Por Henri Lichtenberger, Profesor adjunto de la Sorbona 
Capítulo de su libro "Wagner", publicado en París en 1909 y en Valencia en 1916. Traducción y notas de Eduardo L. Chavarri.


 

Hasta que concluyó la composición de Lohengrin Wagner se había dejado llevar, en su trabajo, tan sólo por su instinto creador. No se había dado cuenta de haber creado una forma nueva de arte, algo específicamente distinto de la ópera tradicional. Consideraba entonces sus obras como experiencias destinadas a comprobar «si es posible la ópera», o sea, dicho en otros términos: a comprobar si el drama musical, cuyo ideal entrevé, puede ser realizado en el cuadro habitual de la ópera. Efectivamente: desde 1848 a 1850 vemos a Wagner que quiere orientarse en todas direcciones, y va dejando escritos diferentes bocetos dramáticos. En Dresde prosigue sus estudios comenzados en París respecto de la historia de la antigua Alemania y de los grandes emperadores de la Edad Media.

Leer más: La teoría del drama musical

Capítulo II, sección IV y V de «La filosofía de Nietzsche». Traducción de J. Elías Matheu. Daniel Jorro Editor. Madrid, 1910
La emancipación intelectual de Nietzsche (1869-1879)
Por Henri Lichtenberger

 

IV

    Sin embargo, Nietzsche no se contenta sólo con combatir en sus Consideraciones inactuales las tendencias de la época presente que juzga condenables ó peligrosas: principia al mismo tiempo á trabajar en el edificio del porvenir. Busca en nuestra civilización contemporánea los signos precursores de un cambio de orientación, de una reforma del espíritu público, de un renacimiento del espíritu dionísiaco, busca genios modernos dignos de guiar á la juventud hacia un fin nuevo, capaces de arrancarla al optimismo enervante y al culto deprimente del bienestar material: busca, en fin, para la misma, educadores que la ayuden á ver claro, que la revelen lo que es, á dónde va. Estos maestros, estos educadores de momento creyó hallarlos Nietzsche en Schopenhauer y en Wagner.

Leer más: La emancipación intelectual de Nietzsche (1869-1879)

Cap. I de la segunda parte de "Wagner"; París, 1909 y Valencia, 1916
Desde «Las Hadas» hasta «Rienzi»
Por Henri Lichtenberger

 

La obra de Wagner es de una singular complejidad. Músico-poeta, se nos aparece como el creador del «drama comunista» o de la «obra integral de arte», que junta en una vasta síntesis orgánica las artes que estaban egoístamente disociadas o torpemente superpuestas en la época moderna. Pensador intuitivo, Wagner percibe por instinto la unidad en la variedad, la ley general en el fenómeno particular, y gracias a ello se eleva espontáneamente a considerar en conjunto el universo; este concepto tiene su expresión simbólica más perfecta en los dramas del maestro, pero éste se esfuerza también por expresarlo en fórmulas filosóficas, ya en sus obras teóricas o ya en las cartas a sus amigos. Dotado, por último, de un extraordinario poder de reflexión, no se contenta con ser un artista instintivo ni con abandonarse ciegamente a la inspiración, sino que quiere darse cuenta de lo que hace, tener conciencia de sus procedimientos de trabajo y formular claramente el ideal artístico hacia el cual se dirige.

Leer más: Desde «Las Hadas» hasta «Rienzi»

Contáctanos