemente tomar posiciones sobre los proyectos antiartísticos de nuestros tiempos; lo que ocurría en los escenarios operísticos propició su retirada cuando todavía era aclamado por el público y por la juventud que reconocían en él al auténtico artista.

Leer más: Erich Leinsdorf opina sobre las modernas escenografías

Contáctanos